Alan García solicita asilo a Uruguay y acusa "guerra por copar instituciones" en el país

Gobierno de Tabaré Vásquez admite a trámite la petición. Presidente Martín Vizcarra niega persecución política y dice que todos los peruanos deben allanarse a la justicia. Reafirma respeto a la división de poderes y a la Constitución.
Alan García solicita asilo a Uruguay y acusa "guerra por copar instituciones" en el país

Alan García solicita asilo a Uruguay y acusa "guerra por copar instituciones" en el país

19 de Noviembre del 2018 - 08:07 » Textos: Damián Retamozo (dretamozo@grupoepensa.pe) » Fotos: Correo

La noche del sábado, poco después de que un tribunal prohibiera a Alan García Pérez salir del Perú, el expresidente se dirigió a la residencia del embajador de Uruguay, Carlos Alejandro Barros, ubicada en la calle Juan Antonio Pezet, en el distrito de San Isidro, y solicitó asilo político a ese país.

El embajador Barros lo acogió en dicha residencia diplomática, que, en términos de legislación internacional, es territorio inviolable de la República Oriental del Uruguay.

Unas horas antes, García Pérez había anunciado su conformidad con la orden judicial y dijo que estaría a disposición de la justicia.

Fuentes de Correo indicaron que el líder del APRA inició contactos el jueves 15 de noviembre con el embajador uruguayo en Lima, luego de reunirse con los principales dirigentes de su partido.

Y es que ese jueves, por la mañana, el fiscal José Domingo Pérez había decidido ampliar las investigaciones contra García. Al tráfico de influencias, añadió los presuntos delitos de colusión y lavado de activos, y solicitó al Poder Judicial que prohíba al expresidente salir del país.

Diversos expertos abonan en el sentido de los contactos previos de García.

“Seguramente han habido conversaciones preliminares. No creo que haya sido una sorpresa para el embajador de Uruguay”, comentó el internacionalista Miguel Ángel Rodríguez Mackay.

“Nadie toca la puerta de la embajada para meterse. Se hace contacto previo”, comentó el jurista Aníbal Quiroga.

Trámite

Entre tanto, desde la residencia uruguaya en Lima, el embajador Carlos Barros se contactó con el presidente de su país, Tabaré Vázquez, para comunicarle la petición de asilo político de García.

Según un comunicado de la Cancillería de Uruguay, se le permitió a García un contacto telefónico con el presidente Tabaré Vázquez.

“García se encuentra en la sede de la Embajada de Uruguay en Perú y le transmitió a Vázquez la solicitud vía telefónica”, precisa el documento hecho público.

La Cancillería de ese país informó: “Uruguay, de acuerdo con los compromisos internacionales asumidos en la materia y su tradición en materia de asilo, ha puesto el hecho en conocimiento de la Cancillería del Perú, la que siguiendo el procedimiento establecido por la Convención de Caracas sobre Asilo Diplomático de 1954, brindará la información necesaria para que nuestro país pueda evaluar la situación y adoptar la decisión que soberanamente considere adecuada a las circunstancias”.

En la misma línea, el ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, informó desde Montevideo que su gobierno aceptará la solicitud de asilo del expresidente, según informó el diario español El País.

García solicitó asilo de acuerdo con lo dispuesto por la Convención sobre Asilo Diplomático de 1954, de la cual son parte el Perú y Uruguay.

Reacción en Palacio

El presidente Martín Vizcarra se enteró de la noticia en las primeras horas del domingo a través del premier César Villanueva. Se disponía a trasladarse a la barriada Nueva Rinconada, en Villa María del Triunfo, donde anunciaría que estaba listo el expediente técnico de agua potable y desagüe para ese distrito, Villa El Salvador y San Juan de Miraflores. Decidió no alterar su programa.

Ya en Palacio de Gobierno, hizo consultas con el canciller Popolizio, el premier Villanueva y otros ministros y asesores.

A las 13.33 horas, la Cancillería del Perú hizo público que el embajador uruguayo en Lima le comunicó la mañana del domingo que el expresidente Alan García “ingresó en horas de la noche de ayer a su residencia”.

Pasadas las 14.00 horas, el presidente Vizcarra confirmó la noticia y se pronunció: “No existe persecución política en el Perú, y todos los peruanos debemos allanarnos a la justicia, sin excepciones. Reafirmo nuestro compromiso con el respeto irrestricto de la división de poderes, la Constitución y los tratados internacionales”.

Más tarde, se pudo conocer la carta que envió García al presidente Tabaré Vázquez. “La guerra por copar las instituciones y la Fiscalía de la Nación ha creado un clima de indefensión jurídica, donde ni la verdad ni la ausencia de pruebas valen ante el afán de usar los procedimientos investigatorios extremando abusivamente sus ilícitas atribuciones. Hoy, y con propósito político y persecutorio, se mezclan y confunden tipos penales para extender los plazos. Una sospecha no comprobada sirve para iniciar un procedimiento por enriquecimiento ilícito, luego se añade a este la figura del lavado de activos para aumentar el plazo investigatorio de ocho a doce meses, y finalmente se agrega la figura de la organización criminal, para que ese plazo ‘investigatorio’ llegue a ser de treinta y seis meses, ampliable a otros treinta y seis”, se lee en una parte de la misiva.

Reacciones

El excanciller Eduardo Ferrero Costa afirmó que “no procede el asilo en caso de que la persona esté inculpada o procesada. García está inculpado y procesado. Se ha decidido abrir investigación, está siendo investigado. El juez ha determinado, en base a solicitud fiscal, el impedimento de salida”.

Anoche, frente a la residencia diplomática uruguaya, manifestantes a favor y en contra de García expresaron sus puntos de vista. Un exaltado opositor del expresidente agredió al exdirigentes aprista Luis Alva Castro, un hombre de edad avanzada. La Policía instaló barreras metálicas para impedir el contacto físico entre los manifestantes.

Lo más leído