Rodolfo Orellana pagó coimas a fiscales y jueces

Un testigo proporcionó un documento codificado con la lista de sobornos, según reveló la revista Correo Semanal

09 de Abril del 2015 - 19:19 » Textos: Américo Zambrano » Fotos: Correo

Continúan las sorpresas en el Ministerio Público y esta vez aparece de nuevo la sombra de Rodolfo Orellana. El martes último, el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez Velarde, separó a la doctora Delia Espinoza Valenzuela de la Fiscalía Corporativa de Lavado de Activos.

Ya el martes 31 de marzo, en vísperas de Semana Santa, el titular del Ministerio Público había removido a Espinoza de la coordinación de las Fiscalías Especializadas en Lavado de Activos y Pérdida de Dominio, donde él mismo la había colocado este año.

Pero esta vez decidió apartarla de manera definitiva. ¿Qué ocurrió para que Sánchez Velarde adopte tal decisión?

BAJO LA LUPA. Fuentes del Ministerio Público aseguraron a Correo que la Fiscalía Suprema de Control Interno investiga a Espinoza por sus presuntos vínculos con la organización criminal del abogado Rodolfo Orellana.

Se habla de un documento que comprometería a Espinoza y de un número de cuenta bancaria hallado en el búnker de Orellana, en San Borja.

Hay otros indicios preocupantes. La revista Correo Semanal revela hoy que el colaborador eficaz CELAV-02-2014 entregó a la fiscal Marita Barreto un documento con la lista codificada de los fiscales y jueces sobornados por Orellana.

En la lista de pagos hay unas 50 anotaciones. No hay nombres, sino códigos. Por ejemplo, el documento señala: “Pago archivamiento 43 FP (50)”.

Otros dos colaboradores eficaces que conocen del hecho declararon a Barreto que esta anotación específica alude a un presunto soborno a la 43 Fiscalía Provincial de Lima. El número 50 sería 50,000 dólares, según los testigos.

LOS NOMBRES. En el año 2012, la 43 Fiscalía Provincial de Lima se encontraba a cargo de la fiscal Yanet Roller Rodríguez, la misma que hace unos días intentó excluir a la doctora Barreto de la investigación a la red Orellana.

El 6 de julio de 2012, cuando ya eran de pleno conocimiento público las actividades presuntamente ilegales de esta organización, la fiscal Roller resolvió -a pesar de la contundencia de las pruebas- declarar “no ha lugar formular denuncia penal” contra Roberto Lada Niada, uno de los testaferros de Orellana, y otros por apoderarse de un inmueble de la Fundación por los Niños del Perú en Chaclacayo, con lo que el caso se archivó definitivamente.

Roller fue separada del cargo por el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, el 23 de marzo. En el documento también se señala: “Pago archivamiento 4ta FP (50)”. Y al lado de esta anotación hay un código que identificaría a la persona que recibió el soborno.

En setiembre de 2012, el titular de la 4ta. Fiscalía Provincial Especializada Contra el Crimen Organizado era Luis Arellano Martínez y fue este fiscal quien archivó todas las denuncias por lavado de activos contra Orellana.

En la lista, por cierto, también aparecería el hijo de un exfiscal de la Nación, de quien se sospecha colaboraba intensamente con el clan Orellana.

Barreto está investigando este hecho y ya ha cruzado la lista codificada con los colaboradores eficaces. Esto la ha colocado en la mira de la mafia.

LAS ESCUCHAS. Inteligencia de la Policía Nacional entregó al fiscal de la Nación un documento secreto en el que se señala que “existirían en el Ministerio Público personas corruptas que están filtrando información y/o documentos, y sirviendo a través de sus cargos al clan encabezado por los reclusos Rodolfo y Ludith Orellana. Una de estas personas sería una mujer”.

El informe, obtenido por Correo Semanal de fuentes fiscales, revela interceptaciones telefónicas a personajes de la red Orellana que apoyan estas sospechas.

- El 28 de octubre de 2014, “Edgardo”, un testaferro de Orellana, se comunicó con “Karlita” y le preguntó por una noticia publicada en El Comercio. “Karlita” le dijo: “Si quieres vamos y vemos a mi AMIGUITA, ya sabes quién… y que nos cuente todo. Ella nos puede dar documentos”.

- El 8 de marzo de 2015, “Víctor” se comunicó con “Tomás”, ambos presuntos testaferros de Orellana, y le dijo: “Pucha, dice que están esperando, que van a cambiar, dice… a la… a Marita también la van a cambiar”.

Estas conversaciones se produjeron días antes de que la fiscal Yanet Roller, con el aval de Espinoza, intentara excluir a Barreto del caso Orellana.

Lo más leído