El fujimorismo: historia del clan y sus mil caras

Luego de varios partidos creados a la imagen y semejanza de Alberto Fujimori, ¿Fuerza Popular intenta ahora olvidar a su líder?
El fujimorismo: historia del clan y sus mil caras

El fujimorismo: historia del clan y sus mil caras

21 de Enero del 2018 - 10:24 » Textos: AARON SALOMON » Fotos: ARCHIVO GRUPO EPENSA

Desde 1990, cuando un discreto profesor universitario de origen japonés le arrebató, de manera sorprendente, la presidencia de la República al laureado escritor peruano Mario Vargas Llosa, los partidos fujimoristas han tenido diversas denominaciones; pero un único elemento en común: la presencia de Alberto Fujimori Fujimori, incluso entre las sombras.

No obstante, según analistas consultados por Correo, existe ahora un neofujimorismo que se aleja cada vez más de los pasivos y de la figura de su líder histórico.muchas caras. Bajo el lema “honradez, tecnología y trabajo”, y sobre un tractor, Fujimori Fujimori saltó al escenario político con el partido Cambio 90. Sin embargo, este sufriría su primer cambio luego del autogolpe de Estado del 5 de abril de 1992.

Así, de cara a las elecciones del Congreso Constituyente, vio la luz la agrupación Nueva Mayoría; esta -a posteriori- formó una coalición con Cambio 90 para los comicios generales de 1995.Tres años después, Alberto Fujimori decidió crear la agrupación Vamos Vecino para competir en los sufragios municipales de ese año; pero luego su nombre cambiaría por el de Sí Cumple.Ya en el 2000, en medio de severos cuestionamientos por tentar a su segunda reelección, Fujimori creó Perú 2000, integrada por Cambio 90, Sí Cumple y Nueva Mayoría.

EN NOMBRE DEL PADRE

Ese mismo año, luego de los sufragios, se hizo público el video en el que Vladimiro Montesinos, otrora asesor presidencial, le entrega dinero al excongresista Alberto Kouri para que se pase a las filas de la entonces bancada oficialista. A partir de ese momento, saltaría como la pus la corrupción sistémica durante el Gobierno fujimorista, además de la violación a los derechos humanos.

Cuando Alberto Fujimori se encontraba prófugo en Japón huyendo de esa coyuntura, su hija Keiko Fujimori inscribió en el 2006 la agrupación Alianza para el Futuro y lanzó -sin éxito- la candidatura presidencial de Martha Chávez. En aquel proceso electoral, Keiko alcanzó un escaño en el Parlamento e incluso logró la votación más alta. 

El liderazgo de Fujimori Higuchi se consolidó con el transcurrir de los años; por lo que, en el 2011, ya con su padre entre las rejas, postuló a la presidencia con el partido Fuerza 2011.Si bien Ollanta Humala consiguió instalarse en el sillón de Pizarro, el fujimorismo volvió a la vitrina política al obtener 37 de 130 escaños. En aquella ocasión, Kenji Fujimori y María Luisa Cuculiza fueron los legisladores con más votos.

LAVADA DE ROSTRO

Tras esta derrota electoral, Keiko Fujimori, en aras de “definir una ideología permanente”, solicitó al año siguiente al Jurado Nacional de Elecciones cambiar el nombre de su agrupación por el de Fuerza Popular.Con ese partido, participó en las últimas elecciones. Aunque de nuevo perdió, esta vez frente a Pedro Pablo Kuczynski, obtuvo la mayoría de en el Parlamento: 73 congresistas (71 en la actualidad).

NEOFUJIMORISMO

En diálogo con este diario, los analistas políticos Luis Nunes y Diethell Columbus coincidieron en destacar el intento de Keiko Fujimori de perseguir la institucionalización. Pese a ello, aseguran que Fuerza Popular se vería disminuido sin alguien de apellido Fujimori a la cabeza. 

Por ejemplo, Nunes considera que el fujimorismo se dio cuenta a tiempo de que participar en las elecciones con diferentes nombres “fue un error, porque eso se prestaba a confusión”. “No es lo más adecuado en un país donde el sistema de partidos es bastante frágil”, precisó.“La idea (de Keiko) es alejarse de ser un clan familiar, a pesar de que el apellido Fujimori sigue pesando sobre el partido y que este se vería disminuido sin un Fujimori a la cabeza”, agregó.

En la misma línea, Columbus expresó que el “fujimorismo hace trabajo al pretender institucionalizarse”, lo que -remarcó- origina un “fujimorismo 2.0”.“El nuevo fujimorismo quiere rescatar lo positivo de los años 90, que fue volver al país elegible económicamente (…). La ciudadanía es la que pide la presencia de un Fujimori al mando del partido”, concluyó.

Factor Kenji

Analistas no creen que FP se divida Pese a las actitudes de Kenji Fujimori, para algunos infraterna, los analistas Luis Nunes y Diethell Columbus no vaticinan una división en Fuerza Popular.“No creo que eso ocurra, porque sería tonto partir el caudal electoral que tienen”, manifestó Columbus.“Kenji solo busca un partido más horizontal. Una división no le conviene al fujimorismo”, secundó Nunes.

CIFRAS

2 elecciones presidenciales perdió Keiko Fujimori.

10 años gobernó el expresidente Alberto Fujimori el Perú.

Chicas Bocon

Lo más leído