Maritza Garrido Lecca: ¿Por qué la justicia anuló su condena de cadena perpetua?

La terrorista que escondió a Abimael Guzmán saldrá libre hoy porque hace quince años fue anulada la pena máxima en su contra
Maritza Garrido Lecca: ¿Por qué la justicia anuló su condena de cadena perpetua?

Maritza Garrido Lecca: ¿Por qué la justicia anuló su condena de cadena perpetua?

11 de Septiembre del 2017 - 21:33 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: Correo

Hoy salió en libertad la terrorista Maritza Garrido Lecca, quien escondió a Abimael Guzmán en la casa que alquilaba en Surquillo y nunca se arrepintió por haber sido parte del sanguinario grupo Sendero Luminoso (SL).

Ella fue apresada en 1992 junto a parte de la cúpula central de Sendero: Guzmán, Elena Iparraguirre, entre otros. Luego de la "captura del siglo", Garrido Lecca fue juzgada y condenada a cadena perpetua por un tribunal "sin rostro" y enviada al penal Yanamayo en Puno.

En 2002, gracias a un hábeas corpus presentado por su defensa, la justicia peruana ordenó iniciarle un nuevo proceso. En una entrevista de agosto del mismo año, la abogada Gloria Cano dijo que no se llevó a cabo el debido proceso contra Maritza Garrido Lecca.

Finalmente el 4 de octubre de 2005 la terrorista Maritza Garrido Lecca fue condenada a veinte años de prisión. Los magistrados de la Sala Penal Nacional determinaron por unanimidad que la exbailarina no integró el Comité Central de Sendero Luminoso, por lo cual no merecía la máxima pena. La condena también contempló una reparación civil de S/ 60 mil, la cual aún no ha pagado.

Durante el nuevo juicio, la Fiscalía pidió nuevamente cadena perpetua para la encargada de esconder a Abimael Guzmán. El fiscal Osorio Arce sostuvo que la cercanía de la imputada con el líder del grupo terrorista la convertía en líder de carácter nacional. También solicitó un pago de reparación civil por S/ 100 mil.

Pese a que todas las pruebas del juicio apuntaban a su participación en Sendero Luminoso, Maritza Garrido Lecca negó saber que en el segundo piso de la casa que alquilaba se escondía el sujeto más buscado del Perú en aquel entonces.

En aquella oportunidad, los vocales del Colegiado "A" de la Sala Penal Emma Benavides y Carlos Rivera fueron de la opinión de imponer 20 años a la procesada, mientras que el presidente del colegiado, Julián Cisneros, creía que Garrido Lecca debía recibir solo 17 años en cárcel debido a la buena conducta que había demostrado hasta ese año.

El nuevo veredicto determinó que Maritza Garrido Lecca fue militante del sanguinario grupo maoísta. Su principal función fue esconder a Abimael Guzmán y parte de la cúpula de Sendero en la casa que alquilaba en Surquillo. Ella fue parte del Departamento de Apoyo Organizativo (DAO) de Sendero. Como tal, ayudó a que se cometieran atentados terroristas.

Para el caso de Garrido Lecca fueron citados a declarar los terroristas Abimael Guzmán y 'Feliciano' un mes antes de la lectura de sentencia, al igual que su expareja sentimental y miembro de Sendero Luminoso Carlos Incháustegui.

También brindaró su manifestación el ex jefe del GEIN Benedicto Jiménez. Elena Iparraguirre, la segunda al mando del grupo terrorista, asistió a la audiencia programada para setiembre de 2005 y se negó a responder todas las preguntas.

Como se sabe, la mujer encargada en parte de la seguridad del genocida Guzmán brindaba clases de ballet en dicha casa para despistar al grupo de inteligencia que venía siguiendo el rastro de la cúpula senderista.