Chiquitas del sábado 23 de diciembre de 2017

El control de daños de ayer empezó por el Ejecutivo. La salida de Basombrío era un hecho, pero hay otros ministros, funcionarios y congresistas que han quedado en offside por mostrarse tibios o reacios a apoyar a PPK. Una versión asegura que hasta la plancha presidencial se quebró.

23 de Diciembre del 2017 - 10:07

El día después

El control de daños de ayer empezó por el Ejecutivo. La salida de Basombrío era un hecho, pero hay otros ministros, funcionarios y congresistas que han quedado en offside por mostrarse tibios o reacios a apoyar a PPK. Una versión asegura que hasta la plancha presidencial se quebró.

¿Y ahora?

No es un misterio que Kenji negoció el indulto directamente con PPK y nadie tiene que quejarse si lo da: Real politik. Pero es seguro que Mendoza y Glave liderarán la marcha contra la decisión y le dirán de todo a Kuczysnki. Si lo apoyaron para que se quede, después no se quejen.

Baile sin fiesta

Roque Benavides da en el clavo cuando dice que el Gobierno no tiene mucho que celebrar. Se refería al bailecito posdebate de vacancia de PPK en los exteriores de su domicilio. “Sin pretender ser muy duro, por lo pronto no hay que hacer bailecitos ni celebrar”, le dijo al Presidente.

Nueva era

Igual que Roque Benavides, varios analistas consideran que Kuczynski debe reunirse con los partidos y fuerzas políticas para continuar con el diálogo y encontrar consensos políticos en esta nueva etapa. La verdad es que el clima sigue enrarecido y hay heridas que van a tardar en cerrar.

La sangre en el ojo

Por lo pronto, la relación con Fuerza Popular se ha enturbiado más. Podría haber una tregua hasta el otro año, pero las disputas no van a cesar.

Desatado

Mauricio Mulder estuvo furioso con sus colegas apristas que votaron por la abstención en la vacancia. En momentos separados, arremetió contra Jorge del Castillo, primero, y Luciana León, después. Incluso, esta última salió llorando del pleno luego de la dura discusión con su colega.

Llamen a Haya

Elías Rodríguez y Mulder están en un lado y Del Castillo y León en otro. En medio, como bisagra, está Javier Velásquez Quesquén. Sin embargo, la perturbación principal en el partido se llama Alan García, quien sigue manejándolo todo tras bambalinas, pese a su eterno discurso de que “vengan las nuevas generaciones”.

Ni la mano

Otro hecho que llamó la atención fue la tosca forma en que Luz Salgado rechazó el saludo de Clayton Galván, luego de que este votase por la abstención en el indulto. Virtualmente, Salgadole empujó el brazo y el kenjista no atinó a nada.

Mea culpa

La que sí tuvo que disculparse fue Yeni Vilcatoma. Vía Twitter, escribió que lamenta y retira sus expresiones respecto a las personas de nacionalidad chilena y expresó su respeto a ese pueblo. Eso sí, señaló que respecto a Gerardo Sepúlveda sí se ratifica.