Alonso Cueto: "La Perricholi es una mujer de gran actualidad"

Narrador publica 'La Perricholi. Reina de Lima', novela histórica sobre la vida de Micaela Villegas, la amante del virrey Manuel Amat y Junyent
Alonso Cueto: "La Perricholi es una mujer de gran actualidad"

Alonso Cueto: "La Perricholi es una mujer de gran actualidad"

19 de Mayo del 2019 - 13:12 » Textos: Una entrevista de Carlos Narciso » Fotos: César Bueno

Alonso Cueto vuelve al ruedo con La Perricholi. Reina de Lima (Literatura Random House, 2019), novela histórica sobre la vida de la actriz Micaela Villegas, una caprichosa plebeya que desafió a la aristocracia colonial y conquistó el corazón del virrey Manuel Amat y Junyet.

La Perricholi siempre buscó salir de la pobreza y quiso ser reconocida para tratar de reivindicar a su padre, Joseph Villegas, quien murió en su intento por salir del fango.

¿Qué le llamó la atención de Micaela Villegas?

Que era un personaje muy complejo, lleno de contradicciones, una actriz muy famosa, pero también una empresaria muy exitosa. Fue una mujer independiente y, sin embargo, también una romántica empedernida. Una persona que viene de una familia con un padre que había perdido su fortuna y que quiere recuperar un sitio de honor impugnando a la aristocracia de la época. Era una revoltosa, una escandalosa, pero también es una mujer que tenía los pies en la tierra. Tenía una vida que podría calificarse hasta cierto punto de mundana, pero también era una religiosa, devota del Señor de los Milagros. Creo que los escritores exploran el alma de sus personajes porque están siempre desconcertados por estas identidades tan complejas. Uno escribe una novela no para interpretar o aprender o dar lecciones, sino para hacer preguntas, para explorar, para intentar bucear en esa oscuridad que somos los seres humanos e ir a tientas en la inconsciencia de los personajes. También me interesó que fuera una mujer de su tiempo, pero también una persona de gran actualidad. Fue alguien que influyó en la visión de las cosas, que revolucionó las costumbres, que impugnó desde el punto de vista del arte un orden jerárquico de la sociedad colonial del siglo XVIII. Llegó al borde de la Independencia.

El padre cayó en desgracia y ella adquiere fortaleza para reivindicarlo... 

Sí, ella se da cuenta de las marginaciones que sufre su padre en esa sociedad y se promete reivindicarlo, triunfar, ascender, repercutir, perturbar esa sociedad que lo ha marginado. O sea, su vida es una búsqueda y a la vez es una venganza del pasado.

Ella generaba mucho odio, mucha envidia, muchos celos... 

Sí, porque la sociedad aristocrática de la época que había, sobre todo condes y marqueses, era un grupo que se autoabastecía. Hacían negocios entre ellos, hacían vida social entre ellos, casaban a sus hijos. Era una burbuja muy autosuficiente. Hasta cierto punto esa costumbre se ha mantenido. Y que una mujer criolla, que no pertenecía a ese mundo, estuviera con un virrey, y que además tuviera un hijo con él, era una situación muy escandalosa. Causa una indignación social disfrazada de indignación religiosa, piensan que es una afrenta a las buenas costumbres. En el fondo es una afrenta al orden jerárquico social. Ahora, yo no sé si La Perricholi se enamoró del virrey Amat, pero yo sí creo que él se enamoró de ella, porque arriesgó mucho, su “prestigio”, su “honor”, incluso su posición, para estar con ella. Puede ser que también ella lo haya amado, pero, en fin, el amor es algo tan misterioso, como tú sabes.

¿En qué radica esa duda?

Porque es posible que ella lo haya usado a él como una escalera, pero puede ser que ella lo haya amado también. Lo que sí está claro es que ella lo tenía dominado. El virrey, un personaje muy estricto, mandaba acá, pero ella manda en él porque obedece sus caprichos, sus deseos. Ella lo cercaba, lo obligaba a hacer fiestas para ella. No quería ser una amante secreta. Tenía dignidad y un deseo de ser reconocida.

De algún modo, creo que Micaela también buscaba reivindicar sus derechos como mujer. ¿Ve algo de eso en ella?

Claro, es una precursora de eso. Es un personaje muy importante en ese terreno porque tiene muchos pretendientes, enamorados, se casa una vez, tiene hijos, pero era una mujer esencialmente autónoma, independiente, segura de sí misma, capaz de influir en el mundo que la rodea, capaz de influir en los acontecimientos, capaz de hacer un escándalo. Capaz también de hacer un trabajo paciente, como empresaria, porque ella tiene un molino.

Usted ha recomendado que se escriban más novelas históricas, ¿por qué?

Porque creo que nuestra historia nos dice mucho sobre quiénes somos, nos dice mucho sobre qué impulsos nos mueven. En La Perricholi está la desigualdad, la discriminación, la rebelión. Una forma de conocer nuestra historia es a través de la novela. Tenemos muchos relatos a lo largo de nuestra historia que podemos convertir en novela. Perú es un país con una gran historia, muy antigua, muy compleja, muy rica, con grandes personajes. Y, en cambio, tenemos una novela histórica con pocos casos.

Perfil 

Alonso Cueto. Escritor. Estudió Literatura en la PUCP, ganó el Premio Herralde en 2005 por su novela 'La hora azul'. Su penúltimo libro se titula La segunda amante del rey. Hoy es docente en la PUCP.

Lo más leído