Temas

Renato Cisneros: “En el pasado familiar está la clave de nuestra identidad”

El escritor y periodista peruano hace un viaje hacia el origen de su familia en su nueva novela titulada Dejarás la tierra
Renato Cisneros: “En el pasado familiar está la clave de nuestra identidad”

Renato Cisneros: “En el pasado familiar está la clave de nuestra identidad”

26 de Julio del 2017 - 09:40 » Textos: Carlos Narciso N. » Fotos: Leandro Britto

El escritor y periodista Renato Cisneros publica su nueva novela titulada Dejarás la tierra (Planeta, 2017), la precuela de su exitoso libro La distancia que nos separa (2015), en la que narra su origen familiar en busca de su identidad.“Uno tiene que escribir los libros que necesita escribir, aunque para eso tengas que enfrentarte al prejuicio familiar y a la mirada de los parientes”, manifiesta el autor.

A diferencia de la novela anterior, en esta hay más elementos de ficción porque te remontas hasta finales del Virreinato... 

Sí, hay como una conversación con la historia. Hay episodios que tienen que ver con la gestación de la familia Cisneros, pero también con la gestación del Perú. Y me remonto al pasado y tengo que inventar más. He buscado información, he encontrado documentos, he hecho viajes, pero hay cosas que yo no conocí.

¿Por qué has querido seguir indagando en tu pasado, en el origen de tu familia? 

Si uno eligiera los temas sobre lo que escribe, seguro tendría una relación más cómoda con la literatura. Yo creo que los temas te eligen a ti porque simplemente están en ti, que son como heridas, como preguntas que siempre has tenido, y son esos libros los que a mí me interesa leer como lector y tratar de escribir también como autor. Yo desde chico admiraba a los hombres de mi familia, pero siempre me llamaba la atención la insistencia con la que mi propio tío y mi propio padre hablaban del estirpe familiar y de los Cisneros, hombres públicos que habían tenido intervenciones en la política del país y que aparecían en enciclopedias. Entonces, demasiada admiración me generaba sospechas. Cuando escribía la novela de mi padre e inicié la investigación sobre él, me di cuenta de que no sabía nada de mi abuelo, de su vida íntima, y a mí me encanta la vida íntima como material narrativo. Y encontré que en la historia de mi familia había mucho material narrativo y sentí que si escribía una novela como esta, quizá los lectores podían sentirse inquietos, incómodos, y empezar a preguntarse cosas sobre su familia porque creo que en el pasado familiar está la clase de nuestra identidad. Uno no solamente hereda los genes del padre y de la madre, uno también arrastra otras cosas que vienen de muy atrás.

¿Y esa admiración previa cambió o se fortaleció? 

Ya no son figuras épicas como las que yo sentía que eran cuando fui niño. Incluso de adolescente, de joven, de mayor, siempre nos referíamos a estos hombres como ilustres personajes de la vida política y literaria del Perú. No es que se me hayan caído ni que me haya decepcionado de ellos, pero sí los siento ahora mucho más humanizados. Y de alguna manera los quiero más y me siento más identificado con ellos en la medida que conozco también sus otros matices.

Este amor prohibido entre tu tatarabuela Nicolasa y el cura Gregorio también muestra la fortaleza y la valentía de la mujer y que el celibato no es tan relevante... 

Sí. Yo creo que acá hay varios temas. Efectivamente, creo que uno crece admirando a ciertas figuras masculinas de tu árbol genealógico, pero yo descubrí que los personajes más valiosos quizá eran las mujeres de mi familia, las mujeres que se habían enredado con estos hombres, que por mantener, además, una figura pública impecable se abstenían de hacer visible su vida familiar. Creo que la historia de esta familia puede ser una buena analogía para hablar, en general, de la mujer en el Perú, que durante años ha tenido que resistir prejuicios sociales y que han sacrificado mucho más cosas para poder asegurarle el bienestar emocional a sus hijos, a sus familias. Por otro lado, está el doble recelo de la Iglesia, la hipocresía eclesiástica. Creo que hay muchísimas pruebas en los últimos años de cómo la castidad y el celibato imponen a los sacerdotes una prueba con la que no pueden.

¿Qué has heredado de tu padre, de tu abuelo, de tu bisabuelo y de tu tatarabuelo? 

A veces pienso que nada y a veces pienso que mucho. Todos ellos fueron hombres muy involucrados con el Perú, absolutamente patrióticos. Yo no tengo ese gen. Yo jamás haría política. Pero sí siento que tengo la misma sensibilidad, todos ellos eran hombres muy sensibles, en su momento demasiado enamoradizos y que luego no supieron administrar bien sus vidas sentimentales. Yo sin querer, sin provocarlo, terminé teniendo cierta exposición pública, no al nivel de ellos. Y lo otro sí, es que todos tuvieron que dejar la ciudad donde nacieron para irse a otro lado para ser quienes terminaron siendo. Hay mucho exilio en esta novela, muchos hombres que tuvieron que dejar su tierra para poder surgir, para poder ser alguien. Y a mí me ha tocado terminar de escribir esta novela en España, lejos de mi país. Entonces, es como que hay allí una especie de coreografía intrageneracional en la que uno se ve inscrito sin proponérselo.

CIFRA

30 mil ejemplares se vendió de la novela La distancia que nos separa.

DATO

26 de julio, a las 19.00 horas, en el C.C. Ricardo Palma, presenta Dejarás la tierra.

PERFIL 

Renato Cisneros

Escritor

Nació en Lima en 1976. Trabajó en diarios y canales de TV de la capital. Ha publicado Busco novia, Nunca confíes en mí, Raro y La distancia que nos separa.

TAMBIÉN PUEDES VER: