Kylian Mbappé al PSG: el último paso que falta para su llegada al club francés

Según medios franceses, el Mónaco y el PSG estarían a punto de firmar el acuerdo
Kylian Mbappé al PSG: el último paso que falta para su llegada al club francés

Kylian Mbappé al PSG: el último paso que falta para su llegada al club francés

24 de Agosto del 2017 - 17:20 » Textos: AFP

Tras haberle 'birlado' a Neymar al Barcelona, el París Saint-Germain, insaciable, suspira ahora por hacerse con la joven promesa del fútbol continental: el delantero del Mónaco Kylian Mbappé, de 18 años.

Muchos medios lo afirmaban este jueves, 'KML' (como se conoce a Kylian Mbappé Lottin), la sensación de la pasada temporada, nombrado mejor jugador joven del campeonato francés, no debería tardar en firmar con el PSG.

Según los diarios franceses L'Equipe y Le Parisien solo queda que los dos clubes se pongan de acuerdo en el nombre del jugador del PSG que se dirigirá al Principado en la operación por la joven promesa. Mbappé, que no ha jugado los dos últimos partidos del Mónaco por decisión del club, espera recuperar la normalidad. Mientras fue convocado este jueves con Francia, con la que suma cuatro partidos apenas superada la mayoría de edad.

- Al-Khelaïfi, enigmático -

El presidente del París Saint-Germain, Nasser Al-Khelaïfi, se mantuvo enigmático sobre el fichaje este jueves en el sorteo de la Liga de Campeones: "Siempre tengo la sonrisa, gane o pierda. Mbappé es un jugador del Mónaco y tenemos mucho respeto por este equipo. Es un gran jugador pero es jugador del Mónaco".

Y no es la primera vez que se anuncia la llegada a París del joven atacante. El pasado 10 de agosto, varios medios de comunicación daban por hecho el traspaso de la nueva 'joya' del fútbol francés al equipo de Neymar, escenario que enseguida desmintieron ambos clubes.

El monto del que se habló entonces era de 180 millones de euros.

El atacante del Mónaco, autor de 26 goles en 44 partidos la pasada campaña, habría aceptado de buen grado los halagos que, públicamente, le dirigió el entrenador del PSG, Unai Emery, el pasado mes de junio.

"Siempre que se habla de Mbappé se hace referencia a España, al Madrid o al Barcelona... Yo estoy en París, en el PSG. ¿Qué puede haber mejor que jugar para un club francés?", dijo entonces el técnico.

"Si se va a convertir en un icono mundial, sería genial que lo hiciera aquí", agregó el vasco, que además aseguró que si fuese entrenador en "Albacete o Australia" también querría contar con él en su equipo.

En el PSG, Mbappé tendría además la oportunidad de representar a su región, pues el atacante nació en el extrarradio parisino. Una opción que va ganando enteros toda vez que el jugador no ha disputado los dos últimos partidos de liga, levantando todo tipo de especulaciones.

Mientras, en el Principado los hinchas del club se muestran bastante indignados. El martes, el grupo 'Ultras Mónaco 1994' criticó en un comunicado el comportamiento del joven delantero que, según ellos, "no ha demostrado nada, más allá de una decena de partidos a nivel profesional".

Este grupo de seguidores quiso compartir "su indignación y estupefacción" por las cantidades "que hacen referencia al traspaso del delantero, pero también por su salario" y las ofertas que se le han hecho "para prolongar su contrato", indicaron en un comunicado.

- Fair-play financiero -

Sin embargo, desde el punto de vista económico, el club parisino no las tiene todas consigo. La UEFA ya lo ha puesto en su punto de mira tras el desembolso millonario (222 millones de euros) con el que se hicieron por Neymar.

La entidad reguladora del fútbol europeo instauró en 2010 el modelo de fair-play financiero por el cual un club no pude gastar más dinero del que ingresa (aunque su propietario cuente con crédito ilimitado).

El PSG, de hecho, ya fue sancionado por la UEFA en 2014 por este motivo.

Si quiere hacerse con Mbappé, el club tendrá que desprenderse antes de jugadores que no cuentan para el técnico y que todavía tienen un buen cartel en el mercado (es el caso de Hatem Ben Arfa o el polaco Grzegorz Krychowiak) o directamente de algún peso pesado que no goza de la categoria de imprescindible, como el brasileño Lucas Moura o el argentino Ángel Di María.