Tía María: Southern espera que Gobierno le otorgue este año permiso de construcción

De ser así, estará listo en el cuarto trimestre del 2020, con una inversión de $1400 millones, señala ejecutivo
Tía María: Southern espera que Gobierno le otorgue este año permiso de construcción

Tía María: Southern espera que Gobierno le otorgue este año permiso de construcción

19 de Mayo del 2018 - 09:27 » Textos: Clorinda Flores F. (cflores@grupoepensa.pe)

El gerente de Servicios Técnicos de Southern Perú, Carlos Aranda, estimó que el Gobierno puede otorgar este año el permiso de construcción del Proyecto Tía María, en Arequipa.

Durante su exposición en el Jueves Minero, que organiza el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú, explicó que ello sería posible porque Southern Perú “ha conseguido derribar una importante barrera de resistencia social en la región Arequipa, por lo que el proyecto Tía María viene ganando mayor legitimidad con la población de Islay”.

Resistencia

Agregó que los opositores al proyecto pierden terreno y están enfrentados entre sí.

Además, cada vez más pobladores se convencen de los beneficios que traería el proyecto Tía María a la zona.

Manifestó que la empresa trabaja directamente con los pobladores, no con los dirigentes porque no quiere que haya el “teléfono malogrado”.

Aranda precisó que de conseguirse este año el permiso de construcción, el Proyecto Tía María estaría listo, para empezar a producir, en el cuarto trimestre del 2020, con una inversión de $1400 millones.

El proyecto ya tiene el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) aprobado y ha completado la ingeniería.

Recordó que Tía María aportará, por impuestos y regalías, S/273.4 millones para Arequipa, mientras que para el Gobierno Nacional lo hará con S/215.6 millones, por concepto del impuesto a la renta (IR).

Refirió, además, que el nuevo EIA subsanó las observaciones realizadas por la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS).

“El proyecto minero se ejecutará a 7 km del Valle del Tambo y no empleará el agua superficial ni subterránea de la zona, pues se usará una planta de agua de desalinización”, manifestó.

Precisó que el ruido y las vibraciones, propias de una actividad minera, no serán sentidos más allá de un radio de 500 metros y se construirán estructuras para controlar el polvo.

Lo más leído