Ñañas, una alternativa para paladares exigentes

Ofrecen platillos hechos con productos nativos peruanos
Ñañas, una alternativa para paladares exigentes

Ñañas, una alternativa para paladares exigentes

04 de Mayo del 2019 - 09:52 » Textos: Paul Flores » Fotos: Eduardo Barreda

Durante los últimos años las cadenas de comida rápida se han ido adueñando del paladar de los arequipeños, además de que muchos tienen una vida sedentaria atrapados en las redes sociales sin ejercitarse en ningún momento del día.

Por este motivo nació Ñañas, un restaurante arequipeño que ofrece comida alternativa y saludable para quienes buscan salir de la rutina y probar ingredientes andinos con altos índices de proteínas, combinados con ensaladas; además de postres saludables que pueden llegar a conquistar el paladar de cualquier persona. Ñañas es un restaurante familiar y es administrado por la abogada Milagros Zúñiga Carpio, quien vio una alternativa en este negocio para cambiar los hábitos de comida de las grandes mayorías.

¿Cómo nació esta alternativa culinaria? 

Hay gente que se preocupa por el cuidado de su cuerpo, se fija en el medio ambiente y en el futuro, y esa idea poco a poco está llegando a nuestro país, por eso buscamos un local bonito en el centro de la ciudad y nos encontramos en San Francisco 125 desde hace 6 meses.

¿Es complicado que los comensales se adapten a otro tipo de alimentos? 

Dentro de nuestra preparación existe comida que no se ve mucho en el mercado, como por ejemplo la berenjena o zapallo italiano, además no somos un restaurante vegetariano ni vegano, buscamos proporcionar a través de los alimentos grandes cantidades de nutrientes para nuestros clientes.

¿Qué alimentos nativos usan para cocinar?

Usamos quinua, kiwicha, harina de maíz morado, maca, airampo, con los que hacemos varios postres, por ejemplo con el maíz morado hacemos wafles, con la maca el típico jugo, el airampo de emoliente y también la liccha en la ensalada arequipeña, que va con una de nuestras guarniciones de platos de pescados.

¿Apuntan a mantener la salud de las personas?

Ese es nuestro principal objetivo, ofrecemos una variedad de alternativas para ayudar a su salud, yo provengo de una familia picantera, pero preferí optar por esta alternativa porque me preocupa que la población se alimente bien, nunca dejaré de hacer picantería, pero busco algo distinto que ofrecerle a la población.

¿Es un negocio familiar?

Exacto, mis socias son mi mamá y mi hermana, Sandra Zúñiga, quien es chef y me ayudó a preparar una carta de presentación para que sea promocionada entre la gente y puedan probarla, una vez que lo hacen regresan para seguir consumiendo lo que nosotros ofrecemos.

El local es llamativo, ¿de dónde sacó el mobiliario? 

Las mesas las compramos, pero como ves las sillas son llamativas, las buscamos en diferentes carpinterías de la ciudad donde estaban abandonadas y las mandamos a refaccionar, cambiamos los cojines y las dejamos como nuevas. Cuando la gente viene acá tiene que sentir tranquilidad y comodidad y sin duda eso ofrecemos.

¿Cómo ve el avance de su negocio

Es un restaurante vivo, transmitimos salud, higiene y buena vibra con la finalidad de darles a nuestros comensales la idea de conservar el planeta, usamos sorbetes de acero inoxidable, todos nuestros envases son biodegradables, no usamos plásticos, tratamos de reciclar todo lo que podemos.

¿Y cómo hacen para el reciclaje? 

Tenemos muchos envases de vidrio y cartón que son entregados a la municipalidad provincial, pero sus trabajadores solo se llevan los cartones y nos dejan los vidrios cuando eso es lo más importante, por esa parte nos gustaría contar con más apoyo porque es un poco complicado.

¿Qué espera de su restaurante más adelante? 

Espero que la gente lo reconozca, que identifique mi negocio con la alternativa de comer saludable, además nos proyectamos para dictar talleres a la personas para que puedan conocer la manera de comer sano.

¿Es difícil conseguir productos para cocinar? 

Se busca calidad, lamentablemente en Arequipa no hay buena calidad de ciertos productos, como por ejemplo la harina de maíz morado, la cual tengo que traer de Lima porque ahí es más pura, además mis postres son a base de almendras.

¿Los diabéticos pueden comer sus postres? 

Exacto, tenemos algunos postres que pueden consumir, usamos muchos frutos secos, tenemos dos alternativas para las personas con diabetes, los que pueden acercarse a consumir sin ningún temor, solo que la gente tiene que abrir su mente a probar algunos ingredientes que no están acostumbrados a comer, como leche de cabra, o ensalada de quinua, aceite de cúrcuma, entre otras.

¿Por qué Ñañas? 

Viene del quechua de “hermanas” y lo que se busca con este nombre es generar una hermandad de personas identificadas con la comida saludable en Arequipa.

Lo más leído