"Se logró una sentencia a medias por la tortura, muerte y desaparición de tanta gente"

Anfasep pide sentencias efectivas para todos los procesados
"Se logró una sentencia a medias por la tortura, muerte y desaparición de tanta gente"

"Se logró una sentencia a medias por la tortura, muerte y desaparición de tanta gente"

22 de Agosto del 2017 - 09:30 » Textos: Nilda Escalante » Fotos: Nilda Escalante

La sentencia efectiva por la Sala Penal Nacional del Poder Judicial a seis militares implicados en la desaparición de 53 personas en el cuartel del ejército Los Cabitos fue calificada como una ‘justicia a medias’ por parte de los miembros de la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (Anfasep), debido a que la pena efectiva de 30 y 23 años fue sólo para dos, mientras que los otros cuatro la sentencia quedó en reserva.

DESCONTENTOS. La presidenta del Anfasep, Juana Carrión Jaulis, manifestó que la sentencia se logra tras 34 años del secuestro, tortura, asesinato y posterior desaparición de tantas personas y sobre todo luego de doce largos años de proceso judicial.

Anunció que de inmediato pidieron la apelación para que los otros cuatro responsables cuya sentencia fue reservada reciban una sanción y por fin los deudos hallar justicia.

Cabe mencionar que los sentenciados fueron el coronel (r) Édgar Paz Avendaño (79), jefe de Inteligencia en la Casa Rosada de Ayacucho con una condena de 23 años , el coronel (r) Humberto Orbegozo Talavera (75), jefe del cuartel Los Cabitos, con 30 años de cárcel; mientras que el general (r) Carlos Briceño Zevallos (90), ex comandante general del Ejército, y el coronel (r) Carlos Millones D’estéfano (86), jefe del Estado Mayor Operativo quedaron en observación por salud mental.

Por otro lado, la expresidenta del Anfasep, Adelina García, quien perdió a su esposo víctima de la matanza en Los Cabitos, con lágrimas en los ojos, recordó los momentos de dolor que pasó cuando su esposo fue sacado de su hogar en la madrugada y pese a tanta búsqueda, hasta el momento desconoce dónde están sus restos.

“Mi esposo fue sacado de la cama en la madrugada, él no era terrorista, cuando fui a buscarlo me dijeron que lo habían torturado, pero que cuando sane lo dejarían libre, pero nunca más volví a verlo y tampoco sé dónde están sus restos para dar cristiana sepultura”, refirió.