Buscan asegurar cobro de reparación civil de Álvarez por caso de malversación

Los primeros informes que ha recibido la Procuraduría es que no hay bienes registrados a nombres de la exautoridad regional con los cuales se pueda cobrar la reparación civil por la sentencia que dictó el Poder Judicial. Evalúan extender la búsqueda a nivel internacional
Buscan asegurar cobro de reparación civil de Álvarez por caso de malversación

Buscan asegurar cobro de reparación civil de Álvarez por caso de malversación

16 de Junio del 2019 - 09:58 » Textos: Redacción » Fotos: Correo

Ha pasado más de un mes desde que la Corte Suprema de Justicia - una de las más superiores instancia en el sistema jurídico peruano - declaró infundado el recurso de casación con el cual la defensa del exgobernador regional de ÁncashCésar Álvarez, pretendía anular la condena de dos años de cárcel que obtuvo por el delito de malversación de fondos.

En consecuencia, este sentencia, ha sido la primera en estar consentida y ejecutoriada en contra de la exautoridad ancashina por delitos de corrupción de funcionarios. La justicia determinó como sanción para Álvarez que cumpla 2 años de prisión efectiva, esté inhabilitado para ejercer cargos en la gestión pública por el mismo tiempo, pero que además pague una reparación civil de 300 mil soles a favor del Estado. Es en este último aspecto del fallo en el que la Justicia ha encontrado problemas.

SIN PAGO

Resulta que la Procuraduría Anticorrupción del Santa, ha iniciado la búsqueda de bienes, muebles o inmuebles que pueda tener la exautoridad regional a su nombre a fin de cobrar la reparación civil, pero no ha encontrado nada.

Fuentes de la entidad de la Defensa Jurídica del Estado, indicaron a Correo que la primer acción emprendida por el despacho del procurador Richard Asmat Urcia ha sido enviar requerimientos a la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp) para que informe sobre propiedades que Álvarez haya podido registrar a su nombre. El objetivo es que una vez identificados los bienes, la Procuraduría pueda entablar acciones judiciales como embargos o retenciones a fin de asegurar que se resarza el daño ocasionado al Estado producto de los delitos imputados.

“Hasta el momento la respuesta que ha recibido la Procuraduría es que no hay bienes registrados a su nombre (de César Álvarez)”, refieren las fuentes.

La información que pueda recolectar la Procuraduría a través de la Sunarp, abarca a todo el territorio nacional. Se envía información tanto de él como persona natural, así como de personas jurídicas que haya podido constituir.

APOYO

Cuando la Procuraduría Anticorrupción del Santa empezó a buscar de dónde cobrar la reparación civil a Álvarez, ya tenía el antecedente de que no habían mayores bienes a su nombre. Sin embargo, debía cursar los documentos como parte de su tarea por recuperar el dinero afectado al erario nacional.

Ahora bien, las fuentes indican que ya se vienen realizando coordinaciones con el procurador del Estado, Amado Enco a fin de que la búsqueda de bienes se extienda a nivel internacional, echando mano de los acuerdos de cooperación que pueda tener la Procuraduría.

Un acuerdo de cooperación internacional permite agilizar la búsqueda de bienes y cuentas en el extranjero así como empresas que pueda tener los sentenciados. Además de embargos, la Procuraduría podría accionar con “congelamientos” de dinero en los bancos.

Asimismo, a ellos debemos sumarle, que desde Lima también se viene solicitando el pago de una millonaria reparación civil por el caso “La Centralita” y por la pesquisa de la vía Chacas - San Luis, vinculada a Odebrecht, por la que esta semana Álvarez fue condenado.

“Hay que recordar que en ‘La Centralita’ hay delito de lavado de activos, así que ahí se podrían dar luces de bienes en los que se pueda recuperar el dinero de las reparaciones civiles y para eso se cuenta ya en el distrito judicial del Santa, con los juzgados de pérdida de dominio”, añaden las fuentes.

En “La Centralita”, el Ministerio Público ha construido la hipótesis de que Álvarez habría encabezado una red criminal que se habría instalado en Áncash para cometer diversos delitos contra la administración pública, entre los que se encuentra el lavado de activos. La Fiscalía habla incluso de la existencia de “testaferros”, personas que habrían servido para la adquisición de bienes o conformación de empresas a fin de ocultar el dinero presuntamente obtenido de manera ilícita.

CONDENA

El 31 de enero de este año, los jueces de la Segunda Sala Penal de Apelaciones de la Corte del Santa, confirmaron la condena de dos años de cárcel efectiva que ya pesaba sobre él, por el delito de malversación de fondos.

La pena fue dictada en agosto del año pasado por el titular del Sexto Juzgado Penal Unipersonal Especializado en Delitos de Corrupción de Funcionarios del Santa, Joseph Arequipeño Ríos.

La sentencia, dictada contra Álvarez, tiene que ver con el desvío sistemático de fondos de la tres obras públicas que eran financiadas por el Gobierno Regional de Áncash. La malversación de los recursos hizo que los trabajos queden paralizados y sean culminados mucho tiempo después del plazo fijado, causando molestias en la población usuaria de los servicios.

La acusación de la Fiscalía indica que César Álvarez, en su condición de máxima autoridad del Gobierno Regional de Áncash, emitió resoluciones con las cuales se autorizó el desvío de 524 mil soles de la obra de construcción del jardín de Villa María, otros 512 mil soles de la obra de construcción de la posta médica de Magdalena Nueva y 1 millón 50 mil soles de los trabajos de cambios de redes de agua y desagüe de la urbanización Bellamar. En total, este paquete de tres obras, tenía un presupuesto mayor a los 12 millones de soles.

Luego que dos instancias judiciales, de la Corte Superior de Justicia del Santa encontraron responsable a Álvarez de malversación, su defensa acudió en casación (recurso extraordinario) a la Corte Suprema de Justicia, pero esta instancia también rechazó esta acción legal.

De esta forma, Álvarez cumplirá prisión por este caso hasta el 29 de enero de 2021.

Lo más leído