Implicado “fantasma” se presenta a declarar en juicio por crimen de Ezequiel Nolasco

Imputado, quien dice llamarse Cesar Pedro Lazo, llega a audiencia tras tres años de no acudir a las citaciones
Implicado “fantasma” se presenta a declarar en juicio por crimen de Ezequiel Nolasco

Implicado “fantasma” se presenta a declarar en juicio por crimen de Ezequiel Nolasco

25 de Octubre del 2017 - 08:53 » Textos: Redacción » Fotos: Correo

En un hecho extraño, un implicado “fantasma” acudió ayer a declarar en la cuarta audiencia por el crimen del exconsejero regional Ezequiel Nolasco Campos, efectuada en la sede de la Sala Penal Nacional, en Lima.

El imputado, quien dijo llamarse Cesar Pedro Lazo Araujo, llegó para ser interrogado luego de tres años de no acudir a las constantes citaciones efectuadas por la Fiscalía contra el Crimen Organizado.

Esto no tendría nada de raro si no fuera porque una persona con el mismo nombre fue asesinada a balazos el 15 de agosto del año pasado en Huaura.

Al existir la sospecha de que se trataría de otra persona, el Colegiado A solo le tomó las generales de ley y dispuso que la Policía Judicial verifique su identidad.

La Fiscalía involucra a Lazo Araujo en la red criminal y lo acusa del presunto delito de asociación ilícita para delinquir. Este personaje sería cercano a Christian Cruzate “Colombiano”, el sicario que disparó contra Ezequiel Nolasco Campos la noche del fatídico 14 de marzo de 2014 en el bar Centenario, en Huacho.

ACRIBILLADO. Medio nacionales informaron que Cesar Lazo y Juan Carlos Núñez Varillas fueron acribillados por un grupo de delincuentes cuando se desplazaban en un vehículo por el cruce de la avenida Perú y la Panamericana Norte, en el distrito de Santa María, provincia limeña de Huaura.

La balacera se desató, cuando Cesar Pedro Lazo Araujo, conductor del auto de placa D2Y- 135, acompañado de Núñez Varillas se desplazaban por la Panamericana Norte, de pronto en el kilómetro 152.800, unos sujetos desconocidos comenzaron a dispararles.

El conductor César Lazo, detuvo la marcha y salió corriendo del vehículo hasta ingresar a una casa desconocida. Los facinerosos lo siguieron y le dispararon cinco veces en diversas partes del cuerpo, mientras que el copiloto murió de manera instantánea al ser impacto en la cabeza cuando estaba en su asiento.

Marco Sánchez Ponte, defensa de Fiorela Nolasco, cree que todo es una coartada.