La caída del testaferro del caso “La Centralita”

Dirsse Valverde es sindicado por la Fiscalía de haber sido el enlace entre Odebrecht y el GRA, en la gestión de Álvarez
La caída del testaferro del caso “La Centralita”

La caída del testaferro del caso “La Centralita”

14 de Junio del 2017 - 11:32 » Textos: Redacción » Fotos: Correo

A pocos meses de que venza el plazo para la investigación preparatoria, las declaraciones de Dirsse Paúl Valverde Varas (43) serán de suma importancia para que el Ministerio Público pueda atar los últimos cabos sueltos en las pesquisas que realiza por el sonado caso “La Centralita”. 

Este hombre, considerado como una pieza clave, es sindicado de ser el “cajero” o testaferro de la organización criminal que habría liderado el preso exgobernador de Áncash, César Álvarez Aguilar; según la Fiscalía, también cumplía el rol de enlace entre la agrupación delictiva y las grandes constructoras -entre ellas la hoy conocida empresa brasileña Odebrecht-, que presuntamente entregaban ingentes sumas de dinero para hacerse cargo de las millonarias obras que licitaba el Gobierno Regional de Áncash (GRA).

CAPTURA. La tarde del lunes último, la Policía capturó en Lima a Dirsse Valverde, quien tenía una orden de captura por el delito de lavado de activos, emitida en junio de 2014.

La detención de este hombre se produjo en un hostal de la avenida Alfonso Ugarte, en Breña, donde se encontraba hospedado. La intervención corrió por cuenta de los agentes de la División de Apoyo al Ministerio Público (Divamp), en coordinación con la Dirección contra la Corrupción de la Policía (Dircocor).

En la diligencia también participó personal del Tercer Despacho de la Fiscalía Supraprovincial Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios, al mando del fiscal Elmer Chirre Castillo, que se encuentra a cargo de las investigaciones por el caso “La Centralita”.

Fue el personal policial el que ubicó y capturó a este prófugo de la justicia, quien estaba incluido en el Programa de Recompensas del Ministerio de Interior. Se ofrecía S/ 20,000 por su paradero.

SU FUNCIÓN. Dirsse Valverde fue subgerente de Obras del GRA, durante los años 2007-2008, en el primer periodo de gestión de César Álvarez; y se le acusa de formar parte de una organización constituida con el objetivo de utilizar fondos públicos y dinero proveniente de los denominados “diezmos” cobrados a distintas empresas para que se les favorezca con la buena pro de las obras públicas que se desarrollaban en Áncash.

En esta línea, la tesis de la Fiscalía sostiene que tras dejar su cargo como funcionario regional, Dirsse Valverde se instaló en Lima para ser el enlace entre grandes constructoras y la organización que presuntamente integraba, para que estas se hagan cargo de las millonarias obras que financiaba el GRA. Una de estas empresas habría sido la brasileña Odebrecht.

El reporte migratorio indica que en el periodo que aún se desempeñaba como funcionario del GRA, Dirsse Valverde viajó a Brasil. Coincidentemente, dos años después, en el 2010, Odebrecht ganó la buena pro de la Carretera Callejón de Huaylas - Chacas - San Luis, valorizada en un principio en más de S/ 400 millones.

En tanto, según información del Ministerio Público, entre el 2010 y el 2013, Odebrecht le pagó al exfuncionario de Álvarez un total de S/ 577,333.34 por supuestas asesorías; en tal sentido, se infiere que este dinero sería parte de las coimas que la empresa extranjera desembolsó por ganar la licitación de la millonaria obra del GRA.

Por esta razón, Dirsse Valverde fue considerado como el “hombre de Odebrecht” en Áncash.

Vale mencionar que el monto adjudicado a la obra construcción de la carretera Callejón de Huaylas - Chacas - San Luis fue de S/ 404’826,001. No obstante, durante la ejecución el presupuesto se amplió a S/ 554’082,362, que finalmente Odebrecht terminó cobrando. Es decir, los brasileños se llevaron a sus bolsillos 150 millones de soles más.

Según las autoridades a cargo de las investigaciones por estos presuntos hechos de corrupción, el dinero obtenido a través de los “diezmos” servía para el sostenimiento y subvención de todos los aparatos que conformaban la organización criminal y otras actividades ilícitas que realizaban.

EL TESTAFERRO. Dirsse Valverde, según lo expuesto, también habría cumplido el rol de testaferro de la organización criminal que habría dirigido Álvarez Aguilar.

La Fiscalía lo acusó de haber adquirido inmuebles y vehículos que no podría sustentar con sus ingresos como funcionario.

En su momento, Correo informó que Valverde compró un departamento en la urbanización Orrantia, del distrito limeño de Magdalena Nueva, y el estacionamiento número 6, cerca del lugar; y que también adquirió un costoso vehículo. 

Pandora Slam

Lo más leído