“No voy aceptar ningún tipo de manejo, ni en el más mínimo detalle”

Economista, anteriormente candidato al GRA, afirma que confía en los “acuerdos conversados” con Juan Morillo Ulloa
“No voy aceptar ningún tipo de manejo, ni en el más mínimo detalle”

“No voy aceptar ningún tipo de manejo, ni en el más mínimo detalle”

06 de Enero del 2019 - 09:36 » Textos: Gonzalo Horna » Fotos: Correo

El economista Luis Luna Villareal ha sido designado gerente general por el gobernador regional de Áncash, Juan Carlos Morillo. La autoridad regional le ha entregado el principal cargo de confianza, pese a que fue su contendor político en las últimas elecciones. En esta entrevista con Correo, Luna comenta por qué aceptó el cargo y qué hará esta gestión para sacar adelante a Áncash.

¿Qué le llevó aceptar la propuesta del señor Juan Morillo para la Gerencia de la Región Áncash?

Uno de los motivos para que acepte esa propuesta ha sido la aceptación de algunas ideas fuerzas que yo tengo en mente con relación a cómo se debe gobernar la región en favor de lo que significa el desarrollo de la región Áncash. Dos ejes centrales son los que hemos conversado : uno, es de la lucha frontal contra la corrupción, no va a haber ningún centímetro de opción para que la corrupción pueda seguir enquistada o haciendo de las suyas, porque es el dinero del pueblo y lo tenemos que cuidar; y dos, el tema relacionado a la ejecución de obras de impacto regional, que generen crecimiento económico, que generen empleo y mejoren la calidad de vida de los ancashinos.

Le consulto por su motivación, ya que cuando se dio la segunda vuelta electoral, usted fue uno de los que cuestionó a los candidatos que quedaron en ese entonces, dentro de ellos, el señor Morillo ...

Indudablemente que sí, hay que verlo en el contexto cronológico. Terminada la campaña, esas dos propuestas que habían quedado esbozadas por los candidatos de segunda vuelta, no eran coincidentes ni compatibles con cómo yo creo que se debe gobernar una región. Mi propuestas siguen siendo las mismas, no han cambiado. Lo que marca la diferencia es que el señor (Juan) Rebaza continuó con sus mismos lineamiento de la primera vuelta, intentando esforzarse en que la gente entienda en que va a seguir siendo un alcalde regional, en cambio, Juan Carlos Morillo lo que hizo fue es dar un viro en torno a la forma de cómo se debe administrar la Región. Eso ocasionó que yo, como ciudadano ya no como candidato ni siquiera como representante de una organización política, tenga que ver la opción que era más factible, porque éramos conscientes de que uno de los dos iba a gobernar nuestra región.

¿Y cuándo hubo ese acercamiento en campaña no hubo también un ofrecimiento a algún cargo en la Región, como el que tiene ahora?

Absolutamente ninguno, acuérdate que yo estaba trabajando en una institución en la cual, me sentía muy cómodo, en la cual ya tenía varios años, estaba muy bien posicionado profesionalmente. Lo que ha ocurrido es que he tenido que renunciar a ese cargo para aceptar la nueva propuesta, lo cual significa que esto no es porque haya habido algún tipo de previa coordinación, simplemente se dio el hecho, en función a la propuesta que él (Morillo) me hizo al día siguiente que ganó las elecciones y yo todavía la he aceptado mucho tiempo más porque tenía que ir evaluando, madurando y analizando para finalmente tomar esta decisión.

¿No le preocupa un poco el entorno del señor Morillo?

Bueno, indudablemente entiendo que hay algunas personas, que quizá en otros escenarios o en otras estructuras organizacionales, pueden haberse escuchado algunos inconvenientes, yo no sé si son ciertos o no, lo desconozco, en todo caso sería bueno que nos ayude la normatividad legal y las entidades que están dentro de ella. Lo que sí puedo asegurar es que bajo mi dirección, que es la Gerencia General Regional de Áncash, yo no voy aceptar ningún tipo de manejo ni siquiera en el más mínimo detalle en relación con indicios de corrupción, eso está bien claro, lo tengo bien establecido y es conocimiento del mismo gobernador regional, por tanto, bajos esos lineamientos vamos a trabajar.

Ya se han hecho algunas designaciones, en esos casos, ¿se ha coordinado con usted o ha tomado la decisión el gobernador solo?

La norma establece que es el gobernador quien tiene que tomar la decisión de la designación de los cargos de confianza, motivo por el cual, yo no tengo ningún inconveniente porque toda mi vida en todas las instituciones donde he trabajado siempre lo he hecho desde un punto de vista técnico y todo aquel que está dentro de un cargo de confianza, en torno a lo que va a ser mi gestión, tiene que actuar de esa manera, sino caso contrario, ya hemos quedado bien claro de que obviamente va a tener que ser retirado. La idea es hacer un trabajo responsable, serio, técnico y sin corrupción, si están alineados a ellos, obviamente que serán parte del proyecto en el cual pretendemos continuar, caso contrario, van a tener que ser separados.

No le molestaría que pueda haber gente de la gestión de César Álvarez trabajando en la Región junto con usted.

Yo lo he dicho públicamente, y no solo ahora sino varias veces, no es un delito trabajar con una persona. Hay mucha gente que abraza un sueño y aspira un proyecto y que muchas veces ese proyecto se puede caer, pero no por ello lo hace cómplice o delincuente. Quien tiene actos delincuenciales, a ese definitivamente sí lo tenemos que sacar y si hay alguna persona que este dentro de esas características, y no nos demos cuenta, está la sociedad civil.

¿Usted confía en el señor Morillo como político?

Yo voy hacer un trabajo técnico. Confío en los acuerdos que hemos conversado y que son los que se están cristalizando desde el primer día. Hemos decidido trabajar con esos lineamientos, y va a depender mucho, no solamente de él (de Morillo), sino también de mi conducta y de mi forma de actuar. Esto es un acto que nos integra a todos los ancashinos. Hoy la población, a través del ingeniero Juan Morillo, me han permitido ser el gerente, y lo que voy a hacer es trabajar en base a los lineamientos que ya he esbozado en esta conversación.

El gobernador ha dicho que va a concluir todas las obras paralizadas de la región, y ha puesto énfasis en los colegios. Él ha estimado que en un año cumplirá con ello. ¿Se puede cumplir?

Vamos a hacer todos lo posible. Indudablemente de que al margen de quién haya estado dirigiendo la Región, son deudas de la institución, por lo tanto, tenemos que reconocerlas. Si queremos que nos reconozcan, si queremos que nos vean como una región que está luchando contra la corrupción y está cumpliendo con atacarla, para poder eliminarla, necesitamos dar respuestas claras : honrar las deudas y los compromisos que tiene la institución y eso es lo que vamos a hacer, ojalá que podamos hacerlo en el menor plazo posible y estoy seguro que vamos a dar todo nuestro esfuerzo para que eso se cumpla, es una meta que nos hemos trazado y esperamos cumplir.

¿Y hay dinero en la Región para concluir todas las obras paralizadas?

Hay presupuesto del cual nosotros tenemos que ir manejando de manera ordenada. Nosotros no vamos a entrar en negociados, por lo tanto, va a tener que quedar, en los diversos procesos de licitación, saldos que podemos ir utilizando, ese es el mecanismo que nosotros aspiramos a tener, no vamos a actuar de una manera distinta, lo vamos a hacer de una manera responsable, vamos a seguir manejando nuestra caja de acuerdo a la disponibilidad presupuestal. Los datos certeros de cuánto hay, cómo nos entregan administrativamente el Gobierno Regional de Áncash, estimo que en una semana podré informarlo porque recién hoy (el viernes) me han hecho la entrega de cargo.

El señor Morillo también ha hablado sobre el Coliseo Cerrado, él ha dicho que esa obra también la va a concluir, ¿se puede, teniendo en cuenta la situación en la que está la infraestructura que se levantó y que está judicializada?

Lo que ha dicho el gobernador es que tenemos que concluirla, significará terminarla o dejarla así como está, o finalmente significará que nos olvidemos de ella, porque está en un proceso, como tú mismo lo has dicho, está judicializada. No puede quedar en el limbo ningún tipo de obra: o bien se avanza con su construcción o de alguna u otra manera se corta y se hace su liquidación. Allí hay mucha inversión, van a hacer la evaluación si técnicamente procede terminarla como tal o si puede hacerse bajo otra modalidad. El asunto es que no puede quedar en el limbo. Ninguna obra puede quedar sin ser liquidada, porque es el dinero del pueblo que nos está generando muchísimo daño por la ineficiencia de haber invertido, sin llegar a culminarla.

¿Cuáles son las metas a corto plazo que tienen?

Lo primero que tenemos que hacer es el ordenamiento administrativo del Gobierno Regional de Áncash. He tomado conocimiento de algunos indicios, que faltan corroborar obviamente, pero me preocupa que no tengamos los estados financieros aprobados los últimos años, que no tengamos inventario de todas las propiedades que tiene la Región y a la vez significa también que no tengamos claro una forma de sistema administrativo eficiente, rápido y transparente a favor de toda la gente que haga uso de ese servicio, y eso es la parte administrativa que tenemos que hacerlo en el más breve plazo. Esto es importante porque tenemos que adecuar la administración a la gran cantidad de dinero que maneja la Región, este sistema todavía sigue siendo como en la épocas antiguas, cuando se manejaba poco dinero, entonces, tenemos que modernizarlo, digitalizarlo para que sea totalmente transparente para ejecutar todos los proyectos que estamos tratando de realizar en este gobierno de cuatro años.

Eso es el tema administrativo, pero en lo que respecta obras y proyectos ...

La prioridad es lo que quiere todo Chimbote en la zona costa, que es el Hospital La Caleta, precisamente ya estamos en conversaciones, porque lo que queremos es en el más breve plazo comprar el terreno e inmediatamente subsanar el tema del expediente técnico que, como todos sabemos, ha sido licitado y ejecutado por una empresa. Vamos a trabajar también inmediatamente el tema del hospital Víctor Ramos Guardia. Lo fundamental, en este cortísimo plazo, es precisamente el tratar de avanzar en todo lo que pueda, para tratar de mitigar los daños que se puedan dar por problemas climatológicos que se vienen. También estamos viendo todo lo relacionado a los nuevos proyectos para encaminar e inmediatamente hacer los expedientes. Hemos quedado claro, todo dinero que se consiga de la Región para pistas, veredas y obras de desagüe, lo vamos a dar a las municipalidades, para que ellos sean unidades ejecutoras. Poco a poco, iremos dándole también a la gente, que esa es función de la municipalidad, en tanto que la Región tiene la función de ejecutar los proyectos de impacto regional.

Con respecto a Chinecas, el gobernador a mostrado su disposición para seguir adelante con la venta de tierras, ¿cómo ve eso?

En el caso de Chinecas es todo un tema que tenemos que solucionarlo. Todo esto lo han hecho con un directorio anterior y existe una nueva ley, que crea otro directorio que se debe de conformar y lamentablemente, no lo han hecho, porque hay una serie de vacíos que no son concordantes con el avance y el desarrollo del proyecto especial. Yo hice el estudio y esa ley no recoge todo cómo se plasmaba en ese estudio. He tenido la oportunidad de hablar con el congresista Carlos Domínguez y está dispuesto, si existen algunas correcciones que se tengan que hacer a esa ley, las vamos a hacer inmediatamente y estamos quedando que máximo 10 días vamos a tener esa reunión entre técnicos para plasmar esas correcciones a tal fin de que se puedan generar cambios en esa ley y que realmente sea dinámica y ágil, para que pueda sentarse Chinecas como corresponde.

Y propiamente sobre el proceso de subasta, ¿usted cree que sí deben venderse las tierras?

Nosotros hemos planteado que la prioridad de lo que es las tierras, lo tienen los posesionarios porque así dice la ley y eso es lo que queremos hacer, venderle a los posesionarios las tierras para que paguen el justiprecio precio y también el tema del agua. Las demás tierras tienen que entrar a un proceso de licitación como corresponde.

Lo más leído