Vence prisión preventiva para Belaunde por “Centralita”

El pasado 23 de enero se cumplió el tiempo de medida coercitiva para exasesor presidencial acusado de haber formado parte de la organización de César Álvarez. Sin embargo, aún tiene en su contra otra orden de cárcel
Vence prisión preventiva para Belaunde por “Centralita”

Vence prisión preventiva para Belaunde por “Centralita”

28 de Enero del 2018 - 10:21 » Textos: Gonzalo Horna » Fotos: Correo

Eran dos las órdenes de prisión preventiva que tenían recluido Martín Belaunde Lossio, exasesor presidencial. Una de ellas estaba vinculada al caso “La Centralita” de Áncash, pero esta ha vencido, por lo que el Poder Judicial ha dispuesto dejarla sin efecto al no existir una solicitud de ampliación de la misma, por parte del Ministerio Público.

RESOLUCIÓN. La jueza del Primer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria, María de los Ángeles Álvarez Camacho, ha emitido la resolución número 16, el pasado 24 de enero, en la que dispone la libertad por vencimiento de prisión preventiva a favor de Belaunde Lossio.

Aunque la orden de prisión preventiva ha sido levantada, las rejas de la cárcel aún no se abrirán para Martín Belaunde, puesto que aún mantiene una orden de prisión preventiva por el caso Antalsis.

Belaunde estuvo preso, de manera preventiva, por “La Centralita” por espacio de 36 meses. A diferencia de los demás investigados, para el caso de él, el fiscal de la Tercera Fiscalía Supraprovincial Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios, Elmer Chirre Castillo, no solicitó la adecuación de la ampliación del plazo de la medida coercitiva.

La primera disposición de prisión preventiva contra Bealunde Lossio fue dictada el 29 de mayo de 2014, por el Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria, en ese entonces, a cargo del juez Richard Concepción Carhuancho, quien decidió acoger el pedido de la Fiscalía para que el exasesor presidencial pase 18 meses en la cárcel, mientras era investigado por presuntamente haber formado parte de la organización que habría liderado el exgobernador regional de Áncash, César Álvarez Aguilar.

Sin embargo, Belaunde no pisó el penal de manera inmediata. Se mantuvo prófugo de la justicia hasta el 20 de enero de 2015, cuando fue capturado en Bolivia, fecha desde la cual se computó esta primera orden de prisión dictada en Chimbote.

Luego, el 15 de julio de 2016, cuando el caso “La Centralita”, ya había sido trasladado a Lima, el Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional declaró fundado el pedido de ampliación de la prisión preventiva por 18 meses más para él. En esta ocasión se fijó como plazo de vencimiento de la medida el 23 de enero de 2018.

“(...) estando que a la fecha el representante del Ministerio Público no ha presentado un escrito referido a la medida coercitiva y el plazo de prisión preventiva vence en la fecha, es deber del órgano jurisdiccional actuar su vencimiento”, se lee en la resolución a la que tuvo acceso Correo.

No obstante, la juez ha establecido algunas medidas restrictivas que debe cumplir Belaunde, antes de que pueda recuperar su libertad (en caso ya no exista otra orden de prisión preventiva en su contra).

Así, en el documento se establece el pago de una caución económica de 20 mil soles. La jueza indica que determinó este monto porque analizó que el investigado, antes de ingresar al penal, mostró cierta solvencia para poder cumplir con este pago, al ser una persona dedicada a la actividad empresarial.

Las otras reglas de conducta fijadas para Belaunde establecen que no ausentarse del domicilio que ha comunicado al juzgado, sin previo aviso de este despacho. También tiene la obligación de presentarse ante la autoridad fiscal y judicial, todas la veces en que sea requerido.

Además deberá comparecer obligatoriamente el último día hábil de cada mes ante la oficina del Ministerio Público e informar de sus actividades así como firmar en el cuaderno de registro correspondiente.

Finalmente, la jueza indica que tiene prohibido establecer comunicación, ya sea telefónica, por escrito, personalmente o a través de redes sociales con alguno de los investigados o peritos de la pesquisa. También tiene prohibido visitarlos en sus viviendas o los centros penitenciarios donde estén recluidos, de ser el caso.

ACUSACIONES. Inicialmente, con la disposición 28, en mayo de 2014, la Fiscalía formalizó investigación preparatoria contra Belaunde Lossio por el presunto delito de peculado de uso, como cómplice secundario y por asociación ilícita para delinquir como coautor.

Sin embargo, luego, cuando el fiscal Elmer Chirre asumió las pesquisas, mediante disposición 69, de enero de 2015, se amplió la pesquisa en su contra por el presunto delito de lavado de activos, en calidad de autor. Posterior a ello, Chirre, con la disposición 79, de marzo de 2015, amplió un la acusación por el delito de peculado doloso (por apropiación y utilización) como supuesto cómplice secundario.

El Ministerio Público acusa a Belaunde Lossio de haber “dirigido el aparto de prensa” de la presunta organización liderada por César Álvarez, en su calidad de gerente de la empresa Ilios Producciones, la cual habría servido de “fachada” para el funcionamiento de “La Centralita”.

La Fiscalía sostiene que habría formado un equipo de personas dedicadas a elaborar material comunicacional con el objetivo de ensalzar la imagen de Álvarez y a la vez atacar a sus opositores.

Indican que este aparato de prensa habría contado con periodistas quienes cumplían esta función a cambio de sumas de dinero, que habrían sido costeadas con dinero ilícito que habría amasado la organización.