Historias de fe y peregrinaje en honor a la Virgen de la Puerta

Culmina celebración en Otuzco con misa central y procesión de “La Mamita”, acompañada de miles de fieles
Historias de fe y peregrinaje en honor a la Virgen de la Puerta

Historias de fe y peregrinaje en honor a la Virgen de la Puerta

16 de Diciembre del 2017 - 09:45 » Textos: Jhonnatan Reyna » Fotos: César Gamarra

La festividad de la Virgen de la Puerta de Otuzco, declarada Patrimonio Cultural de la Nación, reunió a miles de fieles, quienes llegaron de diferentes partes del país y el mundo para homenajear a la sagrada imagen.

La fiesta se conmemora anualmente cada 15 de diciembre, pero formalmente la celebración inicia tres días antes, fecha en la que se arregla el altar de la virgen.

RECORRIDO. La virgen dio su última procesión al promediar las 5 de la tarde de ayer, acompañada de miles de fieles.

Recién hoy subirá al altar mayor, donde permanecerá hasta el año siguiente.

Parte de la devoción a “La Mamita” es el peregrinaje hasta llegar a la provincia de Otuzco.

Hombres y mujeres, y en ocasiones familias enteras, se emrumban el viaje, como parte de una promesa de fe por algún milagro cumplido o solicitado.

Otuzco está de fiesta. El pueblo se preparó días previos para la festividad.

Los hoteles y hospedajes de la provincia fueron ocupados en su totalidad, algunos reservados con días de anticipación, pero esto no fue impedimento para los visitantes, pues en época de fiesta la plaza mayor sirvió de refugio, así como el mismo santuario de la Virgen de la Puerta.

TESTIMOMIOS. “Todos los años vengo de Trujillo porque soy devota de la virgencita”, nos cuenta la señora Ruth Ilario Gutiérrez. Ella llegó el 14 de diciembre a Otuzco en compañía de sus hijos, y al no encontrar un hospedaje decidió dormir dentro del santuario. “Yo he dormido en la iglesia, he sentido frío, pero vengo por la devoción y lo haré hasta que Dios me recoja”, indicó.

A unos metros encontramos a un grupo de negritos danzantes, pero llama la atención el pequeño Andreu, de cuatro años, quien pertenece a la asociación Trujillo-Palermo. Su mamá contó que al pequeño le gusta la danza, es por ello que es parte del peregrinaje.

Como él, decenas de adultos, jóvenes y niños participan de esta fiesta, integrando diversas agrupaciones que llegan de Trujillo y otras partes del país, todo para bailar a los pies de la virgen, quien ayer recorrió la Capital de la Fe.

Estas danzas se prolongaron hasta horas de la madrugada.

Desde Chiclayo llegó la señora Leonor Medina, quien desde hace cuatro años visita Otuzco para rendirle homenaje a la virgen. Pero, es la primera vez que visita la provincia por estas fechas.

La chiclayana dijo estar asombrada con la fiesta. “He venido anteriormente , pero es la primera vez que vengo por su fiesta, me he quedado maravillada. Nunca me imaginé tanta concurrencia, tanta gente devota”, precisó.

SALUD. Muchos fieles sufrieron los estragos de la altura, por lo que fueron socorridos por el personal del Centro de Prevención y Control de Emergencia y Desastres (CP-CED), de la Gerencia Regional de Salud, que instaló carpas en algunas localidades como Samne y Casmiche, y en la misma plaza mayor.

Estos puestos de auxilio rápido estuvieron dotados con analgésicos y frotaciones; en donde los peregrinos fueron atendidos por los brigadistas.

Cabe precisar que durante los días de peregrinaje se instalaron dos carpas en el sector Lomas del Viento y Huacaday, a cargo de la asociación “Amigos de los Peregrinos”.

Celebración. En medio de los aplausos, las oraciones, los cánticos y a veces las lágrimas, el pasado jueves la Virgen de la Puerta bajó de su altar para encontrase con su pueblo, siendo el acto más solemne.

Ayer por la mañana, día central, la sagrada imagen fue homenajeada con una misa central de fiesta, mientras que en los exteriores se realizó el concurso nacional de bandas de músicos.

Otuzco fue una fiesta, grupos artísticos y coloridas bandas acompañaron los festejos, así como miles de fieles se lanzaron a la plaza mayor para rendir un homenaje a la Virgen de la Puerta.

Tampoco faltaron los diversos platos típicos de la zona y los tradicionales castillos de fuegos artificiales.

ORGANIZACIÓN. Los caseríos aledaños a la provincia de Otuzco se turnan cada cinco años para realizar esta festividad, que se da desde 1860, según un acta escrita por el entonces párroco otuzcano, Vicente Martínes de Otiniano.