Las inacabables necesidades de la Policía Nacional

La mayoría de comandos policiales norteños registra un déficit de personal, otros adolecen de falta de infraestructura y material logístico para hacer frente a la delincuencia. De otro lado, la corrupción “embarra” a algunos miembros de la PNP
Las inacabables necesidades de la Policía Nacional

Las inacabables necesidades de la Policía Nacional

23 de Abril del 2018 - 09:08 » Textos: Redacción » Fotos: Correo

A lo largo de los años, los diferentes cambios en los altos mandos de la Policía Nacional y el Ministerio del Interior no han logrado resolver la problemática que aún persiste al interior de la institución policial.

En esta edición, las regiones del norte muestran las carencias que padece cada región policial y cómo la corrupción ha tocado a algunos miembros de la Policía.

TUMBES. La Región Policial de Tumbes actualmente cuenta con 1,300 agentes del orden, cifra que no es suficiente para combatir los distintos actos delictivos que se suscitan en la región fronteriza.

El coronel Richar Agustín Cano Pérez, jefe de la Región Policial de Tumbes, indicó que para contrarrestar la delincuencia común y organizada no solo depende de un gran contingente policial, sino que la sociedad debe contribuir con la práctica de valores.

La Policía en Tumbes tiene 120 vehículos, entre camionetas y motocicletas, varios de ellos inoperativos. Algunos por falta de llantas y otros por fallas mecánicas.

Al respecto, Cano manifestó que solo pueden costear las reparaciones mínimas y sencillas; cuando los desperfectos mecánicos son críticos demoran en ser reparadas por el factor económico.

En cuanto a infraestructura, la Región Policial no cuenta con ambientes suficientes para brindar las clases a los alumnos de la Escuela Técnica de la Policía Nacional. Por tal motivo, se ha prestado un local en el Proyecto Especial Binacional Puyango Tumbes (PEBPT).

Otro caso es la comisaría El Tablazo. Según Richar Cano, es difícil de construir una nueva sede policial, porque primero el terreno debe estar inscrito en la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos (Sunarp).

En lo que va del año, se han reportado tres agresiones de parte de policías; dos de ellos por violencia familiar.

El 18 de enero de este año, dos policías a bordo de un patrullero protagonizaron un accidente de tránsito contra un auto, que dejó dos muertos.

PIURA. La región policial de Piura cuenta con 83 comisarías, 23 unidades especializadas y 36 puestos de frontera.

No obstante, el personal con el que cuenta no es el suficiente, convirtiéndose así esto en el principal problema para el comando policial de Piura.

En las comisarías más grandes de la región, como la sede policial de Piura y Tacalá, el personal no supera los 80 policías y ni qué decir de los vehículos y armamentos con los que cuentan las dependencias policiales de la región Piura.

En el distrito de Suyo de la provincia de Ayabaca, donde en lo que va del año se han reportado cinco crímenes en la modalidad de sicariato, su comisaría solo contaba con diez agentes y, debido al incremento de inseguridad, la actual gestión decidió enviar a 20 agentes para que ayuden con el resguardo policial, teniendo así 30 efectivos que deben luchar contra el sicariato, minería ilegal, delincuencia común, etc.

En la urbe de Piura, la comisaría de Tacalá, cuyo personal debe brindar seguridad a 70,000 moradores solo alberga a 80 suboficiales, quienes realizan el servicio de 24×24, es decir que en un día solo se quedan con 40 efectivos para toda esta población.

Respecto a los vehículos, hasta el año pasado, 12 patrulleros que habían sido traídos a Piura para apoyo policial se encontraban empolvándose en el patio de la Primera Macro Región Policial de Piura. Este año han sido tres patrulleros los que han sufrido accidentes de tránsito y necesitan ser reparados.

En cuanto a la infraestructura, con el Fenómeno El Niño Costero, treinta y ocho comisarías sufrieron daños materiales, y los techos y desagües de algunas de estas sedes, como la de Catacaos, colapsaron.

Debido a ello, desde el año pasado el Ministerio del Interior otorgó un presupuesto de 9 millones de soles para los trabajos de rehabilitación y refacción; sin embargo, hasta la fecha solo en 18 comisarías estos ya culminaron.

LAMBAYEQUE. El jefe de la región policial de Lambayeque, Rubén Jerí Juscamaita, precisó que se cuenta con un total 3,200 efectivos policiales.

Asimismo, indicó que en diciembre último ingresaron más de 200 efectivos, los cuales se han integrado al “Plan de Aceleramiento y Presencia Policial”, mediante el cual la Policía Nacional realizará labores de oficina, así como patrullaje en las calles.

El jefe policial manifestó que hasta la fecha la región Lambayeque cuenta con 371 vehículos distribuidos en toda la región. Sin embargo, el 20% de estas unidades necesitarían de algunas reparaciones.

Asimismo, comentó que se está trabajando con 170 unidades en el Departamento de Escuadrón de Emergencia, 30 vehículos en comisarías y el resto están distribuidos en patrulleros y motocicletas.

El coronel Jeri agregó que algunas de las falencias en la labor policial son las cámaras de seguridad en los puntos críticos, para los cuales se necesitarían 376 cámaras de vigilancia que permitan identificar los actos delictivos.

Por su parte, el general de la Segunda Macro Región de Lambayeque, Lucas Nuñez Córdova, expresó que se están realizando algunas gestiones para la construcción de nuevas comisarías, entre ellas la comisaría de La Despensa, en el distrito de José Leonardo Ortiz, por el alto índice delictivo.

Asimismo, dijo que se desarrollan varios proyectos para el mejoramiento en las comisarías, algunas que fueron afectadas las lluvias que estaban en deterioro y otras por mantenimiento, de las cuales ya se han entregado 8 de ellas en los últimos meses.

LA LIBERTAD. En esta parte del país la situación no es ajena al resto del norte. El tema del déficit de personal policial también es el talón de Aquiles de la región.

Durante el III Foro de Empresarios y Ejecutivos de La Libertad, se conoció que en La Libertad hay un policía para 800 habitantes.

Además, esta región ocupa el primer lugar en cuanto a la tasa de homicidios, pues se registran 12 asesinatos por cada 100,000 habitantes. Asimismo, hay 10 denuncias por actos de criminalidad por cada 1,000 habitantes.

Respecto a la infraestructura policial, existe un problema con la Municipalidad Provincial de Trujillo, que aún no ha entregado algunas de las comisarías que remodeló al Ministerio del Interior, por lo que se han covertido en elefantes blancos. Otras, en tanto, se encuentran en arbitraje con la empresa privada, por lo que tampoco pueden ser utilizadas.

En su momento, César Vallejos Mori, jefe de la Región Policial Norte, informó que el 40% de los vehículos de la Policía Nacional en la región está inoperativo debido a su antigüedad de 10 años.

Asimismo, indicó que un promedio de 420 vehículos no han podido ser reflotados por falta de presupuesto.

En cuanto a los actos de corrupción dentro de la institución policial, en lo que va del año ocho policías han sido capturados por participar con bandas delictivas. Por citar algunos casos, en febrero último tres policías fueron detenidos tras cobrar una coima de S/ 5,000 a un detenido para liberarlo, y en marzo pasado el suboficial Martín Armas Cos, de 24 años, fue detenido junto a otros dos luego de robarle S/ 40,000 a un empresario.

CHIMBOTE. El jefe de la Región Policial Áncash, coronel PNP Felipe Eslava Chávez, precisó que se está evaluando instalar un Puesto de Auxilio Rápido (PAR) en las tierras de Chinecas, ubicadas en el distrito de Nuevo Chimbote, donde existe un considerable número de invasiones.

Respecto a vehículos, el alto oficial precisó que han reasignado unidades a delegaciones policiales que contaban con pocas de ellas y que tenían carecías.

Añadió que en los últimos años se ha incrementado el número de vehículos por la inversión de los gobiernos locales y apoyo de la empresa privada.

El crecimiento de los pueblos, indicó Eslava, obliga a la Policía trabajar con herramientas tecnológicas como las cámaras de videovigilancia, las mismas que son limitadas en esta jurisdicción.

Añadió que se viene alistando un plan piloto para que los ciudadanos puedan enviar alertas mediante sus celulares a una central de operaciones, y así la Policía pueda prestar el apoyo solicitado en el menor tiempo posible.

Por su parte, el jefe de la División Policial Chimbote, coronel PNP Wálter Calla Delgado, sostuvo que tiene a su mando 2,150 policías, cifra que resulta insuficiente para brindar la atención idónea a la ciudadanía de la costa de Áncash.

“Se requiere más personal, más o menos el estándar internacional es cada 250 habitantes por un policía; acá estamos en algo de 500 habitantes por policía. Se requiere el incremento de personal, pero con las escuelas de formación que se han creado en Trujillo y Chimbote, poco a poco nos podemos ir acercado a ese número”, señaló.

Asimismo, agregó que es importante contar con más comisarías debido a que son las que tienen un contacto más inmediato con la población.

Por último, el jefe policial admitió que otro problema con el que lidian son los casos de inconductas funcionales o presuntos hechos delictivos que tienen como protagonistas a personal de su institución. 

Lo más leído