Advierten “mínimo” rol de Sunass en Mórrope

Contraloría señala que entidad reguladora no tiene un protocolo para atender crisis por contaminación de agua con arsénico ni una normativa para la prestación de servicios de saneamiento en comunas declaradas en emergnecia
Advierten “mínimo” rol  de Sunass  en Mórrope

Advierten “mínimo” rol de Sunass en Mórrope

14 de Agosto del 2019 - 10:26 » Textos: Alicia Tovar » Fotos: Correo

La Contraloría General de la República concluyó que la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (SUNASS) tiene una “mínima participación” en la crisis generada por la contaminación de agua con arsénico en el distrito de Mórrope.

El informe elaborado por el órgano de control señala que SUNASS no dispone de un protocolo para tomar muestras del agua contaminada y tampoco una normativa sobre la prestación de servicios de saneamiento en las municipalidades declaradas en emergencia.

DETALLE

En mayo del 2018, la Presidencia del Consejo de Ministros firmó el decreto supremo N° 047-2018 para declarar el estado de Emergencia en 10 localidades de Mórrope.

A través de esta decisión, el gobierno central comprometió a los ministerios de Vivienda, Construcción y Saneamiento; del Ambiente, de Salud y otras entidades públicas a ejecutar acciones para “la respuesta y rehabilitación de las zonas afectadas”.

Desde aquel primer decreto, el estado de emergencia se amplió hasta en siete oportunidades en los sectores de Arbolsol, Carrizal, Casa Blanca, Cruz del Medano, Fanupe, Barrio Nuevo, Lagunas, Quemazón, Santa Isabel, Tranca Fanupe y Tranca Sasape.

Pese a ello, las posibilidades de acceso a agua potable no son efectivas para atender a las más de 15 mil personas afectadas por la contaminación de arsénico.

De acuerdo al último informe de emergencia publicado por el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) y el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), se ha entregado 350 toneladas métricas de ayuda humanitaria, entre agua embotellada y pastillas purificadoras de agua.

Hasta el 25 de mayo de este año, según dicho informe, se distribuyó seis camiones cisternas para abastecer a la población con agua potable.

Dos de estas cisternas fueron otorgadas por la Empresa Prestadora de Servicios de Saneamiento de Lambayeque (Epsel) S.A. para la población del centro poblado Cruz del Médano.

Para ello, la entidad prestadora firmó el convenio N° 82-2018 con el Programa Nacional de Saneamiento Urbano (PNSU) que estuvo vigente desde el 28 de febrero a junio del 2019.

Además de EPSEL, la municipalidad distrital de Mórrope, Indeci y el Ministerio de Vivienda, la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (SUNASS) también intervino durante la emergencia declarada en Mórrope.

Sin embargo, su papel fue deficiente de acuerdo a lo advertido por Contraloría en el informe de visita de control N° 02-2019.

Tanto la sede central de Sunass como su oficina desconcentrada en Chiclayo conocieron sobre la contaminación del agua con arsénico desde el 11 de abril de 2018.

Luego de distintas reuniones con las entidades involucradas en este problema, SUNASS solo emitió recomendaciones sobre la prestación de los servicios de saneamiento pero no se refirió con exactitud a la contaminación del agua con arsénico.

Por ejemplo, recomendó a la municipalidad de Mórrope que -a través de su Área Técnica Municipal (ATM)- realice el seguimiento al proceso de cloración del agua “así como de las actividades que conllevan a mejorar la calidad de la prestación de los servicios de saneamiento”.

RECLAMOS

También le pide al municipio que implemente un cuaderno de atención de reclamos o quejas y capacite a su personal operativo en temas relacionadas a dosificiaciones de insumos para el proceso de desinfección.

“Realizar un análisis físico químicos y microbiológico de la fuente y agua suministrada a la población”, indicó SUNASS al considerar que el distrito de Mórrope no está adscrito al sistema de atención de Epsel S.A., por lo que la prestación de los servicios depende directamente de dicha comuna.

Debido a esto, la Contraloría sostiene que existe un alto riesgo de denuncias por la inacción de SUNASS para exigir a los responsables de los servicios de saneamiento que solucionen este problema de salud pública.

Además, se determinó que los especialistas en Supervisor II de SUNASS Lambayeque que acudieron a Mórrope no siguieron los protocolos para monitorear los parámetros físicos del agua para consumo humano.

El profesional tampoco contó con los implementos necesarios (guantes, casco, botas, etc.) para garantizar su seguridad mientras realizaban los trabajos de campo. Incluso, no utilizaron con fichas de campo de laboratorio para anotar los datos tomados en la zona afectada.

“El no haber desarrollado protocolos para la toma de muestras de agua ocasiona (...) exposición al peligro del profesional por intoxicación oral y respiratoria, dermatitis, etc.”, destacó la Contraloría.

Otro punto débil de SUNASS -según el órgano de control- es la falta de una normativa vigente para los prestadores de servicios de saneamiento que son administrados por municipalidades declaradas en estado de emergencia.

Ese es el caso de la Municipalidad Distrital de Mórrope y la Junta de Agua de Servicios de Saneamiento (JASS) Cruz del Médano.

Solo a través de un acuerdo de cooperación interinstitucional (apoyo que se solicitó mediante correo al Ministerio de Vivienda), personal de SUNASS se trasladó a Mórrope en marzo pasado.

Aquella visita consistió en medir los parámetros de Conductividad y Ph en base a las pruebas que realizaron a los filtros removedores de arsénico programados para ser instalados en 1200 domicilios.

De acuerdo a la Ley Marco de la gestión y prestación de los servicios de saneamiento, SUNASS está a cargo de garantizar a los usuarios la prestación de los servicios de saneamiento en el ámbito urbano y rural, “en condiciones de calidad, contribuyendo a la salud y la preservación del medio ambiente”. Su rol también incluye fijar las áreas de prestación de los servicios de saneamiento.   

Lo más leído