En los últimos años el hampa aumentó hasta un 60% en la región Lambayeque

En el distrito de Monsefú se llevó a cabo la primera audiencia pública denominada “Evaluación de la Seguridad Ciudadana en el circuito Mochica”, en donde participaron congresistas y 12 alcaldes distritales. Además, la población dio a conocer los problemas que afrontan debido a la presencia de bandas delictivas
En los últimos años el hampa aumentó hasta un 60% en la región Lambayeque

En los últimos años el hampa aumentó hasta un 60% en la región Lambayeque

25 de Febrero del 2018 - 09:30 » Textos: Perla Polo » Fotos: Correo

La coordinadora de la Tercera Fiscalía Provincial Penal Coorporativa de Chiclayo, Haydee Bravo Chávez, dio a conocer que desde el 2009 hasta fines del 2017, el indice delincuencial aumentó hasta un 60% en la región Lambayeque.

La representante del Ministerio Público indicó que desde que se implementó el Nuevo Código Procesal Penal en el distrito fiscal de Lambayeque, las estadísticas demuestran que los delitos contra el patrimonio se han incrementado de forma considerable, tanto en hurtos, robos agravados con armas de fuego u objetos punzocortantes e igual manera, las violaciones sexuales, entre otros delitos.

ESTADÍSTICAS

Bravo Chávez informó que respecto al delito de hurto, en el 2009 se registraron 2,762 casos y en el 2017 fueron 8,896 denuncias, es decir 6,124 casos más se presentaron en la Fiscalía.

Con respecto a robos, en el 2009 hubo 3,819 denuncias y ha aumentado hasta el cierre del 2017 a 4,368, es decir una suma considerable para ese delito contra el patrimonio, donde los autores usan armas de fuego, cuchillo u otros objetos con el cual amenazan de muerte a sus víctimas.

En cuanto al delito de daños y perjuicios, en el 2009 se registraron en el Ministerio Público 924 denuncias de destrucción total o parcial de un bien ajeno y para el 2017 han aumentado en 1,783.

Asimismo, la fiscal señaló que el único delito que ha bajado es el de extorsión, pues en el 2009 habían 381 casos y ahora existen 240 denuncias, esto debido a que hoy en día los delincuentes ya saben que existe la geolocalización de los celulares, levantamiento del secreto de las comunicaciones, entre otras investigaciones que no les va a permitir consumar el hecho.

Respecto al delito de violación sexual, fueron 1,051 casos y hasta finales del 2017 se presentaron 1,310 denuncias.

“Es una estadística real de nuestro sistema de gestión fiscal, no son datos que uno saca de otros sitios, si no de los mismos casos que se generan al momento que ingresan las carpetas fiscales al sistema. Por eso, cuando el jefe de la Policía dice que ha bajado los índices de criminalidad o que hay más seguridad en las calles, las estadísticas demuestran que no es así, más bien han aumentado los delitos contra el patrimonio en realidad”, sostuvo.

De igual forma, la coordinadora de la Tercera Fiscalía Provincial Penal Coorporativa de Chiclayo recordó haber sido víctima de los maleantes, quienes la despojaron de sus pertenencias y no pudo ver los rostros de los hampones. Dijo no haber continuado con la denuncia debido a que el sistema policial no es tan efectivo para la identificación de los bandidos, y el caso solo quedaría como ingresado a la Fiscalía contra los que resulten responsables, de ello el 100 por ciento se va al archivo, el 60 % es solo de robos el 40 % de otros delitos.

“También hacemos labor de prevención, la Fiscalía de Prevención del Delito hace constantes operativos en los lugares calientes, así tenemos un plan de hacer operativos permanentes de zonas alejadas de la ciudad, pero en pleno centro también asaltan”, declaró durante la audiencia pública de Evaluación de la Seguridad Ciudadana en el Circuito Mochica, que se realizó en el colegio nacional Diego Ferré Sosa, en el distrito de Monsefú.

SEGURIDAD

El evento estuvo presidido por el congresista Javier Velásquez Quesquén, de la Comisión de Defensa Nacional y Orden Interno.

Allí, el parlamentario manifestó que es la primera audiencia que realiza en la Ciudad de Las Flores, esto debido a que los monsefuanos residentes en Lima están muy preocupados porque se ha incrementado el pandillaje y otros delitos.

“No hemos descubierto la pólvora pero los esfuerzos deben estar orientados a hacer prevención, como una política pública adecuada para prevenir el delito callejero, y, segundo, mejorar en el hogar, las escuelas y las instituciones que deben colaborar. No se necesitan más leyes, si no, actividades preventivas que son más baratas y efectivas”, detalló el legislador.

De igual forma, dijo que cómo van a tener una política coherente tanto el Estado frente al delincuente, si no existe una coordinación de las instituciones que están en cadena de responsabilidad para enfrentar el delito como es la Policía, Fiscalía y el Poder Judicial.

“Hemos visto cifras que no coordinan y la mejor estrategia para enfrentar el delito de crimen organizado, también las instituciones tienen que estar bien organizadas. Hace falta compromiso y entender que no podemos seguir, que las cifras de victimización se sigan incrementando y dejando espacio para que los delincuentes crean que somos tierra de nadie”, agregó.

Velasquez Quesquén también sostuvo que para bajar el índice delincuencial, todas las intervenciones deben ser con menor costo para el gobierno central, para ello debe de haber un mayor esfuerzo en prevención, educación y articular todas las instituciones públicas.

“Este evento no resuelve el problema, si no es para refrescar y mejorar un diagnostico para enfrentar. Tiene que haber un replantamiento de las estrategias, represión efectiva o la inteligencia policial. Ha sido muy importante el aporte que recibamos de los ciudadanos y hemos visto la intensa participación que hay, también el interés que han tenido los monsefuanos residentes en Lima por la preocupación que tienen para que se lleve acabo esta audiencia”, puntualizó.

Por su parte, el alcalde de Pimentel, José Gonzales Ramírez, quien también participó de la audiencia, expresó que efectivamente el crimen organizado ha disminuido, pero la delincuencia común ha subido, esto debido a que personas de mal vivir están llegando a Chiclayo por ser una zona comercial.

El burgomaestre comentó que lo que aún continúa es el tema de las extorsiones en el ámbito de construcción civil, cuyos seudos dirigentes exigen cupos tanto de dinero como de trabajo a los ingenieros encargados de las obras.

“Han habido dos hechos aislados en Pimentel, pero la delincuencia común ha disminuido sustancialmente. A mi solo me enviaron mensajes amenazándome de muerte para exigirme una solución en la contaminación del dren. En Pimentel, uno de las zonas críticas es en el oeste donde están los asentamientos humanos, donde hubo una asesinato de la joven estudiante”, acotó.

ROBOS

Cabe recordar que en el distrito de Monsefú un alto índice de delitos es el robo a viviendas, donde grupos de facinerosos han ingresado a una serie de casas y se han apropiado de más de S/ 500,000 durante el 2017.

Los bandidos llegan provistos de armas de fuego y encapuchados, luego atan de pies y manos a las familias y se apoderan de dinero, joyas y objetos de valor.