Nueva Esperanza teme que otro fenómeno El Niño los borre del mapa

La zona aún no se recuperan de los estragos de las últimas lluvias, como del trauma que dejó el hampón “El Viejo Paco” en el sector

15 de Octubre del 2017 - 07:00 » Textos: Lester Solis » Fotos: Correo

Regresar a las calles de la Ampliación Nueva Esperanza, es recordar cómo estas arterias durante el último fenómeno de El Niño Costero se convirtieron en eventuales riachuelos.

A pesar de los meses que han pasado y de los ofrecimientos de las autoridades en plena emergencia, las necesidades siguen siendo las mismas.

EN ALERTA. Correo llegó hasta este populoso vecindario, el cual se ubica exactamente en la parte baja del cerro donde se levanta el conocido pueblo joven Cruz de la Esperanza.

“Por nuestra ubicación geográfica, las aguas durante el periodo de lluvias bajaban por las faldas del cerro e inundaban nuestras precarias casas y calles”, comenta el presidente de la junta vecinal, Jesús Chávez Campos.

El directivo narra, con cierta desesperación, a pesar del tiempo transcurrido, que ellos mismos se vieron obligados a salir con sus palanas para hacer zanjas y así poder evacuar, por partes, el agua que los rodeaba.

“La enorme cantidad de líquido que se acumulaba, en muchos casos nos llegaba hasta más arriba de la rodilla. Fueron momentos de desesperación”, comentó.

Por todas estas razones, los moradores de la zona no entienden por qué las autoridades de la región hasta el momento no realizan ninguna obra de prevención por este lugar, sobre todo si se sabe que las lluvias podrían volver.

“Nuestro más grande temor es que venga otro fenómeno de El Niño, creo que con un evento similar al de los primeros meses del año, Ampliación Nueva Esperanza sería borrado del mapa”, dijo Chávez Campos.  

DELINCUENCIA. Otro episodio que marcó la corta historia de vida de este sector, fue la fuerte presencia del hoy preso, Ángel Román León Arévalo (a) “Viejo Paco”, cabecilla de “La Gran Familia”.

Como se recuerda, hace 5 años, este delincuente fue capturado, en un mega operativo policial, en su mayoría integrado por efectivos de Lima, en este pueblo joven, cuando el hampón sostenía una reunión con varios de sus secuaces y gente de confianza.

“Gracias a Dios, esas épocas vienen siendo superadas, los propios vecinos entendimos que tenemos que vivir organizados para cuidarnos entre nosotros mismos”, sostuvo.

Ampliación Nueva Esperanza, como la mayoría de pueblos jóvenes de la zona, pertenecen territorial y políticamente al municipio de Pimentel, a pesar de su cercanía a Chiclayo.

“Pero lamentablemente no recibimos asistencia de ninguna de estas comunas, las cuales no envían sus camiones recolectores de basura, no tenemos aún, de manera formal, los elementales servicios básicos de agua y desagüe”, expresó el directivo.

Asimismo, Jesús Chávez dijo que tienen el mismo problema que la mayoría de pueblos aledaños, como es la falta de saneamiento físico legal de sus predios, sin el cual es imposible que el Gobierno invierta en mejoras de la zona.

Lo más leído