Una madre y su pequeño de 6 años son asesinados

La Policía captura a la expareja de la víctima, quien confiesa crímenes y haber abandonado los cuerpos en la vía Ferreñafe - Pítipo
Una madre y su pequeño de 6 años son asesinados

Una madre y su pequeño de 6 años son asesinados

19 de Septiembre del 2018 - 10:16 » Textos: Redacción » Fotos: Correo

Una humilde madre de familia y su pequeño hijo encontraron trágica muerte. El autor de estos crímenes es la expareja de la víctima y padre del niño, según su propia confesión ante la Policía.

El lamentable hecho se registró pasada las 11 de la noche del último lunes, en la carretera que une la ciudad de Ferreñafe con el distrito de Pitipo.

TRÁGICO. Según la información policial, cuando realizaban patrullaje de rutina cerca al puente del dren 1700, ubicado a la altura del Museo Sican, divisaron el cuerpo sin vida de un menor de edad que estaba tendido sobre el pavimento en posición de cúbito dorsal.

Asimismo, a unos 150 metros con dirección hacia el norte se apreció también a una mujer tendida en la vía, en la misma posición y ya fallecida.

Los agentes al revisar la cartera de la víctima verificaron que tenía los documentos de identidad y se trataba de Juliana Reyes Vides (30) y su menor hijo William Jesús D.R. de tan solo 6 años de edad, ambos natural de distrito de Inkawasi.

En sus pertenencias había dinero en poca cantidad y varias fotografías de su pequeño.

Según las primeras investigaciones, se habría tratado de un violento atropello donde el responsable que causó el accidente de tránsito que acabó con sus vidas huyó del lugar.

El personal policial también investigaba si la madre y su vástago fueron asesinados en otro lugar y para hacer creer que fue en un accidente abandonaron los cadáveres en la carretera, más aún en una zona desolada y oscura.

Los dos presentaban fuertes golpes en el cráneo y rostro, también algunas partes del cuerpo, además estaban en medio de charcos de sangre que emanaba de sus cabezas.

Hasta la zona se hizo presente el representante del Ministerio Público de Ferreñafe, Ricardo Cevallos Vega, y el médico legista Dunne Limalla Medina, quienes realizaron las respectivas diligencias y posteriormente ordenaron el levantamiento del cadáver e internamiento en la morgue de Chiclayo para realizarles la necropsia de ley.

INVESTIGACIÓN. Ayer en horas de la mañana llegaron algunos familiares de los fallecidos, uno de ellos acusó a la expareja y padre del niño, al transportista William Javier Díaz Callaca, de quien -aseguran- en reiteradas oportunidades amenazó a la joven madre para que esta decidiera abortar al bebé que llevaba en su vientre. Dijeron que tenía aproximadamente 6 meses de embarazo y sería su segundo hijo.

Las víctimas llegaron desde Inkawasi hace varios meses en busca de un mejor futuro que les fue arrancado en cuestión de segundos y ahora esperan justicia.

“Ella era comerciante y alquilaba un cuarto en Ferreñafe. Trabajaba en un local de venta de comida. No nos explicamos cómo es que llegó a esa zona si jamás caminaba por allí. Algunas de sus amigas nos han dicho que ella les contó que era amenazada por su expareja para que aborte, pero siempre se negó. Pedimos que investiguen al hombre y que estas muertes no queden impunes. Exigimos justicia para nuestros seres queridos, a quienes han matado a sangre fría”, sostuvo entre lágrimas uno de los tíos de los occisos.

Indicaron que los restos serán trasladados a su tierra natal en el caserío Tasajera, en donde les darán cristiana sepultura.

INTERVENCIÓN. Se tuvo conocimiento que los efectivos del orden de la comisaría de la localidad realizaron un gigantesco operativo para intervenir al principal sospechoso de las muertes.

La mira estaba en el exconviviente de la mujer y padre del menor, pues no se hizo presente ni en el lugar de los hechos ni en la morgue.

Hasta el cierre de la edición los resultados fueron positivos, pues lograron dar con el paradero del acusado, quien ante las evidencias no tuvo más que confesar los crímenes.

En la combi de su hermano los investigadores encontraron rastros de sangre que serían de Juliana Reyes Vides y de su pequeño hijo.

Díaz Callaca durante la detención permanecía callado en un inicio, pero luego narró a la Policía cómo acabó con la vida de su expareja y, a la vez, madre de su niño de 6 años.

Lo más leído