Padre de mujer asesinada en el Callao revela que asesino de su hija la manipulaba

Rafael Arizaga contó que su hija no quiso denunciar a su agresor y hoy asesino porque no quería tener problemas "por sus hijos más que todo"

10 de Enero del 2019 - 13:37 » Textos: Redacción Multimedia

El padre de Ingrid Arizaga Baldín, la mujer víctima de feminicidio que fue asesinada por su expareja en un mercado del Callao, contó que su hija nunca denunció a Sandro Gino Villegas Arévalo, su hoy asesino, pues esta no quiso "tener problemas, por sus hijos más que todo"

Rafael Arizaga, padre de la fallecida, contó que su hija, "a pesar de que nosotros se lo aconsejamos", optó por no acusar a Villegas Arévalo ante las autoridades. Además, dijo que el padre de sus nietos, tenía actitudes violentas cuando bebía alcohol. 

"A veces tenían discusiones [sin que él] tome por hechos, pues, tontos, por decir. Pero cuando estaba mareado venía con actitudes violentas, a ponerle la mano a mi hija, inclusive a sus hijos, ponerlos en problemas con su familia. Y eso ha sido constantemente", dijo. 

Arizaga contó que en algunas oportunidades "acudía a llamarle la atención" a la expareja de su hija y que "inclusive había forcejeo y cosas así cuando estaba borracho". 

Varias separaciones 

Por otro lado, el padre de la víctima indicó que su hija y Villegas Arévalo se habían separado ya antes en los 20 años de vida en pareja que tuvieron, y que estas separaciones se prolongaban durante un mes y medio o dos. 

"Cuando estuvo en varias ocasiones separada, así como ahora último que ha estado un mes y medio, casi dos meses, ella venía para acá y estaba con sus hijos", contó Arizaga. 

El progenitor de la víctima señaló que luego de que su hija se separaba de Villegas Arévalo, este la buscaba y "le prometía que ya no iban a pasar" os episodios de violencia. 

"Prácticamente la convencía y ella cedía más que todo por sus hijos", dijo el padre.

El señor Arizaga remarcó que entre su hija y su expareja habían problemas económicos pues Villegas Arévalo, pese a trabajar como seguridad en el Ministerio de la Mujer, "siempre decía que nunca le depositaban". 

"Y como mi hija trabajaba en el mercado Santa Rosa, prácticamente disponía de ella". 

Lo más leído