Pasaje en buses del corredor de Línea Amarilla costará S/2.50

Vehículos con franja gris y amarillo irán desde el Trébol Javier Prado hasta la avenida Canta Callao
Pasaje en buses del corredor de Línea Amarilla costará S/2.50

Pasaje en buses del corredor de Línea Amarilla costará S/2.50

17 de Junio del 2018 - 10:32 » Textos: Redacción Correo » Fotos: Yodashira Pérez

Por la recién inaugurada obra vial Línea Amarilla, que unirá Santiago de Surco y el Callao en 20 minutos, circularán las unidades de la empresa de transporte público que ganó la concesión del corredor Panamericana Norte.

Los buses, con franjas de colores gris y amarillo, brindarán servicio desde el trébol de Javier Prado hasta la avenida Canta Callao, en el límite entre Los Olivos y San Martín de Porres. El pasaje costará S/2.50.

Los buses recorrerán la Vía de Evitamiento, entrarán en el túnel de la Línea Amarilla y, a la altura del puente Bella Unión, en la avenida Universitaria, doblarán hacia la avenida Canta Callao.

“Los pasajeros tendrán una salida más rápida de la capital hacia el Callao”, señaló a Correo Laurent Cavrois, gerente general de Lamsac, empresa del grupo Vinci Highways.

Al detalle

El representante de Lamsac recordó que la obra Línea Amarilla se divide en tres secciones; la última aún falta terminarse, pero será entregada próximamente.

“Hay una primera parte que se abrió en julio del 2017: el puente Bella Unión, que va desde El Agustino al Callao; luego están el túnel y los diez viaductos. La última sección, que se va a acabar entre agosto y setiembre, es un pequeño viaducto que permite integrar el túnel de Línea Amarilla con la vía de Evitamiento”, precisó a este diario.

Penalidad

La obra vial Línea Amarilla, según Lamsac, se culminó y se entregó totalmente entre febrero y marzo. Luego siguió, con la Municipalidad de Lima, un proceso de recepción y de levantamiento de observaciones.

Según el contrato, el plazo para entregar la obra era hasta diciembre del 2017, por lo que la comuna evaluaba pedir el pago de una penalidad a la concesionaria. Sin embargo, Cavrois señaló que este tema “aún está en conversación”.

“Contractualmente teníamos un plazo y este venció al final del año pasado. Desde ese momento, el contrato prevé penalidades y estamos en conversación con la comuna para explicar si efectivamente fue nuestra culpa o no. Lo importante es que ya abrimos”, aseguró.

Lo más leído