Los jóvenes del centro juvenil Miguel Grau están en alto riesgo

El establecimiento de rehabilitación cuenta con 137 internos. De estos, el 51.8% cumple prisión por robo agravado
Los jóvenes del centro juvenil Miguel Grau están en alto riesgo

Los jóvenes del centro juvenil Miguel Grau están en alto riesgo

17 de Febrero del 2018 - 10:15 » Textos: Raquel Carmen » Fotos: Correo

Hacinados, entre paredes a punto de desplomarse y con un cerco eléctrico inoperativo se encuentran los 137 jóvenes que purgan condena en el centro juvenil de la región Piura, Miguel Grau.

Correo junto al representante de la Defensoría del Pueblo, César Orrego, y la directora del establecimiento, Julissa Bustamante Marcelo, recorrió las instalaciones de dicho centro de rehabilitación y conoció de cerca las carencias y la realidad en la que estos jóvenes buscan reinsertarse a la sociedad.

PELIGRO LATENTE

El pasado 19 de junio del 2017, cuatro internos de este centro juvenil escaparon trepando por las paredes.

No obstante, desde dicho suceso a la fecha, los encargados del establecimiento no han solicitado el presupuesto para que se arregle el cerco eléctrico el cual está inoperativo, lo que facilitaría una próxima fuga.

Asimismo, Bustamante Marcelo informó que existe un hacinamiento en este centro de rehabilitación debido a un exceso de 57 personas, así como la carencia de educadores para los internos.

“El local fue construido para albergar a 80 menores infractores, pero a la fecha contamos con 137, de los cuales 38 son mayores de edad y permanecerán aquí hasta que cumplan su condena. Algo que también nos dificulta es la falta de educadores, deberíamos tener un educador por seis internos, pero solo cuento con diecinueve para todos los procesados que albergamos”, cuestionó la funcionaria.

PAREDES POR COLAPSAR

Durante el recorrido, Defensoría del Pueblo pudo constatar que algunas paredes del cerco perimétrico están inclinándose y en cualquier momento podrían colapsar ocasionando una desgracia.

“Las paredes tienen muchas fisuras, lo que ha hecho que se inclinen a la calle, lo que supone una afectación a la seguridad del propio establecimiento”, dijo César Orrego.

CONVIVENCIA

Tal como lo explicó la directora Julissa Bustamante, el centro Miguel Grau depende del presupuesto de la Gerencia del Poder Judicial. No obstante, Bustamente refirió que desde hace cuatro años el Poder Judicial no les entrega los uniformes para los internos y hace dos años no les ha proporcionado camas ni colchones.

Este centro de rehabilitación está dividido en cuatro programas y un programa de intervención que es la celda de castigo.

Hasta ayer, en las tres celdas que existen en el programa de intervención intensiva se encontraban 11 internos, los mismos que, a opinión de Bustamante, son reprendidos por los constantes enfrentamientos entre ellos.

De acuerdo a la información de las autoridades, se ha observado que en el establecimiento existen dos bandas encabezadas por tumbesinos y piuranos, cuyos integrantes son los que intentan ocasionar desmanes en el centro de rehabilitación.

El local alberga a 71 internos que cumplen condena por robo agravado. Esto equivale a un 51.8% de la población, 22 de ellos por violación, 12 por homicidio. De todos los internos 116 están sentenciados y 21 esperan condena.