Guillermo Castrillón niega acoso sexual contra Eva Bracamonte

Director de teatro dio su descargo por medio de un correo electrónico
Guillermo Castrillón niega acoso sexual contra Eva Bracamonte

Guillermo Castrillón niega acoso sexual contra Eva Bracamonte

09 de Noviembre del 2017 - 17:20 » Textos: Redacción Multimedia

Luego de que Eva Bracamonte denunció que el director de teatro Guillermo Castrillón la acosara sexualmente durante los ensayos de un montaje en el que ambos estaban trabajando, el también actor hizo su descargo por medio de un correo a El Comercio.

En dicha comunicación, Guillermo Castrillón negó haberla acosado y aseguró que los acercamientos íntimos fueron "consentidos" y "consensuados".

"Con este escrito no pretendo ni justificar ni defenderme, pero sí contar mi versión de esta penosa historia. Cuando convoqué a Eva Bracamonte a trabajar lo hice por la peor razón que podría tener un director para trabajar con alguien: Me llamaba la atención su fuerza mediática y supuse que ésta podría servirnos para publicitar la performance que fuéramos a presentar. Me equivoqué desde el inicio y este error me ha salpicado ahora en la cara. Por respeto a ella no voy a detallar los entretelones de ese proceso de creación. Solo diré que no me gustaba su trabajo y así se lo hice saber en diferentes ocasiones y esto forzó a que yo buscara una verdad, como hago en todos mis procesos, que se resistía a aparecer”, señala en las primeras líneas Guillermo Castrillón.

“Los profesionales con los que he trabajado saben cómo, en distintas circunstancias, puede llevar al límite mis pretensiones de encontrar la verdad que mueve a cada actor más allá de un figuretismo y de necesidades narcisistas de exposición, y en esto lo sexual no es siempre ajeno, sin embargo, y ésta es la gran diferencia entre un acercamiento consentido y un abuso, las veces que lo íntimo apareció, fueron absolutamente consensuadas, por eso tengo mi conciencia suficientemente tranquila y no me siento el abusador que esta mujer refiere”, explica.

“De lo que si me hago responsable es de haber convocado a una persona que carecía del suficiente profesionalismo como para, en caso de sentirse vulnerada, haber dicho: basta, hasta aquí llego yo. No sería la primera ni probablemente la última. Ella misma reconoce haber sido advertida de mi forma de trabajo. Lamento también no haberme dado cuenta de su fragilidad emocional y que los ensayos hayan supuesto el daños que dice. Por mi parte llevo tratándome en análisis por varios años y reconozco que me faltan otros tantos para sanar mis propias heridas. Pero valga esto como advertencia: quien trabaja conmigo ha de saber que yo hurgo e investigo en aspectos muy íntimos y que sin el anhelo de verdad, estoy convencido, que lo que se muestra al público es pobre, falso e infértil”, escribió en el mensaje por vía electrónica.