¨Dine for Change¨ Una cena que ayuda a cambiar vidas

Hasta el momento se han logrado 5.600 cirugías gratuitas de niños con paladar hendido y labio leporino
¨Dine for Change¨ Una cena que ayuda a cambiar vidas

¨Dine for Change¨ Una cena que ayuda a cambiar vidas

02 de Diciembre del 2018 - 13:37 » Textos: Jimena Agois - @agoisfoto

El pasado miércoles, tuvo lugar la cena organizada por Diners Club Perú, ¨Dine for Change supporting Operación Sonrisa¨. Este evento tuvo lugar en el restaurante Maido, galardonado recientemente con el premio al Mejor Restaurante de Latinoamérica, donde el chef Mitsuharu ¨Micha¨ Tsumura y su equipo, junto a Harry Sasson (Harry Sasson Restaurante, Colombia), Mariano Ramón (Gran Dabbang, Argentina) y Germán Martitegui (Tegui, Argentina), amigos y excelentes cocineros, ofrecieron una cena íntima para los Socios de Diners Club, quienes pudieron disfrutar de un Menú único, trabajado especialmente para el evento entre los tres reconocidos cocineros. 

La idea de este importante acontecimiento, fue brindar una oportunidad muy especial donde los Socios Diners Club disfrutaron de una experiencia gastronómica única en nuestro país. Y a su vez, apoyar a Operación Sonrisa, cambiando la vida de niños con paladar hendido y labio leporino. Todo lo recaudado en el evento va para la fundación. Dinero que sirve para costear los U$750 de la operación y poder ayudar a miles de personas. Pío Rosell, Gerente General de Diners Club Perú comentó emocionado que ¨Para Diners Club Perú ha sido emocionante poder participar de esta iniciativa que suele realizarse a nivel Mundial, y que busca apoyar a la comunidad, en este caso, a una iniciativa tan bonita como es Operación Sonrisa. Sin duda, la mejor inversión, si quieres cambiar la vida de un niño para siempre¨.

Por otro lado, Claudia Tudela, Directora de Operación Sonrisa, agradeció a Diners Club y a los chefs por su comprometido apoyo para ayudar a los niños de su organización. Hasta el momento, se han logrado 5600 cirugías gratuitas, ayudando de esta manera a cientos de niños que nacen con la incertidumbre de si una deformidad facial les permitirá tener una ¨vida normal¨. Una deformidad que se convertirá en una discapacidad que lo acompañará toda la vida si no se opera tempranamente.

El Menú. La cena constó de ocho pasos, incluidos snacks y postres. Comenzó con un crujiente de mashua con pato en texturas; otro hecho con morilla, molleja y manzana; y un tercer snack de palmitochorriado con cangrejo. El primer plato fue un tartar de toro, emulsión de erizo, tofu de palta, ponzu y crujiente de arroz. Harry Sasson deleitó a los comensales con una Arepa de huevo y morcilla. Ají de suero y charapita. Y por su parte Germán Martitegui presentó un pato mandioca, con plátano asado y miel de caña. Siguió un sudado de mero ahumado con chontaduro, conocido en nuestro país como pijuayo y coco. 

Continuó un rocoto relleno de bife con shoyu, sake y mirin, servido sobre una crema de papas nativas con queso. Para cerrar con broche de oro los salados, un cabrito en hojas de parra y fermento de hierbas. El postre fue un Theobroma bicolor, elaborado de helado de semillas de macambo ahumadas con shoyu, crujientes de nibs, garrapiñado de macambo, camu camu, aguaymanto y mucilago. 

Todo el menú fue maridado con los maravillosos vinos de la bogeda Zuccardi de Argentina. Sin duda una experiencia que combina a la perfección lo mejor de la gastronomía latinoamericana y una muy buena forma de ayudar. Eventos que se repetirán en los próximos meses. Los mantendremos informados. 

Lo más leído