Poderosas y sabrosas

22 de Octubre del 2014 - 23:18 » Textos: Javier Bedía

Poderosas y sabrosas

Al mediodía o a la hora del lonche, una empanada siempre cae bien al paladar. ¿La imagina rellena de manjares criollos, embutidos o salchicha huachana? En Empanadas Paulistas la regla es experimentar con los sabores. Cuando los comensales, animados por la curiosidad, prueban una empanada que no creían posible, terminan regresando para saborearlas todas.

"Queríamos salir de lo común, lo usual es que en las tiendas y panaderías uno compre empanadas de carne, pollo o queso. Por eso nosotros probamos con otros rellenos. Nuestra primera creación que gustó fue la paulista, rellena de carnes y embutidos a la parrilla", cuenta Jaime Zagal, propietario del negocio que comenzó con un pequeño local en San Isidro y ahora tiene siete establecimientos en todo Lima.

Puede probar una criolla con seco de carne, una norteña con salchicha huachana, una andina de choclo con queso o con la tradicional "sangrecita", por mencionar algunos de los sabores nacionales. La carta continúa con la mexicana, rellena con frijoles negros, tocino ahumado, pollo deshilachado y huevo duro; la pizza hawaiana, espinaca con tocino y alcachofa con champiñones, son algunas de las internacionales. Para los vegetarianos hay una empanada de verduras.

Sabor redondo. Aquí la mayoría de clientes se ha olvidado de echarles limón, las sazonan con ajíes y cremas especiales de la casa. Para cada empanada hay una salsa especial. La más solicitada es la crema paulista, una especie de chimichurri con un toque dulce.

Pensando en innovar desde la presentación, aquí las empanadas no tienen forma de media luna, son redondas y abultadas. El relleno es sagrado en este local. "No tienen nada de aire, es puro relleno, dos empanadas, tranquilamente, pueden servir como almuerzo", añade el padre de estas empanadas. Acompañadas de chicha o un café, estas peculiares empanadas lo invitarán a probar todos los sabores en todos sus locales. No se arrepentirá.

Poderosas y sabrosas

Al mediodía o a la hora del lonche, una empanada siempre cae bien al paladar. ¿La imagina rellena de manjares criollos, embutidos o salchicha huachana? En Empanadas Paulistas la regla es experimentar con los sabores. Cuando los comensales, animados por la curiosidad, prueban una empanada que no creían posible, terminan regresando para saborearlas todas.

"Queríamos salir de lo común, lo usual es que en las tiendas y panaderías uno compre empanadas de carne, pollo o queso. Por eso nosotros probamos con otros rellenos. Nuestra primera creación que gustó fue la paulista, rellena de carnes y embutidos a la parrilla", cuenta Jaime Zagal, propietario del negocio que comenzó con un pequeño local en San Isidro y ahora tiene siete establecimientos en todo Lima.

Puede probar una criolla con seco de carne, una norteña con salchicha huachana, una andina de choclo con queso o con la tradicional "sangrecita", por mencionar algunos de los sabores nacionales. La carta continúa con la mexicana, rellena con frijoles negros, tocino ahumado, pollo deshilachado y huevo duro; la pizza hawaiana, espinaca con tocino y alcachofa con champiñones, son algunas de las internacionales. Para los vegetarianos hay una empanada de verduras.

Sabor redondo. Aquí la mayoría de clientes se ha olvidado de echarles limón, las sazonan con ajíes y cremas especiales de la casa. Para cada empanada hay una salsa especial. La más solicitada es la crema paulista, una especie de chimichurri con un toque dulce.

Pensando en innovar desde la presentación, aquí las empanadas no tienen forma de media luna, son redondas y abultadas. El relleno es sagrado en este local. "No tienen nada de aire, es puro relleno, dos empanadas, tranquilamente, pueden servir como almuerzo", añade el padre de estas empanadas. Acompañadas de chicha o un café, estas peculiares empanadas lo invitarán a probar todos los sabores en todos sus locales. No se arrepentirá.