Reflexión y buen sabor

22 de Octubre del 2014 - 21:22 » Textos: Silvia Quispe Ramírez

El Perú está lleno de tradiciones que se resisten a caer en el olvido. Por ejemplo, hoy empiezan las celebraciones por Semana Santa y muchos ya están lejos de la ciudad disfrutando de alguna paradisiaca playa. Pero hay otros que se quedarán en casa y cumplirán los ritos que caracterizan esta celebración como recorrer las siete iglesias, asistir a misa o hacer vigilia.

Hábitos de antaño. Una costumbre en esta fecha es la de no comer carne el Viernes Santo. Blanca Chavez, chef principal de "El Rocoto", recuerda que cuando era niña y vivía en Arequipa, su familia se reunía y su abuela preparaba el tradicional Chupe de viernes. Y el domingo, día en que se celebraba la resurrección de Jesús, cocinaba el clásico Caldo de Pascua.

"Antes, la Semana Santa estaba muy arraigada entre las familias peruanas y se cumplía realmente con el ayuno. La gente no comía, rezaba mucho, nadie se peleaba, los niños no salían a jugar porque no se podía hacer bulla, todo era silencio, no había música, los padres no podían levantarle la voz a sus hijos ni mucho menos pegarles. Eran días de recogimiento, reflexión y para pedir perdón", recuerda Blanca.

Caldo de Pascua. Como la gente se abstenía de consumir carne, la comida en esos días era a base de verduras, algas como el cochayuyo, machas -que ahora ya han desaparecido- mazamorras y pescado.

Luego de los días de ayuno, llegaba el domingo de resurrección, momento ideal para celebrar y comer todo lo que no se había podido consumir los días anteriores. Precisamente así nació el Caldo de Pascua.

"Lleva siete carnes: pollo, res, chancho, cordero, gallina, lengua de cordero, chalona y ubre. Se preparaba en la casa de alguien que tenía chacra porque se hacía hervir la carne en siete ollas, una al lado de otra. Luego, todo se juntaba en una olla grande", cuenta Blanca.

La cocción era con leña y sillar (piedra volcánica de color blanco). El caldo también lleva verdura, yuca, papa, chuño, orégano y hierba buena. Se come con llatan, una crema -tipo ají- que se prepara con ajo, cebolla, ají mirasol soasado, rocoto verde y huacatay.

Rescatando la tradición. Otros platos que también forman parte de esta celebración son: el picante de calabaza y el sudado de pescado tipo Arequipa. Blanca Chávez recuerda estas fechas con mucha nostalgia y deseosa de mantener las tradiciones de su tierra. Esta Semana Santa ofrecerá en los dos locales de El Rocoto (Surco y Miraflores) un buffet con platos típicos de esta celebración.

"Tratamos de mantener las tradiciones porque es lindo recordar nuestras costumbres. Por ello, tenemos un buffet a base de pescado. El viernes ofreceremos el clásico chupe de viernes y el picante de calabaza. El domingo prepararemos el tradicional caldo de Pascua", comenta la chef. Además, señala que, para aquellos que no siguen esta tradición, el buffet también servirá platos con carne como el clásico seco de res.

Aproveche estos días para reunirse en familia y recordar nuestras tradiciones.

Lo más leído