Fotógrafa que captó imagen de niño ahogado: «Se me heló la sangre, no había nada que hacer por él" (VIDEO)

Una de las fotos que ha sido distribuida por la agencia Dogan, donde trabaja la fotógrafa, ha desatado críticas respecto a la ética de la difusión o no de la misma; pero sobretodo ha servido para tomar conciencia sobre la crisis que viven los refugiados al tratar de escapar de Siria.

03 de Septiembre del 2015 - 16:30 » Textos: Redacción Multimedia

Nilüfer Demir, la fotógrafa turca -autora de las lamentables imágenes del niño ahogado en una playa de Bodrum (mar Egeo) que vienen dando la vuelta al mundo- dijo que cuando vio a Aylan Kurdi "se me heló la sangre" y no había nada que hacer por el pequeño.

Como se sabe, una de las fotos que ha sido distribuida por la agencia Dogan, donde trabaja la fotógrafa, ha desatado críticas respecto a la ética de la difusión o no de la misma; pero sobretodo ha servido para tomar conciencia sobre la crisis que viven los refugiados al tratar de escapar de Siria.

A su pesar, Nilüfer Demir se ha convertido en una pequeña celebridad y las diferentes cadenas la buscan para entrevistarla, pero de momento el acceso a ella está siendo limitada por la agencia de noticias Dogan, aunque sí ofreció una entrevista. Mira el video aquí:

"Cuando vi a Aylan Kurdi se me heló la sangre. Para entonces ya no había nada que hacer. Allí había un cadáver con la camiseta roja levantada y pantalón azul marino. No había nada que yo pudiese hacer por él. Podía darme cuenta por la ausencia de gritos. Lo único que podía hacer era apretar el botón del obturador, e hice la foto en ese momento", dijo la fotógrafa entrevista a la página web de la empresa en la que trabaja.

Canadá: Tía de niño ahogado al huir de Siria responsabiliza a su país y al mundo entero

En cumplimiento de su labor, la mujer tomó fotos del hallazgo de los cuerpos de 12 refugiados sirios, ahogados al intentar llegar a la isla griega de Kos, entre ellos siete niños. 

Contó que Aylan Kurdi, de dos años de edad no era el más pequeño, pues Abdullah y Zeinab Jafer tenían año y medio. 

El  hermano mayor de Aylan, Galip, acababa de cumplir tres. Los otros tres menores fallecidos tenían 7 y 11 años.

"A unos cien metros yacía su hermano Galip. Él también tenía la camisa levantada. Pero para Galip y a Tahara, no había ninguna razón, ni chaleco salvavidas, ni guardias, por la que tuviesen que seguir en el agua. Eso reveló el dramatismo del momento. Pero lo único que podía hacer era hacer la foto", precisó.

«Antes de apretar el botón, sentí un gran dolor y tristeza. Después, que teníamos que mostrar su drama. Mi trabajo es sacar buenas fotos y hacerlo lo mejor que pueda». 

Según la mujer, la indignación internacional causada por su fotografía ha sacudido las conciencias de todo el planeta, por lo que considera "hemos tenido éxito".

Finalmente, subrayó que ha estado trabajando con la agencia de noticias Dogan desde 2003, y en ese tiempo he fotografiado numerosos incidentes con inmigrantes. "He sido testigo de su drama, incluso hasta la muerte. He fotografiado los cadáveres que llegan a la playa, donde los encontramos. Están viviendo esto desde hace mucho tiempo. Espero que algo cambie después de lo de hoy", anotó.

Lo más leído