Terremoto en Perú: COEN confirma que hay 1 muerto en Cajamarca

El legado de Chávez

El embajador Gabriel García Pike analiza la situación en Venezuela y en el mapa político latinoamericano tras la muerte de Hugo Chávez
El legado de Chávez

El legado de Chávez

22 de Octubre del 2014 - 21:33 » Textos: Embajador Gabriel García Pike

Venezuela enfrenta un turbio y difícil camino tras el fallecimiento de Hugo Chávez después de una larga enfermedad. No sabemos a ciencia cierta cuándo realmente se produjo su deceso y hoy discurren muchos rumores y afirmaciones al respecto. Lo cierto es que el Gobierno de Venezuela se encontraba ocultando una realidad, hasta que finalmente no pudo más .

Si las autoridades chavistas respetaran la constitución de su país, entonces el Presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, debería asumir la presidencia y convocar a nuevas elecciones en un plazo de treinta días. Sin embargo, es previsible que esto no vaya a suceder porque Venezuela es un país que no ha respetado su Constitución. Hoy, los chavistas argumentan que como su fallecido presidente nombró a Nicolás Maduro como su sucesor, este debe asumir ahora la presidencia. También es seguro que si se convoca a nuevas elecciones, Maduro sería el candidato oficialista.

Anoche, las Fuerzas Armadas de Venezuela, a través de su máximo exponente, declararon que eran chavistas y apoyaban la continuidad del chavismo. Sin embargo, también hay que recordar que Cuba tiene como candidato a Maduro, por ello es previsible que tendrá a todo el servicio de inteligencia cubano que opera en Venezuela a su plena disposición y controlará a los militares y a la oposición.

Bajo este panorama, encontramos que la situación política se tornará en algo inestable sobre todo por que Venezuela es una nación casi en quiebra pero que se mantiene en pie por el petróleo. El país que fue gobernado por Chávez tienen una inflación que bordea el 30%, una devaluación monetaria del 29%, además, de la corrupción oficial generalizada. En estas condiciones, ¿Nicolás Maduro estará dispuesto a dejar el poder?. Lo cierto es que podríamos dudar de ello.

La oposición, ya sea con Capriles a la cabeza o con cualquier otro político, tendrá que hilar muy fino a fin de mantener la paz social en Venezuela lo que será algo muy difícil de lograr pues la desesperación de todos los chavistas -ante la posibilidad de perder el poder- va por la rendición de cuentas que tendrán que hacer tras estos quince años de despilfarro, eso los debe de tener aterrados. Todo esto nos hace suponer que (los chavistas) usarán la fuerza para perdurarse en el gobierno. Por ahora, el chavismo está ocupado con el "carnaval" del sepelio y los siete días de duelo nacional en el cual apelarán a la exacerbación del híper nacionalismo, al socialismo del Siglo XXI, a la Patria Grande y todas las sandeces con las que han mantenido en las tinieblas a ese pueblo hermano.

Entonces ¿qué le ha dejado Chávez a su pueblo?: Pobreza, desorden, y abuso. No construyó nada, más bien deshizo, destruyo la poca industria nacional convirtiendo al país en dependiente económicamente. No desarrolló ninguna industria y la del petróleo la descuidó de tal manera que bajó su nivel de producción a niveles de alto peligro. Dilapidó sus ingresos regalando el dinero para "ayuda" a otros países y acostumbró a su pueblo al asistencialismo -el populismo del expresidente argentino Perón se quedó pequeño- y no le enseño a producir con sus propias manos. Ese es el legado de Chávez a Venezuela.

En el campo internacional, Chávez se dedico a ayudar a Cuba con ochenta mil barriles de petróleo diarios con los cuales la Isla ha podido sobrevivir a tiempos difíciles. A sostener a Evo Morales en Bolivia al igual que a Cristina Kirchner, a quién descaradamente le enviaba maletas con cientos de miles de dólares. También al régimen sandinista de Nicaragua. Estos países que ahora se verán en la necesidad de reperfilar sus políticas al no contar con el apoyo venezolano si es que el chavismo perdiera el poder. Esto va a implicar jugar nuevamente las barajas en la región.

Pero la muerte de Hugo Chávez no afectará a los países miembros de la Alianza del Pacífico como Chile, Perú, Colombia y México, quienes al tener políticas sustancialmente diferentes a la chavistas no se encuentran bajo su esfera de influencia y se encuentran caminando muy bien. Aquí no consideramos a Brasil que, aunque veía con buenos ojos al chavismo, no era particularmente susceptible a sus influencias salvo que algunas acciones del mismo lo favorecieran.

Es al nivel multinacional donde también se sentirá su ausencia como el caso de UNASUR de la que Chávez era su principal motor y de la que se servía para sus propósitos. El MERCOSUR, otra de las organizaciones donde también era miembro Venezuela, ya se encuentra en serios problemas con sus dos principales socios como Brasil y Argentina como para que la ausencia de Chávez pueda ser significativa.

Pero los que más van a sufrir son Cuba, Nicaragua y Bolivia. En el caso de los dos primeros, si situación es ampliamente conocida pero es en Bolivia donde la muerte de Chávez sí va a tener repercusión muy fuerte pues este país viene recibiendo asistencia militar y financiera. Con la muerte de Chávez es muy probable que Bolivia deje de presionar a Chile con lo de la salida al mar pues ya no contaría con el respaldo y apoyo militar venezolano. Ese es el legado de Chávez. Lima, 6 de marzo del 2013.

Lo más leído