Malasia rechaza las críticas "injustas" por rechazar barcos con inmigrantes

Unas 6.000 personas se encuentran en botes a la deriva en el golfo de Bengala a la espera de poder desembarcar en Tailandia, Malasia o Indonesia.
Malasia rechaza las críticas "injustas" por rechazar barcos con inmigrantes

Malasia rechaza las críticas "injustas" por rechazar barcos con inmigrantes

18 de Mayo del 2015 - 07:53 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: AFP

El presidente del Consejo de Seguridad Nacional de Malasia, Shahidan Kassim, tachó hoy de "injustas" las críticas a su país por rechazar a los barcos con inmigrantes a los que aseguró que se les ha ofrecido ayuda humanitaria.

Unas 6.000 personas se encuentran en botes a la deriva en el golfo de Bengala a la espera de poder desembarcar en Tailandia, Malasia o Indonesia, según la ONU, que ha criticado a estos tres países por su política de empujar estas embarcaciones a mar abierto.

ONU recuerda a países Sudeste Asiático que tienen que rescatar a migrantes

En la última semana han logrado llegar a tierra unos 2.500 refugiados, muchos de ellos rohingya, una minoría musulmana perseguida en Birmania, donde no se les reconoce la ciudadanía.

Shahidan aseguró que se ha dado agua, comida y combustible a estos barcos para que continúen su viaje, y que Malasia ha descartado una política de puertas abiertas para evitar una oleada de inmigrantes en el país.

También indicó que unos 45.000 rohingya con tarjetas del Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU (Acnur) ya se encuentran en Malasia, donde viven unos 152.000 inmigrantes indocumentados.

Malasia obliga a dar media vuelta a dos barcos con 600 migrantes a bordo

"Es injusto que la prensa internacional diga que Malasia no acoge a inmigrantes. Se supone que Acnur debe hacer las gestiones para enviar a estos inmigrantes a terceros países, pero esto hace años que se demora", dijo Shahidan, según el diario The Star.

El responsable de seguridad añadió que los rohingya no intentan alcanzar Malasia como lugar de paso sino como destino final de su viaje.

Malasia prevé iniciar una ronda de contactos con Tailandia e Indonesia para presionar a Birmania, país de procedencia de gran parte de los refugiados y de los barcos que operan las redes de tráfico, pero que de momento se ha desentendido de la crisis.

El gobierno birmano achaca el problema al tráfico de personas en Tailandia y se niega a aceptar a los rohingyas, incluido el uso del término, ya que los considera inmigrantes ilegales de Bangladesh.

Desayunos de Correo

Lo más leído