Muere el ave más solitaria del mundo junto a su "amada" de concreto

Nigel, alcatraz que habitaba en las Islas de Mana, falleció en completa soledad tras negarse a socializar con otras aves de su misma especie
Muere el ave más solitaria del mundo junto a su "amada" de concreto

Muere el ave más solitaria del mundo junto a su "amada" de concreto

09 de Febrero del 2018 - 11:03 » Textos: Redacción multimedia » Fotos: Facebook

El hecho sucedió en la reserva de científica de la Isla de Mana en Nueva Zelanda

Un ave, bautizada como Nigel por los biólogos de la zona, murió al lado de su "amada", un alcatraz de concreto creada para atraer a más aves de esta especie desde hace más de 40 años. 

Según los encargados de la reserva, Nigel habría llegado hace 2 años a la isla, atraído por las 80 aves de concreto que se colocaron en el lugar, pero para este alcatraz, solo había una de ellas que despertaba su interés.

Con el pasar del tiempo, el ave habría construido un nido a base de algas marinas y tierra que habría construido para él y para su pareja inerte. 

Chris Bell, guardabosques del Departamento de Conservación, explica que a pesar que tres aves, además de Nigel, empezaron a vivir en la isla, este nunca quiso socializar con ellos y que solo se mantenía al lado de su pareja. 

Este alcatraz se volvió emblemático para la isla e incluso un grupo de voluntarios, llamado Friends of Mana Island, compusieron un poema en honor a Nigel