El Perú parece estar de cabeza cuando vemos que los críticos y los que hoy dan recetas de cómo manejar este país, son los que se pasaron año y medio defendiendo al gobierno del inepto y corruto Pedro Castillo, quien sin duda es el peor presidente que hemos tenido a lo largo de nuestra historia y el que formó los gabinetes ministeriales más patéticos que hayamos visto, como aquel que tuvo como “estrellas” a Guido Bellido, Héctor Béjar e Iber Maraví.

Esta gente que hoy se muestra “indignada” por las lamentables muertes en Juliaca, es la que respaldó un gobierno vinculado a los genocidas de Sendero Luminoso, empezando por el propio Castillo, quien incluso ha tenido, ya en su condición de presidiario, a un abogado que estuvo en la cárcel por terrorista. Allí están, por ejemplo, los prefectos y subprefectos del Movadef, los profesores agrupados en el Fenate y otras joyas de pasado y presente “explosivo”.

Dicen sentir un profundo pesar por los fallecidos, pero son los primeros en azuzar a través de sus redes sociales para que la gente vaya a enfrentarse en las calles a las fuerzas del orden. Aseguran que hablan “en nombre” del pueblo, por lo que sería bueno saber si se atreverían a visitar en este momento las regiones a las que representan, para que vean cómo son tratados. ¿Creen que serían recibidos con caramelos y flores?

Estos personajes juran que condenan lo sucedido el fin de semana en Brasilia, en que turbas de opositoras al presidente izquierdista Lula Da Silva irrumpieron en las sedes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Sin embargo, acá dicen que quemar propiedad pública y privada, así como bloquear carreteras, asaltar aeropuertos para impedir operaciones aéreas y atacar a efectivos de la Policía Nacional es ejercer el “derecho a la protesta”.

Esta es la gente que en las próximas elecciones saldrá a pedir el voto de los peruanos, y será capaz de subirse al carro de cualquier impresentable como Castillo u aventurero como Ollanta Humala, con tal de tener algo de poder. Se están burlando del país y de la necesidad de la gente al decirle que con la salida de Dina Boluarte y una asamblea constituyente, se acaban los problemas. Recordemos bien quiénes son.

Sería bueno saber si se atreverían a visitar en este momento las regiones a las que representan