Opinión

La moneda argentina está en peso pluma

El peso, su moneda desde 1992, cayó estrepitosamente casi en 50% frente al poderoso dólar

01 de Septiembre del 2018 - 07:28 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Fue miércoles negro el último para Argentina. El peso, su moneda desde 1992, cayó estrepitosamente casi en 50% frente al poderoso dólar. La razón: el Banco Central de este país tuvo que elevar su tasa de interés al 60%, casi 15 puntos de lo habitual. Pero, ¿por qué sucede toda esta crisis financiera? El gobierno de Mauricio Macri actúa valientemente buscando corregir la debacle económica que le dejó la era del kirchnerismo -entre Néstor Kirchner y su esposa Cristina Fernández, fueron 12 años (2003-2015) en que el país vivió en una burbuja económica- y tarde o temprano tenía que llevarse adelante una medida económica con pantalones. En el Perú también se hizo en 1990, aunque las causas económicas eran otras, igual se debió al malísimo manejo político-económico del país. La idea del gobierno argentino es impedir racionalmente que el peso no se vaya al abismo. Macri mira hacia la comunidad internacional y ha solicitado al Fondo Monetario Internacional (FMI), que pudiera desembolsar el préstamo de 50,000 millones de dólares a que se había comprometido en el inicio del 2018.

El FMI ya ha salido al rescate de Buenos Aires en el pasado mes de junio. Ahora más que nunca se requiere de esos capitales porque la economía argentina está en el aire, sin movimiento y sin dólares, nada se va a mover por arte de magia para buscar un relanzamiento aunque lento, pero sostenidamente progresivo. La mayoría de los argentinos comprende que se trata de un ajuste corrector que supone sacrificios, eso es verdad. No es, pues, comparable en nada al desastre financiero en que se vio inmerso el país al comienzo del siglo XXI. Macri ha querido achacar las causas a la situación en otros países como Turquía, pero eso me parece muy forzado. Argentina no es un país cualquiera. Gravita geopolíticamente en la región y es el único país del mundo que ha involucionado económicamente. Es decir, de ser sostenidamente un Estado del primer mundo a fines del siglo XIX, e ingresar sumamente expectante al siglo XX, por errores políticos que comenzaron a mediados de esa centuria, ha terminado colocado como un país en desarrollo. 

tags