Apurímac: joven empresario denuncia tortura en comisaría de Tambobamba

Agresión ocurrió el 29 de enero, recién pudieron ingresar la denuncia al Ministerio Público de Cusco.
Apurímac: joven empresario denuncia tortura en comisaría de Tambobamba

Familiares de joven agredido piden justicia.

13 de Febrero del 2015 - 11:12 » Textos: Cusco » Fotos: Correo Cusco

La familia del joven empresario que habría sido torturado en el interior de la Comisaría de Tambobamba de la provincia de Cotabambas - Apurímac, llegó a Cusco para denunciar la agresión, debido que en su jurisdicción no aceptaron la demanda ante el Ministerio Público ni ante la Defensoría del Pueblo contra un mal policía causante del hecho. 

Ellos relataron que el efectivo policial Marco Antonio Arsega Luna, en aparente estado de ebriedad intervino a Leandro Huamaní Pusaclla (25) y le arrebató su billetera con 300 nuevos soles al momento de sacar su documento de identidad

Al parecer, el monto de dinero no convenció al personal policial, quien en clara muestra de abuso de autoridad le propinó un puntapié en sus testículos, la víctima se desmayó. En esas condiciones y esposado fue trasladado a dicha comisaría, donde habría sido torturado por el efectivo, hasta reventarle los intestinos, esto a consecuencia de negarse a dar 8 mil nuevos soles para su liberación, según versión de Matías Huamaní Pusaclla (31), hermano mayor de la víctima.

El hecho se produjo el 29 de enero pasado en Tambobamba en circunstancias que la víctima se desplazaba en su moto por la zona. La fiscal que no le habría aceptado la denuncia es Yesica Pumacayo Tinta.

Matías Huamaní reveló que solicitó garantías para su vida y la de su familia, porque reciben constantes amenazas de parte de desconocidos. “No es la primera vez que sucede este tipo de abuso por parte de la policía, lo peor de todo es que las autoridades que administran justicia tienen miedo, incluso los alcaldes. Debido a la presencia de la minería este sector se ha convertido en tierra de nadie”, denunció.

Producto de la brutal golpiza que recibió con lesiones graves en uno de sus intestinos, el joven empresario dedicado a alquilar maquinaria pesada a la mina Las Bambas, continúa postrado en la cama de una clínica particular en la ciudad del Cusco. “Fue intervenido quirúrgicamente y su recuperación es lenta”, indicó.