Francisco Tudela: “El sistema de justicia peruano está perturbado”

Excanciller sostiene que jueces actuaron con indecisión y temor frente a pedido de libertad de Keiko, a quien considera una candidata potencial neutralizada
Francisco Tudela: “El sistema de justicia peruano está perturbado”

Francisco Tudela: “El sistema de justicia peruano está perturbado”

11 de Agosto del 2019 - 11:06 » Textos: Sofía López » Fotos: El Comercio

Lleva cerca de 19 años retirado de la vida política, sin embargo, Francisco Antonio Gregorio Tudela van Breugel-Douglas, primer vicepresidente de la República durante el gobierno de Alberto Fujimori, no aparta la mirada de los últimos acontecimientos nacionales.

Para el académico, el hecho de que la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, continúe en prisión preventiva obedece a “interferencias” externas y “presiones”.

¿Cómo toma la respuesta de la Sala por la casación de Keiko Fujimori? Hay una sola palabra: indecisión; y probablemente temor.

¿Temor a qué? Veinticuatro horas antes de que se tenga que resolver algo sobre la señora Fujimori aparece un audio, se compromete a alguien, lo cual es muy extraño. La primera vez puede haber sido una coincidencia, la segunda es raro, pero a la tercera es obvio que alguien está interfiriendo, y eso amedrenta a los jueces, es decir, los asusta. No necesariamente porque vayan a tener algo que los incrimine, sino porque le tienen miedo a la opinión pública.

¿Cómo afecta en las decisiones judiciales? El juez no es una persona mediática, es un hombre que tiene que sentenciar con tranquilidad, pero si pones todos los reflectores mediáticos sobre el juez, se asusta. Eso es lo que está pasando. No contentos con las incriminaciones y audios, aparecen los fiscales una noche antes de la audiencia de casación en los principales canales, prácticamente para decirle a los jueces —sin hacerlo directamente— qué es lo que tienen que hacer.

¿Esto influyó en el caso Keiko? Esto ha producido la división de la Sala en dos grupos. Unos que están tan asustados que dicen: “Bueno, que se quede los 36 meses, dejemos las cosas como están”; y otros que dicen: “Bueno, 18 meses”. Pero nadie va al fondo de la cuestión: si merece prisión preventiva. Ese punto lo evaden porque hay presión (...) A quienes están manipulando el caso Fujimori, por decirlo de alguna manera, se les ha pasado la mano.

¿El Gobierno estaría detrás? No tengo cómo saber algo así, pero lo único que sé es que los fiscales que aparecieron en televisión y radio fueron objeto de una salvación presidencial. El Mandatario estaba en Brasil para la toma de mando de Bolsonaro, y cuando los fiscales no fueron ratificados en diciembre del año pasado, Martín Vizcarra corrió al Perú para clamar para que los fiscales sean repuestos.

¿Keiko perdió esta batalla? El sistema de justicia peruano está perturbado por estas interferencias externas; por lo tanto, no hay ningún Estado de Derecho y ningún peruano tiene garantías, porque están en peligro. Según el capricho de estos fiscales, cualquier persona puede terminar detenida en una cárcel mientras encuentran indicios de su culpabilidad porque hay una hipótesis que estos fiscales manejan.

¿Considera injusto que Keiko continúe en prisión? Encuentro tremendamente injusto que una vez que se le impone la prisión preventiva se abandone toda celeridad y diligencia en su caso. Esto es para que transcurra los tres años en prisión. Y sí, encuentro que las acusaciones que se le hacen no tienen pruebas materiales reales y que el haber recibido aportes, por ejemplo, como Lourdes Flores Nano, no era delito en esa época, no estaba legislado y no se sabía nada de las operaciones criminales de Odebrecht. Además de injusto, es excesivo. En este caso particular hay desequilibrio y exceso.

Martín Vizcarra se ha pronunciado sobre casos judiciales. ¿Debería evitar hacerlo por su calidad de Presidente? Por supuesto. ¿Ve a Belaunde Terry opinando sobre casos judiciales? Los presidentes que tienen sentido de su investidura defienden sus fueros y no se meten en los fueros de otros poderes.

El proceso en el cual ha entrado la política peruana, en el que se sospecha y se manda a la cárcel sin pruebas materiales, se convierte en la manera de hacer política. Es una situación muy grave, porque se ha convertido en una técnica y significa que no va a terminar con estos casos, sino que va a devenir en la forma peruana de hacer política.

Keiko aparece en la lista de candidatos y recibe un 8% de apoyo sin hacer campaña. ¿Cómo se leen esos resultados? Esa es la razón por la cual probablemente haya sido colocada en la cárcel. Es una candidata potencial neutralizada a través de un acto excesivo y desproporcionado de la Fiscalía.

¿Ella podría ser candidata en el 2020? Por supuesto. Mientras no esté condenada en ninguna instancia, puede ser candidata.

¿Se puede hacer campaña desde la cárcel? Hay casos históricos de políticos que estando en la cárcel han logrado hacerse elegir. No sería la primera vez.

¿Keiko querrá postular en esas elecciones adelantadas? No puedo saberlo. No sé cuál es el análisis de la situación que ella ha hecho.

¿Qué opina sobre la suspensión de la licencia para el proyecto Tía María? La suspensión de la licencia demuestra la duplicidad del presidente de la República, que otorga la licencia pero diciendo “la doy condicionada al diálogo, a la licencia social”, que es algo que no existe en la ley, no es una obligación legal, es un concepto político que el presidente ha sacado por delante. Con ese solo acto ya había destruido la licencia. Luego el gobernador de Arequipa, Elmer Cáceres, presenta un recurso al Ejecutivo para anular la licencia. Evidentemente esto ha sido un juego de manos, en el cual el fin interior siempre fue no dar la licencia.

¿Cómo evaluaría la gestión de Martín Vizcarra a la fecha? Según las encuestas, es altísima. Pero no se olviden de los gran demagogos, todos han tenido una aceptación altísima. Una opinión popular no significa necesariamente que se estén respetando los principios correctos por los cuales debe regirse una república. Lo que estoy diciendo es que la opinión popular recogida por las encuestas y producida por las presiones mediáticas y los discursos presidenciales carece de todo valor moral. No puede ser tomado como un hecho a partir del cual se gobierna.

¿En busca de esa popularidad decidió adelantar elecciones? El adelanto de elecciones en una república constitucional no puede hacerse, como tampoco alargar el mandato presidencial (...). Lo que se está haciendo en el adelanto de elecciones es adulterar la voluntad popular que votó por un gobierno por cinco años.

De darse el adelanto de comicios, ¿deben ser incorporadas las reformas aprobadas por el Congreso? Es imposible. Porque lo que ha hecho el presidente es poner un nuevo tema trascendental para el futuro de la república peruana, en el sentido de que de ello dependerá nuestro equilibrio, nuestro orden constitucional y de cómo se resuelva este asunto.

¿Hay un intento por cerrar el Congreso? Lo han dicho. Tanto el presidente del Consejo de Ministros en diversas oportunidades, como el presidente de la República, y sobre todo el ministro de Justicia, siempre han hablado de esta espada de Damocles. El haber enviado esta propuesta está produciendo graves consecuencias en la posición económica internacional del Perú (...). La imagen que el Perú está proyectando es una imagen de anarquía.

¿Esa imagen se afecta más con el acuerdo firmado con Odebrecht? No. Creo que el acuerdo firmado con Odebrecht tiene una categoría inferior a las consecuencias internacionales del adelanto de elecciones. Esa propuesta hace que los grandes inversionistas internacionales, la banca de inversión, el Moody’s y las agencias que califican el riesgo país y califican el grado de los bonos de los distintos países en el Perú empiecen a bajar la calificación del país.

¿Qué tan importante es la relación que debe tener un presidente y su vicepresidente? Lo ideal es que haya una buena relación, pero en la realidad si el presidente tiene una línea diferente a la del vicepresidente, que es lo que me ocurrió a mí con el presidente Fujimori, entonces, claro, uno está confrontado con opciones diferentes. Aunque no afecta el trabajo del Ejecutivo, afecta el clima político fuertemente. 

Lo más leído