​Fiscalía interviene sede de la Confiep tras testimonio de Jorge Barata (VIDEO)

Representantes del Ministerio Público realizaron sorpresiva diligencia en busca de documentos vinculados a presuntos aportes de Odebrecht a Fuerza Popular, a través de expresidente de gremio empresarial

02 de Marzo del 2018 - 10:14 » Textos: Gabriel Mazzei » Fotos: Piero Vargas

Un día después de que Jorge Barata, exrepresentante de Odebrecht en el Perú, revelara en Brasil que desembolsó dinero para la campaña de políticos y empresarios peruanos, un equipo fiscal de lavado de activos intervino la sede de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), en el marco de la investigación seguida a Keiko Fujimori, lideresa de Fuerza Popular.

La diligencia se realizó a pedido del fiscal titular, José Domingo Pérez, con la finalidad de hallar documentos vinculados a los presuntos aportes de Odebrecht para la campaña presidencial de Fujimori en el 2011 por 1.2 millones de dólares.

Y es que -según el testimonio de Barata ante Pérez en Brasil el último miércoles- parte de dicho monto (es decir, 200 mil dólares) fue entregado al entonces presidente de la Confiep, Ricardo Briceño Villena, quien estuvo al frente de dicha institución entre 2009 y 2011.

Más tarde, el actual titular del gremio empresarial, Roque Benavides, aclaró que el operativo de la Fiscalía no fue una incautación, sino más bien una exhibición de documentos.

“Todos los aportes fueron contabilizados y se los estamos enseñando a la Fiscalía. No tenemos nada que ocultar”, señaló Benavides a RPP.

Sin embargo, en la Fiscalía no descartan una posterior incautación si se considera conveniente, previa autorización judicial.

El operativo inició poco antes de las 10 de la mañana en la sede de la Confiep -en el piso 12 del edificio ubicado en el centro empresarial de San Isidro- hasta donde llegaron los fiscales adjuntos provinciales Henry Amenábar Almonte y Elvia Del Carmen Caro Izquierdo, quienes pertenecen al despacho del fiscal Pérez Gómez.

Acompañados por efectivos de la Policía de la División de Lavado de Activos, los magistrados permanecieron por más de seis horas en un operativo que se realizó en estricta reserva.

En el frontis del local empresarial, la prensa aguardaba a los fiscales, quienes salieron poco antes de las cinco de la tarde y subieron a una camioneta del Ministerio Público, sin ofrecer declaraciones.

REACCIÓN. La diligencia tomó por sorpresa al gremio empresarial, cuyo presidente, Roque Benavides, deslindó responsabilidad con las investigaciones que pesan sobre la hija del expresidente por la polémica anotación “Aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita”, hallada en la agenda del ex CEO de la constructora brasileña, Marcelo Odebrecht.

Sobre el testimonio de Barata, Benavides admitió que la institución recibió los 200 mil dólares -monto que precisó el brasileño ante la Fiscalía- de Odebrecht que fueron utilizados por de la empresa privada durante las elecciones del 2011.

“El señor Barata se confunde, porque sostiene que ese dinero era para la campaña de un candidato. Nosotros recibimos, sí, los $ 200 mil de Odebrecht dentro de una serie de aportes, y los usamos para una campaña en favor de la empresa privada”, sostuvo Benavides.

En esa línea, explicó que dicha campaña empresarial -gestionada por una empresa publicitaria que se encargó de buscar los espacios en medios de comunicación- consistió en contrarrestar el caldeado ambiente político por la candidatura presidencial de Ollanta Humala.

“El 2011 coincide con una campaña que hizo la Confiep, dentro de sus objetivos de promover la empresa privada. El señor Ollanta Humala hablaba contra el sistema. Nosotros consideramos que deberíamos hacer una campaña que nos costó por encima de los 2 millones de dólares. Una de las veintitantas empresas que contribuyeron fue Odebrecht”, relató Benavides.

“Humala cambió su posición producto de que había opiniones a favor de la empresa privada”, añadió.

Cabe recordar que, por ese entonces, el líder nacionalista -quien cumple prisión preventiva por una investigación de lavado de activos- rivalizaba con Keiko Fujimori en una segunda vuelta encarnizada por la Presidencia.

DESCARTADO. Luego, el expresidente del gremio empresarial, Ricardo Briceño, quien fue comprometido por Jorge Barata, negó haber recibido aporte alguno de parte del exejecutivo brasileño ni de la constructora Odebrecht para ser utilizado en la campaña de Keiko Fujimori el 2011.

“No sé si es una confusión o una mala intención. Yo fui presidente de la Confiep entre el 9 de marzo del 2009 y el 17 de febrero del 2011. En consecuencia, yo no fui presidente de la Confiep sino dos meses antes de que se iniciase la primera vuelta”, señaló Briceño.

En este sentido, expresó que “durante mi gestión, nunca en la vida recibí un centavo ni del señor Barata ni de Odebrecht”.

En otro momento, aseguró que la Confiep acostumbra recibir donaciones de diferentes empresas del país, las cuales son contabilizadas y son legales.

“Recabamos donaciones de muchas empresas del país, las cuales fueron contabilizadas en Confiep. Entre esas empresas, nunca figuró Odebrecht, que nunca dio un centavo a ninguna de las actividades empresariales durante mi gestión”, enfatizó Briceño.

UBICACIÓN. Fuentes de Correo que estuvieron presentes en el interrogatorio en Brasil afirmaron que Barata fue preciso al señalar que el millón de dólares fue entregado en partes en una casa ubicada en el Nº 220 del jirón Octavio Espinoza, en San Isidro.

Las fuentes acotaron que Barata recordó que la operación se efectuó en el contexto de la segunda vuelta de las elecciones del 2011.

En este punto, habría comprometido a Briceño Villena, de quien dijo habría convocado a los principales líderes empresariales a una reunión en la sede de la Confiep a fin de buscar una solución en torno a la candidatura de Ollanta Humala.

Según Barata, la posición de Briceño indicaba que Humala significaba un riesgo para las inversiones; por lo que les pidió respaldar la candidatura de Keiko Fujimori, a través de aportes.

PRUEBAS. Por su parte, el abogado de Barata, Carlos Kauffman, aseguró que sí hay pruebas de los aportes no contabilizados entregados a los partidos políticos y candidatos presidenciales en el Perú, entre los años 2006 y 2014.

Así, sostuvo que en el Departamento de Operaciones Estructuradas de la firma -o también llamada Caja 2, de donde provendría el pago de coimas para funcionarios públicos a cambio de adjudicación de obras- existen registros de visitas, llamadas telefónicas y correos entre Lima y Sao Paulo de los pedidos y los destinos del dinero.

“Esas pruebas existen y si se solicitan serán entregadas”, concluyó el letrado.

Lo más leído