Gobierno vapulea a ministro Enrique Mendoza por respaldo a pena de muerte

Oficialismo incluso insinúa que deje el cargo. Presidente Kuczynski enfatiza que la Constitución no acepta la pena capital para violadores de niños
Gobierno vapulea a ministro Enrique Mendoza por respaldo a pena de muerte

Gobierno vapulea a ministro Enrique Mendoza por respaldo a pena de muerte

31 de Octubre del 2017 - 07:26 » Textos: Aaron Salomón » Fotos: Correo

El respaldo del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Enrique Mendoza, a la posibilidad de castigar con pena de muerte a los violadores de menores de edad no ha caído nada bien en el Gobierno.

El primero en enmendarle la plana fue el presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien aclaró que, pese a la indignación que pueden provocar los abusos sexuales, nuestra Constitución no acepta la pena capital.

“En nuestra Constitución no aceptamos la pena de muerte, pero obviamente ese tipo de personas tienen que ir a un hospital psiquiátrico, porque algunos de ellos son enfermos y otros tendrán que ser severamente castigados”, declaró ayer desde la zona de Cantagallo (Rímac).

Es más, el Mandatario adelantó que conversará “en su momento” con el titular del Minjus.

Vale señalar que la reacción de PPK era de esperarse, dado que, durante las pasadas elecciones, ya se había mostrado en contra de la pena capital para violadores, propuesta que entonces impulsó su rival Keiko Fujimori.

REPROCHE PPKAUSA

Pero las críticas no llegaron solo desde Palacio de Gobierno, sino que algunos legisladores de Peruanos Por el Kambio no tuvieron reparos en vapulear a Enrique Mendoza.

Alberto de Belaunde (PPK) calificó al ministro de Justicia de “irresponsable” por ofrecer declaraciones a título personal, cuando “lo que debe primar es la posición institucional”. “La posición institucional es clara: no se puede llevar a cabo la propuesta de la pena de muerte”, apuntó.

A juicio del parlamentario, la ejecución de violadores no es factible, pues recordó que la ciudadanía no confía en el Poder Judicial (PJ). “¿Confían las personas en el PJ? Lo que nos dicen las encuestas es que no. Entonces, ¿a ese PJ, en el cual no confiamos, le vamos a dar la atribución de acabar con la vida de personas?”, se preguntó.

En la misma línea crítica, su colega Guido Lombardi le preguntó a Enrique Mendoza si iba a denunciar el Pacto de San José (Convención Americana sobre Derechos Humanos) o si pretendía dejar su cargo ministerial por estar en desacuerdo con la postura de PPK.

No contento con ello, el parlamentario reprochó que es “increíble” que un ministro de Justicia, que además fue titular del Poder Judicial, ignore cierta data internacional que evidencia que la pena capital no es disuasiva.

MÁS CRÍTICAS

Además de los ppkausas, varios integrantes del Consejo de Ministros se alejaron de la posición del titular de Justicia y Derechos Humanos.

El ministro de Vivienda, Carlos Bruce, salió al frente y, tras admitir que no confía en la justicia nacional, señaló que es preferible que los violadores “pasen el resto de su vida presos” antes que ejecutarlos.

Para el también congresista oficialista, darle muerte a un violador sería “una salida muy fácil”, por lo que consideró que es “peor que tenga que vivir el resto de su vida encarcelado y sufra por el daño que ha hecho”.

A su turno, el ministro de Trabajo, Alfonso Grados, opinó que la solución no es la pena capital, sino “endurecer las sanciones” para los abusadores sexuales.

Ello, anotó, es tarea de la comisión de alto nivel de lucha contra la violencia a la mujer que viene fortaleciendo la premier Mercedes Aráoz.

En igual sentido, el ministro de Educación, Idel Vexler, expresó que él defiende la vida; por lo tanto, remató: “No estoy a favor de la pena de muerte”.

Desde su punto de vista, lo que urge es promover “una educación sexual integral” que pueda ser puesta en práctica en el “ámbito ético y moral”.

También Carlos Basombrío, titular de la cartera del Interior, dio su punto de vista y escribió en Twitter que la “pena de muerte es un regalo” para los violadores, de modo que, sostuvo, estos deberían sufrir “cárcel y desprecio por décadas hasta que mueran”.

Por su parte, la ministra de la Mujer, Ana María Choquehuanca, se situó en una postura intermedia.

En diálogo con la prensa, Choquehuanca manifestó que este tema merece un “análisis profundo”, porque, según remarcó, el Perú tiene un compromiso con el Pacto de San José. “Queremos endurecer las penas para eliminar los actos de violencia que se han venido cometiendo, pero debe haber un análisis profundo”, refirió.

En este marco, anunció que mañana se abordará el tema en sesión del Consejo de Ministros.

DUDA “NARANJA”

Vale precisar que este tema no ha generado consenso ni siquiera en Fuerza Popular, pese a que las “naranjas” Karla Schaefer y Úrsula Letona -con el aval de Keiko Fujimori- anunciaron que presentarán sendas iniciativas para legalizar la pena de muerte a violadores de niños.

Por ejemplo, Miguel Torres indicó que “está en contra de la pena de muerte”, pues, a su parecer, ello “no va a hacer que un violador deje de realizar actos condenables”.

Añadió que “es más gravoso que una persona cumpla cadena perpetua que se le quite la vida”.

Así las cosas, la bancada fujimorista debatirá hoy si respalda o no el planteamiento de su propia lideresa.

HUIDA

Mendoza, quien se presentó ayer ante el grupo de Presupuesto del Congreso, huyó raudo del hemiciclo para evitar cruzarse con la prensa.