Miguel Hidalgo: "Daniel Urresti habla con tufillo de persecución"

Sostiene Miguel Hidalgo ante amenaza de investigación. Rospigliosi y Hernani advierten que ministro actúa por "capricho".
Miguel Hidalgo: "Daniel Urresti habla con tufillo de persecución"

Miguel Hidalgo: "Daniel Urresti habla con tufillo de persecución"

31 de Octubre del 2014 - 07:23 » Textos: Damián Retamozo

Como una muestra de intolerancia y una "obvia represalia por las críticas" fue tomado por los exministros del Interior Miguel Hidalgo, Fernando Rospigliosi y Remigio Hernani el anuncio de Daniel Urresti, titular del sector, de una investigación por lavado de activos contra sus predecesores.

El ping pong entre Urresti y los exministros del Interior del gobierno anterior comenzó el martes. Ese día, en una ceremonia pública en Andahuaylas (Apurímac), el ministro, a juicio de observadores, maltrató a varios policías y amenazó a un oficial con enviarlo a la zona del VRAEM.

PERSECUCIÓN

La reacción de Urresti "lo pinta de cuerpo entero", afirmó el exministro Miguel Hidalgo. "Realmente esta reacción tiene un tufillo de persecución", añadió.

Hidalgo reiteró sus críticas por lo que considera un maltrato al personal policial.

Dijo que la alusión a un incidente de su vida íntima (una relación extraconyugal) mostraría la clase de persona que es Urresti.

Refiere que asumió las consecuencias de su conducta personal, que ofreció disculpas a su familia y que los fueros militar y común archivaron el caso.

A su turno, el exministro Fernando Rospigliosi dijo que las palabras de Urresti representan un claro intento de amedrentamiento y de represalia a sus críticos.

Precisó que la prerrogativa de promover investigaciones no corresponde al capricho del ministro, sino es facultad de la Fiscalía o la Procuraduría Anticorrupción si existe algún indicio.

La alusión al incidente extraconyugal de Hidalgo, según Rospigliosi, está fuera de lugar y muestra la catadura de la persona que maneja el sector Interior.

Para Remigio Hernani, el ministro debe practicar más bien un examen de conciencia sobre el asesinato del periodista Hugo Bustíos en Huanta cuando era S2 o jefe de Inteligencia en un cuartel del Ejército.