Nuevo testimonio en caso Madre Mía: habla hermano de desaparecido

Nuevas evidencias en torno al “Capitán Carlos”. Vitmar Leandro afirma que Yander tenía 27 años en 1992, cuando fue detenido por soldados de la base EP
Nuevo testimonio en caso Madre Mía: habla hermano de desaparecido

Vitmar Leandro Zúñiga, dispuesto a testificar./

08 de Mayo del 2017 - 07:26 » Textos: Damián Retamozo dretamozo@grupoepensa.pe » Fotos: Grupo Epensa

Un nuevo testigo, desconocido hasta ahora, entregó a Correo una versión inédita en el caso de las ejecuciones extrajudiciales en la Base EP Madre Mía en 1992, cuando estaba al mando del “Capitán Carlos”, seudónimo de guerra del entonces capitán Ollanta Humala.

“¿Cuál es su interés en dar este testimonio? ¿Busca dinero?”, preguntamos al albañil y pequeño agricultor Vitmar Leandro Zúñiga, con DNI N° 42372308, poblador del distrito de Churubamba, provincia de Huánuco.

“Es saber la verdad... y que si alguien tiene la culpa, que pague por lo que ha hecho”, respondió.

Para sintetizar, Vitmar (47) es hermano menor del chacarero de Churubamba Yander Leandro Zúñiga (de estar vivo tendría 52 años). Yander tenía 27 años cuando fue detenido por una patrulla de soldados de la Base EP Madre Mía el 23 de setiembre de 1992, afirma Vitmar. Yander era hermano del gobernador de Churubamba en esa fecha, Elmer Leandro Zúñiga.

En esa época, el Ejército intensificaba la ofensiva contra Sendero Luminoso en el Huallaga tras la captura de Abimael Guzmán (setiembre 15).

Vitmar asegura que su hermano tenía una chacra lejos del centro de Churubamba. A veces, admite, llegaba hasta allí gente armada de Sendero Luminoso y obligaba a su hermano y a otros -dice- a colaborar con víveres. “Si no colaboraban, podían matarlos”, remarcó.

Ese día, relató, dice haber observado desde una zona alta que dos grupos de soldados en varios vehículos detuvieron a su hermano en la carretera Marginal, cerca del puente Aucayacu, poco después de las 4:00 p.m.

Al día siguiente, la señora Marina Zúñiga Florido (fallecida en 2011) fue a la base militar para liberar a su hijo. Le dijeron que allí no estaba. No cesaba de llorar. Cuando quiso entrar, un soldado la frenó: ”No, señora, el Capitán Carlos tiene que autorizar”, le dijo.

Días después, un soldado le cobró 200 dólares por información. Le dijo que al día siguiente lo mataron y arrojaron al río Huallaga.

Vitmar Leandro Zúñiga dice estar dispuesto a ampliar su declaración ante la Fiscalía.

CIFRA

3 metros de altura y dos de diámetro tenía el pozo que servía como calabozo en la Base EP de Madre Mía

Te puede interesar:

Antauro Humala: " En Madre Mía hubieron sicarios disfrazados de soldados" (VIDEO)