Roque Benavides: "Odebrecht debe seguir las obras que esté por terminar"

Presidente de la Confiep sostiene que hay una corrupción público-privada, pero cuestiona prisiones preventivas como las de Ollanta y Nadine

23 de Abril del 2018 - 12:34 » Textos: Juan Hidalgo / jthidalgo@grupoepensa.pe » Fotos: Piero Vargas

Cita una frase: “Para bailar tango se necesitan dos”. Con ella, Roque Benavides, presidente de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), arguye que la corrupción que opera en el país es público-privada, que sin el funcionario, así como sin el empresario, no habría casos como el de Odebrecht, compañía que, opina, debe concluir con las obras que ya inició en el país. En conversación con Correo, el empresario reconoce que si bien tiene buenas expectativas del Gobierno, la corrupción todavía está vigente.


En una de las conclusiones de la III Cumbre Económica, pidieron más transparencia al Ejecutivo. ¿De qué manera se debe traducir? 

Fíjese, es increíble que en la era digital tengamos licitaciones de obras públicas que no sean hechas por internet. Usted comprenderá que esa es una forma de transparentar inmediatamente. ¿Por qué todo no se hace por internet? Eso hace que ya no pueda haber discrecionalidad de nadie, y, en ese sentido, yo creo que tenemos que modernizarnos.

¿Cuál es su opinión del gobierno de Martín Vizcarra? ¿Piensa que puede ser más de lo mismo? ¿Le tiene fe? 

Las opiniones políticas son opiniones personales. Yo conozco a Martín Vizcarra desde hace ya algunos años. Tengo por él una muy buena impresión, tenemos buena química. Él es ingeniero civil, como soy yo ingeniero civil; él es de la UNI, yo soy de la Católica. Pero yo soy vicepresidente del Patronato de la Universidad Nacional de Ingeniería, patronato fundado por mi padre, don Alberto Benavides de la Quintana, quien falleció hace casi cuatro años, y todos los egresados de la UNI le guardan un respeto a ese patronato. Entonces, yo he tratado con Martín Vizcarra también en ese ambiente. Yo creo que él es un ingeniero muy bien formado, viene de la provincia, entiende el Perú profundo, y yo tengo expectativas. Yo tengo esperanza de que Martín Vizcarra pueda tener un buen gobierno, hasta el año 2021, en beneficio de todos los peruanos.

¿Qué concepto tiene del gabinete? 

Fíjese, conozco también a César Villanueva, cuando él era presidente regional de San Martín. Lo he tratado. No digo que sea íntimo amigo de él, pero es una persona sensata. Me parece que ha buscado miembros en el gabinete, como dicen, de todas las sangres, pero a mí no me preocupa si son de izquierda o de derecha, yo lo que esperaría, y creo que los peruanos esperamos, es que los ministros sean sensatos, y que se basen en hechos concretos. Mi formación es de ingeniero, yo hablo con cifras. Por ejemplo, me dicen que el ministro de Trabajo (Christian Sánchez) es un hombre de izquierda, con quien me reuní ayer (el último jueves) en la noche, y le comenté que me habían hecho ese comentario. Yo le dije: “A mí no me interesa que sea de izquierda o de derecha, a mí lo que me interesa es que el ministro de Trabajo sea un hombre sensato”.

Con respecto a los temas de corrupción, ¿hay algún mea culpa por parte de la empresa privada con respecto a estos montos que, por ejemplo, Odebrecht pagó para obtener licitaciones de importantes obras públicas?

Mea culpa... Mea culpa... Yo espero que todos en la sociedad peruana hagamos un mea culpa. Yo espero que los periodistas, los académicos, los políticos, el servidor público, la empresa privada, todos hagamos un mea culpa. La verdad es que yo diría que la gran mayoría de peruanos son gente honorable, y decir “mea culpa” es decir me responsabilizo por todo el sector privado, y el sector privado, en esencia, está compuesto por hombres y mujeres muy decentes. Yo creo que la justicia peruana es la que tiene que encargarse de aquellos que puedan haber cometido errores o delinquido, y por supuesto tomar las medidas del caso.

Si partimos de eso, no son todos, tampoco es una mayoría, pero ¿hay empresas que han fomentado y contribuido a la corrupción? 

Hay individuos que han participado, de repente, en actos ilícitos, y para eso existe la justicia, para buscar responsables, enjuiciarlos y sentenciarlos, pero no es para el presidente de la Confiep, o para el periodismo, enjuiciar y sentenciar. Creo que tenemos que ser cautos, para eso existe la justicia. Y yo espero que la justicia peruana actúe adecuadamente.

¿Cree que la justicia peruana lo hace hasta ahora? 

Yo creo que las prisiones preventivas son perversas. Creo que no puede ser que el 52% de los presos en el Perú no tenga sentencia, vale decir, tiene prisión preventiva. ¡52%!, eso no está bien. Yo creo que el señor Gregorio Santos no debió haber estado en la cárcel mientras se le investigaba, lo cierto es que se le soltó y sigue su juicio. Yo creo que Nadine Heredia y Ollanta Humala, que tienen hijos chicos, no deberían estar ambos en la cárcel; creo que es un absurdo, para eso existen los grilletes. Creo que es una injusticia lo que se ha hecho con Ricardo Briceño, expresidente de la Confiep. Creo que hay que investigar los aportes que puedan haberse hecho en las campañas, que se investiguen, se enjuicien y se sentencien, pero esto de estar haciendo prisiones preventivas yo creo que es excesivo.

¿Piensa que la manera en la que actúa la justicia, o los dispositivos como el Decreto de Urgencia 003, le “cortan las piernas” al empresario, a las empresas? 

Fíjese, el 003 era muy restrictivo, no permitía que se vendieran activos y, por tanto, las empresa que pudieran haber estado en problemas no podían enfrentar sus obligaciones. Pero más allá de eso, una empresa tiene, por supuesto, accionistas, directivos, pero también trabajadores. Una empresa como Graña y Montero tiene 40 mil personas trabajando. ¿Vamos a cerrarles las puertas a un Graña y Montero? A mí me parece que es excesivo.

¿Perverso también? 

Yo creo que es perverso, por supuesto, por supuesto que es perverso. Creo que lo que hay que hacer es investigar, de repente poner interventores en las empresas. Pero ¿no permitir que sigan trabajando? Es un absurdo.

Y en el caso de Odebrecht, ¿también es perverso? 

A Odebrecht, eso es lo que se le ha hecho en Brasil, eso es lo que se ha hecho en Panamá, se les ha puesto interventores, que revisen todas las entradas y salidas de dinero; si es que venden un activo, es para pagar reparaciones civiles. Pero decirles: “Tú no trabajas”... ¿De dónde van a salir las reparaciones civiles? Yo creo que tenemos que actuar inteligentemente, sin perjuicio de los procesos judiciales.

Entonces, ¿también es perverso cerrarle así las puertas a Odebrecht?

Yo creo que Odebrecht debe continuar las obras que pueda estar por terminar, y ya de ahí a que el Estado pueda volver a contratar con Odebrecht ya es otro problema.

Marcelo Odebrecht, cuando declaró a las autoridades peruanas, dijo que en el Perú ya se cobraban “diezmos” y que lo que hicieron fue adecuarse. Estos “diezmos”, ¿quién los impulsa, quién los promueve? ¿La empresa privada, el Estado? ¿Una combinación de ambos?

En inglés dicen: “Para bailar tango se necesitan dos”. Para que haya corrupción se necesitan dos, y hay, por supuesto, corrupción público-privada. Nosotros hemos ido más allá, nosotros estamos preocupados por la corrupción privada-privada. Nosotros tenemos hoy un Consejo Privado Anticorrupción, participamos en el Consejo Nacional Anticorrupción y, por supuesto, estamos preocupados por la corrupción y la rechazamos venga de donde venga.

¿Considera que el “kenjivideo” en el que un funcionario de la Sucamec le dice a Moisés Mamani que se cobra el 10% de la obra, 5% para él, no es una evidencia de que esta práctica sigue vigente? 

Las grabaciones tienen que ser, por supuesto, legales, porque tampoco se trata de que hoy, para entrar a Palacio de Gobierno, nos saquen el teléfono porque tienen temor a grabaciones, que vamos a un ministerio y nos quitan el teléfono.

Pero ¿es un indicio de que esto puede estar ocurriendo? 

Es evidente, ¿no?, que es un indicio, y espero que esto sea erradicado y que los congresistas no estén en ese plan, que los funcionarios públicos no estén y el sector privado no esté. El deporte nacional en el Perú es señalar con el dedo acusador, pero no nos olvidemos de que cuando señalamos con el dedo acusador hay tres dedos que nos señalan a nosotros, que nos exigen ser autocríticos. Y si es que hay empresas que han hecho mal, pues nosotros seguimos exigiendo que haya códigos de ética, que haya procedimientos transparentes, y eso les exigimos a todos los gremios que conforman la Confiep, y a los empresas que conforman esos gremios a que actúan adecuadamente.

¿Se decepcionaron por Kuczynski?

Fíjese, yo conozco a Pedro Pablo Kuczynski hace 40 años. La verdad es que ha sido penoso ver cómo durante tantos meses los congresistas decían: “Nos quieren cerrar el Congreso” y Kuczynski decía: “Me quieren vacar”. Esa discusión fue estéril, la vacancia en diciembre fue una coboyada, la última también era otra coboyada. Cuando salieron los audios y los videos, pues se acabó, es evidente que no había defensa del Gobierno.

Pero tenía altas expectativas del gobierno de Kuczynski. 

Nosotros, en lo personal, creo que tuvimos la suerte de tener en segunda vuelta a Keiko Fujimori y a Pedro Pablo Kuczynski, ambos gente sensata que nosotros apreciamos, y que el pueblo peruano haya elegido a Pedro Pablo Kuczynski no quiere decir que yo haya votado por él.

¿Fue un error de la Confiep apoyar a Keiko?

La Confiep nunca ha apoyado a Keiko. Una vez más voy a tener que aclarar: la Confiep nunca le ha dado un aporte a Keiko Fujimori.

Pero mediaron... 

¡No! ¡Dios me libre! ¡Por Dios! Sí eso ya se ha aclarado, lo que ha habido es aportes para una campaña en favor de la empresa privada, no eran aportes para Keiko Fujimori.

¿Quién le ha decepcionado más: Kuczynski o Keiko? 

La clase política del Perú, en general, y tiene que poner las barbas en remojo.

¿Este “apoyo a la empresa privada” lo repetirá en el futuro la Confiep?

¡Muchas veces, muchas veces! El objetivo prioritario de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas es promover las bondades de la empresa privada y la economía de mercado.

DATOS

- 72% del empleo es informal, advierte Benavides, situación que insta a cambiar.

- 40 mil empleados de G&M podrían perjudicarse si no la dejan operar, afirma.

- 40 años atrás conoció Roque Benavides al expresidente Kuczynski.

Roque Benavides

Presidente de la Confiep. Es empresario y estudió ingeniería civil en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Tiene maestrías en las universidades de Harvard, Oxford y Reading.

Lo más leído