¿Y la tercera opción?

¿Cómo es posible que la tierra donde nacieron Haya de la Torre y Vallejo, la región de Ciro Alegría, no tenga más y nueva gente dispuesta a comprarse el pleito y darle nuevos bríos a la política desde aquí, con ideas y sensibilidad social?
¿Y la tercera opción?

¿Y la tercera opción?

02 de Abril del 2018 - 10:14 » Textos: Omar Aliaga » Fotos: Correo

Hasta ahora las calles, los medios sociales y tradicionales indican que esta será una campaña electoral en la que los dos partidos más poderosos de la región volverán a hacer sentir su fuerza y su logística, su invasión propagandística y la disputa real en las elecciones municipales y regional.

Alianza Para el Progreso y el Apra aparecen otra vez imponiendo su maquinaria para la campaña que ya asoma, aun con problemas evidentes y fracturas que se hacen evidentes.

Y eso es lo irónico, lo que llama la atención. Uno imaginaría que la discordia en el seno del Apra por la elección de sus dirigentes, esas fracturas exhibidas estos días, podrían ser el caldo de cultivo para que otras organizaciones, otros grupos u otros liderazgos aprovechen la oportunidad de irrumpir. Pero no.

Del mismo modo, las crecientes discrepancias en Alianza Para el Progreso, las facciones que se empiezan a insinuar desde adentro sin la presencia política de César Acuña en la región, harían pensar que hay una ventana de oportunidades que se abren para nuevas apariciones, grupos o partidos que pueden ir a capturar los votos del hartazgo. Pero no.

Aún más, los temblores y sismos del caso Lava Jato, la podredumbre mostrada con los “kenjivideos”, la saturación de esas insanías que desembocaron en la vacancia de PPK deberían ser el punto de quiebre para la aparición de nuevos rostros, sangre nueva, propuestas frescas.

¿Cómo es posible que la tierra donde nacieron Haya de la Torre y Vallejo, la región de Ciro Alegría, no tenga más y nueva gente dispuesta a comprarse el pleito y darle nuevos bríos a la política desde aquí, con ideas y sensibilidad social?

Hace unos años, no mucho, en Trujillo y la región algunas voces hablaban de la tercera opción, la alternativa a la polarización y al oligopolio político impuesto por el Apra y APP. Hubo entusiasmos y hasta pequeñas victorias, triunfos pírricos. Pero duraron poco. Se fueron desinflando y desvaneciendo. Hoy solo hay voces aisladas, gritos insulares y débiles. El Apra y APP, APP y el Apra parecen entrar a la campaña sin una oposición sólida que busque hacerles cosquillas o dar la sorpresa. Hasta ahora todo sigue igual, no hay tercera opción.

Lo más leído