Lambayeque en zozobra por contaminación del agua

Denuncian que el canal que alimenta la planta de tratamiento recibió líquido con cachaza de azucarera
Lambayeque en zozobra por contaminación del agua

Lambayeque en zozobra por contaminación del agua

03 de Octubre del 2017 - 09:44 » Textos: Luis Camasca » Fotos: Correo

Un atentado contra la salud que ha dejado en incertidumbre a toda la Ciudad Evocadora. Así se puede resumir lo denunciado ayer por el mismo Ministerio Público: la contaminación del agua que reciben los habitantes de Lambayeque en sus hogares por residuos provenientes, al parecer, del ingenio azucarero de Tumán, en la región Lambayeque.

La situación no solo generó revuelo entre entidades como la Entidad Prestadora de Servicio de Saneamiento de Lambayeque (Epsel) o la Municipalidad Provincial de Lambayeque (MPL), sino que, y sobre todo, perjudicó a más de 11,000 usuarios, quienes se quedaron sin el servicio de agua potable, esta vez, de manera total.

TERRIBLE. El último sábado, Epsel emitió un comunicado a la población de Lambayeque informando sobre la restricción del servicio.

Esto, según el anuncio, debido a que “como consecuencia de las lluvias presentadas esta madrugada (el pasado 30 de septiembre), los niveles de turbiedad del agua cruda que ingresa a las unidades de tratamiento de la Planta N° 2, se han incrementado”.

Sin embargo, en medio de la comprensible molestia de los usuarios, esta versión cambió hasta cierto punto ayer, cuando Epsel informó que, en realidad, la contaminación se produjo por el desborde de un canal de regadío que trasladaba aguas con cachaza (residuo de la fabricación de azúcar) hacia terrenos agrícolas, provenientes de la fábrica de la empresa Tumán.

El problema, de acuerdo a lo señalado por Epsel, se presentó a la altura del sector “Los Cocos”, donde el agua con cachaza ingresó al canal alimentador de Chéscope, única fuente que alimenta a la Planta de Tratamiento de Lambayeque N° 2.

Esto alteró tanto el color como el olor del agua que, tras ser tratada, debe distribuirse a las familias lambayecanas, aunque tal vez la prueba más visible del peligro que representaba ahora el líquido para la población eran las decenas de peces muertos que flotaban en el canal. Esto fue lo que encontró la fiscal Yvonne Zárate Izquierdo, de la Fiscalía de Prevención del Delito, al realizar una inspección ayer en la zona junto con personal de Epsel.

PROBLEMA. Correo llegó hasta algunos sectores de Lambayeque, como es el caso de la urbanización Próceres de la Independencia, donde los vecinos aseguraron que si bien durante el último fin de semana les suspendieron el servicio, ayer habían podido juntar agua del grifo. No obstante, precisaron que el elemento tenía un olor extraño y un aspecto turbio.

En la vivienda de Nancy Díaz Pizarro (40), moradora de Próceres, habían llenado algunos recipientes con el agua recibida, la cual, según dijeron sus familiares, solo les serviría para lavar. Para consumir, la misma Nancy Díaz señaló que no tenían más opción que comprar agua embotellada.

Ante esto, Epsel emitió un nuevo comunicado precisando que todo el problema se inició al promediar las 4:30 de la mañana del sábado 30 de septiembre y que personal de la entidad ya viene realizando trabajos de limpieza tanto en las principales redes de agua potable como en la planta de tratamiento. Asimismo, se indicó que 6 camiones cisternas de Epsel, 2 de la comuna provincial y 2 del Ministerio de Vivienda vienen suministrando agua a la población.

Correo buscó también la versión de la Empresa Agroindustrial Tumán, pero, desde dicha compañía, se informó que hoy emitirán un pronunciamiento oficial. 

Lo más leído