Arroceros se suman al paro nacional y bloquean la vía Panamericana Norte

La interrupción del tráfico vehicular fue en el puente Samán, Mallares, La Golondrina e Ignacio Escudero
Arroceros se suman al paro nacional y bloquean la vía Panamericana Norte

Arroceros se suman al paro nacional y bloquean la vía Panamericana Norte

29 de Noviembre del 2017 - 08:45 » Textos: José Martínez » Fotos: Correo

Miles de productores arroceros del valle del Chira se sumaron ayer al paro nacional indefinido e impidieron el tránsito vehicular en cuatro puntos de la carretera Panamericana Norte, en el tramo de Sullana a Ignacio Escudero.

VARADOS. Los bloqueos se produjeron en el puente Samán, Mallares, La Golondrina e Ignacio Escudero, a la altura de quebrada Manuela, donde los agricultores colocaron ramas y pesados troncos y quemaron llantas.

En torno a dichos lugares, numerosos vehículos, entre ómnibus de diferentes empresas de transporte público y unidades de transporte de carga pesada, que se dirigían a Tumbes y Talara, quedaron varadas.

El reclamo es la derogatoria de los D.S. 055 - 2016 EF y D.S. 103 - 2015 EF, que permiten la importación de arroz con arancel cero, lo que está afectando la producción nacional, reiteró el dirigente de la Asociación Peruana de Productores de Arroz , Max Nieves.

en la golondrina. El bloqueo se inició en la madrugada en La Golondrina, cuando los manifestantes colocaron un frondoso árbol y pancartas, además de una loma de tierra en plena pista.

A escasos metros dejaron dos tráiler atravesados en la carretera, impidiendo el tránsito vehicular.

BOMBAS LACRIMÓGENAS. Alrededor de la 1:30 de la madrugada llegó una camioneta blanca de la Policía, de la que descendieron varios agentes, que de inmediato empezaron a arrojar bombas lacrimógenas, sin mediar diálogo alguno, en La Golondrina.

Los alrededor de 400 agricultores que habían en ese momento se dispersaron, pero una vez que se dieron cuenta que se les habían acabado esos artefactos, la emprendieron contra los policías, que se retiraron en el vehículo, pero con las parabrisas rotas por el impacto de la lluvia de piedras.

Como evidencia de este incidente, que se prolongó por 20 minutos, quedaron en el lugar los restos de estos artefactos.