500 Grados: Deliciosas pizzas y postres irresistibles

Su carta es amplia y variada. El loche a la brasa, servido con prosciutto, miel de romero, vinagre de manzana y queso ricotta, es exquisito
500 Grados: Deliciosas pizzas y postres irresistibles

500 Grados: Deliciosas pizzas y postres irresistibles

09 de Marzo del 2018 - 15:54 » Textos: Jimena Agois » Fotos: @agoisfoto

Una de las esperadas aperturas del 2018 por fin abrió sus puertas. 500 Grados es el nuevo concepto en que el chef Jaime Pesaque tiene como eje central de la cocina dos poderosos hornos refractarios que se pueden ver en todo el local. Ambos están a 500 grados, uno farenheit y el otro celsius; de este último, salen las masas: panes crujientes hechos en casa y pizzas artesanales de distintos sabores.

En 500 Grados, el día empieza temprano, ya que abren sus puertas desde las 7 a.m., ofreciendo desayunos para todos los gustos y café de alta calidad. Sánguches como el vegetariano, servido con verduras rostizadas y queso crema en focaccia es uno de ellos. O el de roast beef hecho con cebollas confitadas, queso fundido, mayonesa dijon y lechuga romana. Hay huevos y tostones como el de salmón, queso crema y vinagreta de alcaparras.

Pizzas artesanales

Con una masa muy bien lograda, los sabores que se pueden encontrar van desde la clásica margherita, hongos, parmesana servida con conchas y mantequilla al ajo hasta la de chorizo y berenjenas rostizadas. Son ocho opciones y sus precios oscilan desde los S/32 hasta S/43.

Por farenheit, pasan carnes, salsas y hasta verduras. Todos los platos tienen algo que ha sido cocinado en uno de estos dos imponentes hornos, los cuales vemos trabajar constantemente durante toda nuestra visita. Degustamos el loche a la brasa, servido con prosciutto, miel de romero, vinagre de manzana y queso ricotta. Suave, ahumado y con toques dulces y salados en cada bocado, un plato por el que -sin duda- volveré. El choclo endiablado se sirve con mantequilla de hongos y parmesano.

La palta a la brasa tiene encima tartare de lomo, pickles y huevo frito de codorniz. No deje de probar las verduras rostizadas, servidas con piñones y yogurt batido: simplemente deliciosas.

Carta variada

Dentro de sus propuestas, también encontrará ensaladas, chorizos artesanales, alitas y hasta unos macarrones hechos con bechamel, bolognesa y cheddar. Recomendamos comerlos aún calientes para disfrutar al máximo la experiencia; tenga cuidado de no quemarse.

Dentro de los fondos, el horno nos deleita con una amplia variedad de platillos, como salmón tostado, arroz mar y campo, hecho estilo apaellado y acompañado de pimientos y alcachofas.

Puede optar por un pollito a la leña o un costillar de cerdo glaseado en especias. Eso sí, deje espacio para los postres, contundentes y culposos. Hay desde un gigante carrot cake hasta sundae con helado de doble vainilla, brownie, canchita dulce y plátanos a la brasa. Sin lugar a dudas, un espacio al que vale la pena regresar, a cualquier hora del día.


Cena maridaje

La Locanda, restaurante del Swissôtel Lima, ha preparado una cena de cinco tiempos con cerveza Paulaner este 15 de marzo desde las 8 p.m. Para informes, llamar al 421-4400.

Catas didácticas

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero ha organizado catas gratuitas dirigidas por José Arellano, Carlos de Piérola, Jorge Miguel Jiménez y Giovanni Bisso. Los alumnos que recibirán estos conocimientos pertenecen a universidades tales como Le Cordon Bleu, San Martín de Porres, USIL, UPC, además de la Escuela Gourmet Bar y la Escuela Peruana de Sommelier. 

Lo más leído