Bangkok. [EFE]. Un hombre ha sido detenido en Malasia acusado de publicar noticias falsas en la red social Facebook sobre el coronavirus de Wuhan, anunció este miércoles la Comisión de Comunicaciones y Multimedia Malasia (MCMC), que llevó a cabo el arresto con la colaboración de la policía.

El sospechoso fue detenido por haber difundido el 26 de enero información falsa sobre el virus. Le fueron confiscados el teléfono móvil y la tarjeta SIM, que se creen que fueron usados para subir el contenido falso a Facebook”, según un comunicado de la MCMC, que no especificaba en qué consistía la información errónea.

La MCMC está investigando si el presunto divulgador de noticias falsas, un hombre de 34 años que fue arrestado el martes en la localidad de Bangi, violó la Ley de comunicaciones y multimedia de 1998 y, de ser hallado culpable, se enfrentaría a una pena de hasta 1 año de prisión, una multa de hasta 50.000 ringit (en torno a 11.000 euros o 12.000 dólares), o ambas penas.

Malasia aprobó una ley que castigaba con penas de hasta seis años de cárcel la difusión de bulos en 2018, durante el mandato del anterior primer ministro, Najib Razak (que ahora se enfrenta en los tribunales a varios casos de corrupción), pero fue revocada el pasado mes de octubre.

De momento, se han detectado en Malasia 7 casos de personas infectadas por el coronavirus de Wuhan , todos ellos ciudadanos chinos, según datos del Ministerio de Salud.

Además, el brote de neumonía causada por el coronavirus en China ha dejado ya al menos 132 muertos y 5.974 casos confirmados.

En la provincia centrooriental de Hubei, cuya capital es Wuhan (el epicentro del brote), se han registrado hasta ahora 3.554 casos confirmados y 125 muertes. Millones de personas permanecen bajo una cuarentena ‘de facto’ en esa región para tratar de evitar la propagación del virus.

Pese a la gravedad del brote, las cifras provisionales (insuficientes todavía para sacar conclusiones) muestran que tan solo algo más de un 2 % de los casos de neumonía de Wuhan acaban en muerte, mientras que en el caso del SARS (que causó 348 víctimas mortales en China) la cifra fue de casi un 10 %.

El presidente de China, Xi Jinping, aseguró anoche que el coronavirus es “un demonio” y que las autoridades “no dejarán que se esconda” durante una reunión con el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.