Edgar Alarcón negó que su título de la UNSA sea fraudulento

En un comunicado el contralor afirmó que cumplió con todos los requisitos establecidos en la Ley Universitaria vigente en esa época
Edgar Alarcón negó que su título de la UNSA sea fraudulento

Edgar Alarcón negó que su título de la UNSA sea fraudulento

21 de Junio del 2017 - 21:50 » Textos: Redacción Multimedia

El Contralor de la República Edgar Alarcón se pronunció sobre las declaraciones de las autoridades de la Universidad Nacional San Agustín (UNSA) de Arequipa, que afirmó que su título había sido obtenido de manera fraudulenta y aseguró que su grado de licenciado lo obtuvo de forma legal.

Según la denuncia, el Contralor no cumplió con el requisito de laborar durante tres años consecutivos antes de aspirar al título.

Alarcón aseguró que sacó “el trabajo informe de experiencia laboral que presenté para optar por mi título profesional está basado en mi experiencia laboral, bajo lineamientos distintos a un trabajo de investigación científica como es la tesis” y, además, negó haber cometido plagio alguno en su trabajo.

“Hace 17 años, para optar el título profesional cumplí con presentar los documentos requeridos por la UNSA, quien admitió, evaluó, calificó y aprobó mi expediente administrativo”, agregó.

Asimismo, Edgar Alarcón señaló que “llama la atención” que un miembro de la Comisión Especial nombrada por la UNSA diga que no cumplió con acreditar los tres años de experiencia de desempeño laboral “cuando esa Casa de Estudios aprobó mi expediente administrativo, sin observaciones”.

“La integridad, conservación y custodia de la documentación de los expedientes administrativos de los títulos profesionales es de absoluta responsabilidad de la UNSA”, asevera.

Por último el contralor asegura que cumplió con acreditar los años de experiencia laboral, sin embargo, en el comunicado enviado no señala los años en los que laboró que refutarían la versión dada por la UNSA.

Como se recuerda, este es un escándalo más en los que se envuelto Alarcón luego de la denuncia del auditor Walter Grados de realizar actividad comercial privada a pesar de estar prohibido por la propia Ley Orgánica de la Contraloría.