Cinco sugerencias para evitar que el "mal del puerco" arruine tu día laboral

Esta somnolencia no nos permite concentrarnos para terminar nuestras labores habituales
Cinco sugerencias para evitar que el "mal del puerco" arruine tu día laboral

Cinco sugerencias para evitar que el "mal del puerco" arruine tu día laboral

30 de Julio del 2019 - 17:14 » Textos: Redacción multimedia

Esa sensación al terminar de comer y sentir que la energía se nos va es conocida como “mal de puerco”. No nos permite concentrarnos para terminar nuestras labores de trabajo o estudios.

Mira también: ¿Cómo eliminar el mal olor de las axilas con remedios caseros?

Esa somnolencia es causada por el proceso fisiológico postprandial. Sucede durante la digestión, donde se realizan transformaciones químicas en las que el cuerpo comienza a liberar sustancias para digerir de mejor manera los alimentos. Por ejemplo, la glucosa es uno de los nutrientes importantes, ya que suministra energías a todas las células.

Leer también: Mujeres sienten la necesidad de comer antojos antes de su menstruación

Según el portal Glamour,  existen tips para evitar esta somnolencia y continuar con nuestras actividades de manera normal.

1. Tras el almuerzo, camina por al menos 10 minutos. Al estar en movimiento, ayudarás a una mejor digestión y es una forma de prevenir el mal de puerco.

2. El exceso de alimentos es la causa de la baja de energía después de comer. Optemos por alternativas más ligeras que no contengan muchos carbohidratos, además, de parar si ya estás satisfecho.

3. Después de cualquier comida del día, siempre es bueno beber una taza de café, una infusión de manzanilla, menta o anís, ya que estas te darán energía e impedirán que te quedes aletargado luego de la hora del almuerzo.

4. El elevado consumo de grasas, carbohidratos o azúcares provocan el mal de puerco, trata de disminuirlo. Escoge platos ricos en proteínas, como pollo, huevo o pescado, estos te darán más energía tras la comida. Lo recomendable es optar por comidas preparadas al vapor y a la plancha, en vez de fritos o empanizados.

5. El estrés hace que te saltes el desayuno o comas muy rápido, así no tendrás una buena digestión, y aumentarás la sensación del mal de puerco. Relájate, come con tranquilidad y no dejes que pasen más de 6 horas sin que tu cuerpo reciba agua y alimentos.

Lo más leído