Señor de los milagros y la historia del muro de fe

La imagen del Señor de los Milagros que sale en procesiones es una una réplica en óleo
Señor de los milagros y la historia del muro de fe

Señor de los milagros y la historia del muro de fe

20 de Octubre del 2017 - 19:49 » Textos: Julia Zavala » Fotos: Difusión

El 'Señor de los milagros' es la muestra de fe por parte de los feligreses del Perú más representativa de la iglesia católica. Una de las procesiones más grandes del mundo, se desarrolla cada mes de octubre. La misma que congrega a centenares de fieles vestidos de morado que acompañan a la imagen del 'Cristo moreno'.

PINTOR DEL MURO DE LOS MILAGROS

Aunque no se sabe con exactitud sobre el autor quien pintó la imagen del Señor de los milagros, lo poco que se sabe es que fue pintada por un esclavo moreno de Angola, llamado Pedro Dalcón, el mismo que no habría tenido ninguna formación artística. En suma, el resultado de la pintura fue netamente su inspiración. Según cronistas de la época, fue en el siglo XVII en Pachacamilla.

Cabe mencionar que, la imagen que sale en procesiones es una una réplica en óleo. La misma que por protección —luego del terremoto en 1687— fue mandada a pintar para cuidar y conservar la original.

PROCESIÓN EN EL PASADO

Según María Rostworowski en su libro sobre el estudio del Cristo de los temblores, "Pachacamac y el Señor de los Milagros: una trayectoria milenaria". En en siglo XVII, la gente que asistía a las procesiones, era de forma masiva. Así lo explica en su investigación, "el gentío se agolpa en torno al Señor y de entre la muchedumbre surge el tenue humo de las sahumadoras. Cantos, flores, velas acompañan de cerca la sagrada imagen en su lento recorrido por las principales calles de la tres veces coronada ciudad de Los Reyes. Multitudinaria procesión que expresa la fe del pueblo peruano". Explica la antropóloga.

HERMANDAD MORADA

La hermandad del Señor de los milagros se formó para ayudarse entre los hermanos a realizar distintas actividades en conmemoración al Santo morado. Su estructuración interna si ubicó en las Nazarenas de Lima. Aquí agregaron la réplica de la pintura del Cristo. Además, los integrantes de esta hermandad tenían que vestir de morado en las procesiones, organizarían cuadrillas de cargadores y sahumadoras. Así lo explica María Asunción Merino Hernando en su libro 'Historia de los inmigrantes peruanos en España'.

Cada 18 años, una cuadrilla tiene el honor de Guardar las Sagradas Andas de Nuestro Señor. La Guardada es el momento final de la procesión, en la cual el Señor regresa a su casa, La Santísima Cruz, luego de recorrer todo el distrito. Este momento es muy esperado por todos los hermanos que componen la gran Hermandad Barranquina.